10 abr 2020

Ir a contenido

CONTROVERSIA CON UN SECTOR AL ALZA

¿Cómo detectar a un apostante patológico?

Dos especialistas revelan los cambios en el carácter que pueden revelar un uso abusivo del juego

VÍCTOR VARGAS LLAMAS / BARCELONA

Usuarios de una casa de apuestas de Las Vegas observan el panel de opciones disponible para un partido de fútbol americano entre los Atlanta Falcons y los New England Patriots. 

Usuarios de una casa de apuestas de Las Vegas observan el panel de opciones disponible para un partido de fútbol americano entre los Atlanta Falcons y los New England Patriots.  / ETHAN MILLER (GETTY IMAGES / AFP)

Los principales síntomas de alerta ante casos de apostantes compulsivos no difieren del de otros tipos de ludopatía, según la psicóloga Raquel Dolado, que destaca "el descontrol, la necesidad de jugar cada vez más, destinar más dinero y hacerlo con la idea de recuperar el capital invertido". Otros detalles reveladores son "las mentiras sobre la manera de jugar y sus consecuencias", y el abandono de responsabilidades en el trabajo o los estudios, añade Dolado.  

Francesc Perendreu, director de la Asociación Centro Catalán de Adicciones Sociales (Acencas), subraya que la negación de una actitud compulsiva del juego "marca la línea entre el uso y el abuso", que suele ir asociada a otras conductas preocupantes, como la de reducir notablemente las relaciones sociales, con familia y amigos, fruto de un proceso de "cerrarse en sí mismo". Una actitud taciturna y dificultades de concentración ("normal si debes 40.000 euros", revela Perendreu, son otras de las señales que pueden alertar al entorno de un jugador de que precisa ayuda.