Ir a contenido

En Sevilla

La joven madre del accidente del ascensor murió por traumatismo craneal severo

Acababa de dar a luz por cesárea y estaba siendo trasladada a planta

La familia ha denunciado al centro sanitario y a la empresa encargada del mantenimiento del elevador

Era trasladada a planta cuando se cerraron las puertas quedando su cabeza en el interior. / ATLAS VÍDEO

La mujer que falleció el pasado domingo en el accidente del ascensor del Hospital de Valme, en Sevilla, murió por traumatismo craneal severo cuando era trasladada en una camilla de una planta a otra.

El accidente ocurrió poco después de las 14.30 horas, cuando la mujer, que acababa de dar a luz por cesárea, era introducida en el ascensor. Un posible fallo en el dispositivo de control de las puertas pudo hacer que el elevador iniciara su marcha hacia arriba sin que la camilla hubiera entrado completamente.

Al lugar del suceso, que se produjo entre la segunda y la tercera planta del centro hospitalario, se desplazaron efectivos de bomberos, Policía Nacional y Local de Sevilla, mientras que los médicos de guardia del centro hospitalario acudieron inmediatamente al punto del siniestro, sin que pudieran salvarle la vida a la mujer, de 28 años y natural de Dos Hermanas

El avance de la autopsia practicada al cadáver de Rocío Cortés ha determinado que la muchacha murió como consecuencia de un "traumatismo craneal severo", según ha informado este martes el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

En el documento figuraría que el cráneo de la joven habría sufrido un "aplastamiento" entre el suelo y el dintel de la cabina del ascensor, al comenzar a elevarse el mismo en un momento en el que el extremo de la camilla donde descansaba la cabeza de Rocío Cortés, que estaba siendo trasladada por un celador, estaba fuera del habitáculo del ascensor.

Denuncia de la familia

También ha sido incorporada a las diligencias la denuncia formulada por la familia de la joven contra el hospital y la empresa encargada del mantenimiento del ascensor, Orona. La denuncia había sido interpuesta ante los Juzgados de Dos Hermanas, ciudad en la que reside esta familia, siendo finalmente derivada al Juzgado de Instrucción número uno de Sevilla, al tratarse de la instancia judicial encargada del asunto.

La juez instructora del caso ha incorporado además a las diligencias un informe elaborado por los Bomberos y sigue a la espera de recibir el atestado que prepara el Grupo de Homicidios de la Policía Nacional, que ha tomado ya declaración a varias personas con relación al siniestro y está recopilando diferentes informes por parte de la dirección del centro hospitalario, la empresa fabricante del ascensor y la empresa encargada de su mantenimiento. 

Además de la investigación judicial, la Junta de Andalucía ha abierto una investigación interna en torno a las circunstancias del accidente, según la consejera de Salud, Marina Álvarez, quien este pasado domingo protagonizaba una comparecencia pública a cuenta del asunto.

Revisado el 12 de agosto

En este marco, la dirección del hospital Virgen de Valme ha defendido que el ascensor donde ocurrió el accidente "había pasado todas las revisiones reglamentarias" y la empresa responsable del mantenimiento, Orona, "realiza revisiones mensuales", la última de ellas el pasado 12 de agosto.

La dirección del centro hospitalario, no obstante, ha solicitado un informe técnico a la empresa de mantenimiento, "para continuar avanzando en el diagnóstico de lo ocurrido y determinar los motivos que han originado el accidente". Los resultados de dichos informes, según la dirección del hospital, serán remitidos a la autoridad judicial. Orona, de su lado, sostiene que el ascensor había sido fabricado por otra empresa, siendo desde 2013 la encargada del mantenimiento de la instalación.

El celador encargado de trasladar a la joven recibió ayuda psicológica como consecuencia de los hechos. Este trabajador habría intentado cambiar de ascensor la camilla de la joven cuando observó que las puertas no se cerraban, pero antes de poder conseguirlo el elevador se puso en marcha.

La recién nacida 

"Ha sido un accidente rápido, inusual y trágico", dijo la consejera, mientras Calzón precisaba que se estaba prestando atención psicológica a la familia de la fallecida, natural de la localidad sevillana de Dos Hermanas, que subía al ascensor para pasar a planta tras tener, por cesárea, a su tercera hija.

La niña, nada más nacer, fue trasladada a la unidad de neonatos del hospital Virgen del Rocío de Sevilla, para ser tratada de una dolencia no grave, y allí está acompañada por una hermana de la fallecida.