Ir a contenido

Avalancha de actividades para niños durante 80 días de vacaciones

La oferta lúdica y educativa para el verano crece ante la muy difícil conciliación familiar

Carme Escales

Niños de colonias con la Fundació Pere Tarrés.

Niños de colonias con la Fundació Pere Tarrés. / CARLOS MONTAÑÉS

Papiroflexia, trucos de magia, acrobacias, juegos al aire libre, dibujo y manualidades son parte del menú del 'casal' de verano de Lenoarmi, una escuela de educación física integral en Barcelona, en la que destacan cursos de natación con método propio y a partir de los tres meses de vida. En verano, ofrecen talleres y actividades a partir de 35 euros y hasta los 195 euros una semana de 'casa'l, de 9 a 16,30 horas, en el que niños y niñas hasta los siete años pueden también comer.

Este verano rememoran el 25º aniversario de los Juegos Olímpicos de Barcelona y cada semana la dedican a un deporte. La última semana de junio y la primera de septiembre se han sumado a las de julio, por demanda de los padres. Centros de equitación, como el de Les Tanques, junto a Viladecans; escuelas de danza aérea, como Onair Barcelona, en el Poblenou, o talleres de artesanía, como El Taller del Artista, en el barrio barcelonés del Guinardó, programan particulares ofertas para esos 80 días de vacaciones escolares aunque la mayoría dejan bastante huérfano agosto. La web vacances.barcelona.cat recoge más de 870 actividades de entidades sociales, ocio y deportivas en Barcelona y aporta información sobre ayudas a familias con pocos recursos.

Entidades de ocio infantil como Fundesplai y la Fundació Pere Tarrés envían este verano a 68.800 y 20.000 niños y jóvenes, respectivamente, a vivir experiencias de convivencia con chavales de su edad. Lo hacen en casas de colonias o espacios en Barcelona o fuera de la ciudad en las que tardes y sábados del año se hacían extraescolares.

AYUDAS A MENORES DESFAVORECIDOS

Para familias en riesgo de exclusión social, Fundesplai cuenta con 5.700 becas (para colonias y 'casals', un 10% más que en el 2016). La Fundació Pere Tarrés ha otorgado ayudas del 25% al 100% de las cuotas de las actividades gracias a entidades que han aportado 1,1 millones de euros para que más de 4.500 niños puedan participar. Y otros 5.955 niños y niñas, gracias a la Fundación Probitas y a otras 77 entidades, tendrán este verano becas de comedor.

5.955 niños y niñas se 
beneficiarán
 este verano de las becas de comedor de la Fundación Probitas

Visitar a ancianos, cuidar animales o realizar un voluntariado con Cruz Roja son actividades que dan sentido también a muchos veranos de jóvenes, canalizadas desde entidades como Aldeas Infantiles. "Intentamos concienciarlos sobre el voluntariado", señala Carmelo Blázquez, responsable del programa Barlovento de Aldeas Infantiles.

Muchos menores que viven en los hogares de esta organización, que tuvieron que ser separados de sus padres, dedican parte del verano a convivir más con sus padres biológicos. Y el resto, como todos los niños. "En agosto íbamos siempre a un cámping de Caldes d’Estrac. Creábamos grupos de deportes y nos unía mucho", recuerda Rubén Guijo, de 19 años y antiguo miembro de Aldeas.

0 Comentarios
cargando