Ir a contenido

Detenidos 12 adolescentes de un centro de menores por agredir a tres jóvenes en Manresa

Uno de los tres heridos está ingresado en la UCI con traumatismo craneoencefálico

Los presuntos agresores residen en L'Estrep, en Sant Salvador de Guardiola

Instalaciones del centro de menores LEstrep, en el Bages.

Instalaciones del centro de menores LEstrep, en el Bages. / MARC VILA

Los Mossos d' Esquadra han detenido a 12 chicos, de entre 16 y 17 años, del centro abierto de protección de menores L'Estrep, de Sant Salvador de Guardiola (Bages), por agredir en la calle a patadas y puñetazos a tres jóvenes de entre 27 y 29 años, uno de las cuales tuvo que ser ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) con traumatismo craneoencefálico.

A este centro, denominado de acogida, es donde van a parar en primera instancia los menores cuya tutela asume la dirección general de Atención a la Infancia y Adolescencia (DGAIA), que depende de la Conselleria de Treball, Afers Socials i Famílies. La instalación de Sant Salvador de Guardiola la gestiona la fundación Mercè Fontanilles.  

FISCALÍA

La pelea multitudinaria se produjo en Manresa (Bages) el pasado 25 de junio y se saldó con dos jóvenes heridos de carácter leve, mientras que un tercero tuvo que ser ingresado en la UCI de un centro hospitalario debido a las lesiones. Según fuentes policiales, la riña, cuyos motivos se están investigando, se inició cuando los menores increparon a tres jóvenes que caminaban por el paseo de Pere III de la capital del Bages, frente al cine Kursaal. Al parecer, los presuntos agresores persiguieron a las víctimas en actitud intimidatoria, mientras se iban incorporando otros jóvenes hasta formar un grupo de 12 personas.

Sobreocupación preocupante

La sobreocupación es uno de los puntos negros de los centros de acogida. En estas instalaciones, en teoría, los menores tutelados no pueden permanecer más de seis meses, pero la realidad es bien diferente porque llegan a prolongar la estancia más de un año. En este tipo de espacios es donde se realiza el primer informe para detectar las necesidades de los chavales y destinarlos, posteriormente, a otros lugares más adecuados a su problemática. La saturación ha provocado, según denuncian algunos educadores, que habitaciones de uso común para todos los internos se hayan convertido en improvisados dormitorios donde se instalan hamacas y colchones por la noches. El último informe realizado por el Síndic de Greuges también hacía referencia a esta sobreocupación porque además impedía “importantes dificultades de intervención educativa”.

Según ha adelantado el digital NacióManresa, los 12 detenidos, que fueron arrestados en las inmediaciones del cine Kursaal poco después de la agresión, han pasado ya a disposición de la Fiscalía de Menores. Dos de los adolescentes están implicados directamente en la agresión, según la DGAIA, y han ingresado en un centro dependiente de Justícia. El resto ha quedado en libertad y continúan en L'Estrep.

La instalación de Sant Salvador de Guardiola, según fuentes de la DGAIA, tiene una capacidad de 40 plazas para niños y adolescentes de 12 a 18 años. El centro, que el pasado mes de noviembre celebró el 20º aniversario, alberga también a menores extranjeros que llegan solos a Catalunya, la mayoría procedente del norte de África.

CONFLICTO VECINAL

La 'consellera' de Treball, Afers Socials i Famílies, Dolors Bassa, reconoció hace 15 días que los centros de acogida de Catalunya están en "una situación límite". Este estado de emergencia, que ella atribuyó a que se ha duplicado la llegada de menores extranjeros no acompañados (conocidos como Menas) que han pasado de 35 a 90 mensuales, no coincide con la visión de educadores y sindicatos que achacan el colapso a la falta de personal y a los problemas cronificados que arrastran los centros. 

Este centro de menores de Sant Salvador de Guardiola no es la primera vez que padece una situación conflictiva. Hace un par de años vivió un serio incidente cuando un grupo de unos 60 vecinos irrumpieron en las instalaciones y se enfrentaron a los jóvenes residentes, en una trifulca en el patio de acceso que acabó en insultos, pedradas y gritos xenófobos. Los Mossos detuvieron entonces a tres vecinos que participaron en el ataque, aunque posteriormente el juez los dejó en libertad.

0 Comentarios
cargando