Ir a contenido

NUEVO SISTEMA DE EVALUACIÓN

Las escuelas de primaria catalanas suprimen las notas finales de cero a diez

Las calificaciones irán desde el 'logro excelente' hasta el 'no logro' y nunca serán numéricas

La Generalitat hace oficial la medida a tres semanas de que termine el curso

FIDEL MASREAL / MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / BARCELONA

Aula del colegio público Joaquim Ruyra de LHospitalet de Llobregat.

Aula del colegio público Joaquim Ruyra de LHospitalet de Llobregat. / ALBERT BERTRAN

Cuando solo quedan ya tres semanas para que los escolares reciban las notas de final de curso, la Generalitat ha hecho por fin oficial este martes su decisión de cambiar el sistema de evaluación de los alumnos de primaria catalanes. Tal y como anunció la 'consellera' de Ensenyament, Meritxell Ruiz, a principios de este 2016-2017, en los boletines de notas finales de este año no aparecerán ni sobresalientes ni suspensos. Tampoco habrá ni dieces, ni cincos, ni cuatros. Las órdenes de evaluación que han recibido los maestros indican que solo habrá cuatro calificaciones: logro excelente (AE o 'assoliment excel·lent'), logro notable (AN o 'assoliment notable'), logro satisfactorio (AS o 'assoliment satisfactori') y no logro (NA o 'no assoliment'), para las asignaturas suspendidas.

Todas las escuelas están obligadas a aplicar este final de curso la nueva normativa, que algunas ya empezaron a implantar después del primer trimestre, según ha informado la 'consellera' Ruiz en la rueda de prensa realizada después de la reunión del Consell Executiu. La titular de Ensenyament ha explicado que el informe que recibirán ahora las familias supone la "culminación" del proceso de aprendizaje por competencias y que "sitúa a Catalunya en el marco de las recomendaciones europeas".

"No es un mero cambio en la numeración, sino un cambio profundo en el sistema educativo", ha remarcado Ruiz, para quien este modelo de evaluación permitirá conocer mejor el momento del proceso de aprendizaje en el que se sitúa el alumno y prever las dificultades con las que un alumno se puede encontrar.

El nuevo sistema, que deriva de la orden de Evaluación aprobada en el 2016, establece como referencias para puntuar la evolución de los alumnos los ámbitos lingüísticomatemático, de conocimiento del medioartísticoeducación física y educación en valores, como decidió Ensenyament poco después de que el Ministerio de Educación pusiera en marcha la ley orgánica para la mejora de la calidad educativa (LOMCE).

Con esta estructura por ámbitos de conocimiento, la anterior 'consellera' de Ensenyament, Irene Rigau, esquivó cuestiones de la también conocida como 'ley Wert', como la organización del curso escolar por asignaturas troncales, específicas y de libre configuración. Para evitar esta férrea compartimentación, Rigau dividió el currículo en ámbitos de conocimiento, con lo que diluyó, por ejemplo, la separación entre Ciencias Naturales y Ciencias Sociales que establece la LOMCE. También se preservó la enseñanza artística, al unificar las materias de Música y Artes Plásticas y Visuales en un mismo ámbito.

LO CONTRARIO DE LA LOMCE

Las nuevas calificaciones aprobadas definitivamente esta martes son también el polo opuesto a lo prescrito en la LOMCE, que establece de forma precisa que las puntuaciones obtenidas por los alumnos se reflejarán de forma numérica de 0 a 10 en los boletines que se envíen a las familias. 

Además, a final de cada ciclo, en segundo, cuarto y sexto de primaria, los centros educativos evaluarán a sus alumnos en los ámbitos de aprender a aprender, autonomía, iniciativa personal y emprendeduría, y habilidades digitales. La Generalitat ha elaborado un documento que los centros educativos repartirán a las familias, en los que se explica detalladamente los contenidos y objetivos de estas nuevas evaluaciones por competencias.

0 Comentarios
cargando