11 jul 2020

Ir a contenido

FUE DETENIDO EL JUEVES

Acusado un empresario del incendio del vertedero ilegal de Seseña

El juez le deja en libertad con cargos tras tomarle declaración

Incendio en el cementerio de neumáticos de Seseña

Incendio en el cementerio de neumáticos de Seseña / EFE / ISMAEL HERRERO

El juez de Instrucción número 7 de Valdemoro ha dejado en libertad con cargos al empresario detenido este jueves como presunto autor del incendio que se produjo hace un año en un vertedero ilegal de neumáticos ubicado en Seseña, un fuego que arrasó 100.000 toneladas de ruedas que se hacinaban en el lugar sin ningún tipo de control.

Durante su declaración, el detenido, Javier M. P., ha negado los hechos que se le imputan, igual que hizo ayer en el interrogatorio llevado a cabo por los agentes del Seprona de la Guardia Civil. Tras su declaración, se le ha imputado un delito contra el Medio Ambiente y otro de incendio. Hay otros dos investigados más en la causa.

Su abogado defensor ha explicado al término de la declaración que se trata de un empresario de hostelería que tiene un restaurante, aunque "parece que en el pasado él también tuvo relación con el reciclaje de neumáticos".

INTERESES COMERCIALES

El letrado ha precisado que la Guardia Civil "especula con que él, como empresario, podría tener intereses comerciales en que ese parque (de neumáticos) de Seseña se quemara". También ha explicado que hay fuentes "que pueden relacionarle días u horas antes con el lugar de los hechos", aunque ha subrayado que se trata de una distancia "de 1,5 ó 2 kilómetros, no en el mismo parque de ruedas".

Un fuego que duró 20 días y que llenó la zona de contaminantes

El incendio de Seseña (Toledo) se declaró el 13 de mayo del 2016 en una parcela situada junto a la urbanización construida por el empresario El Pocero. En ese siniestro se quemaron unas 88.000 toneladas de neumáticos de las 100.000 que se habían ido acumulando en este cementerio ilegal desde finales de la década de los años 90 del siglo pasado. El fuego tardó 20 días en extinguirse.

Tras el incendio, los análisis practicados en la zona revelaron que se registraban niveles muy altos de contaminantes con sustancias cancerígenas, especialmente de un hidrocarburo aromático policíclico denominado benzo(a)pirenoque está clasificado como un carcinógeno de tipo 1 (el más alto) para los humanos, según la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, dependiente de la OMS.

El acusado ha negado "tajantemente" los hechos y ha "justificado perfectamente por qué estaba presente esas horas o esos días en las cercanías", y en las próximas horas aportará documentos al respecto, según la versión del abogado.

El defensor ha explicado que se trata de un procedimiento "complejo" que se alarga ya más de un año y cuyo secreto de sumario se ha mantenido hasta este viernes, cuando las partes podrán tener acceso a lo investigado.

ARDUA INVESTIGACIÓN

La jueza ha dirigido una ardua investigación para tratar de esclarecer quién prendió fuego a las ruedas aquella madrugada de mayo y causó un incendio que tardó 20 días en ser extinguido.

La Guardia Civil, que desde el primer momento dio por hecho que el incendio fue intencionado (hubo cuatro focos), centró sus indagaciones en los empresarios y transportistas relacionados con el vertedero.

Las pesquisas se enfocaron también en determinar los ocupantes de un vehículo captado por unas cámaras de seguridad muy cerca de la parcela donde se originó el incendio.

En ese contexto, la jueza pidió a varias compañías telefónicas datos sobre las llamadas realizadas y recibidas o mensajes enviados desde la zona la noche en la que se originó el fuego y las dos anteriores.