Pobres hasta la eternidad

Un informe de Cruz Roja alerta de que el 40,6% de la gente que atiende en Catalunya no tendrá pensión

Pobres hasta la eternidad
Se lee en minutos
TERESA PÉREZ / BARCELONA

El 40,6% de las personas atendidas por la Cruz Roja en Catalunya no percibirán pensión de jubilación o no percibirán la máxima porque no han cotizado lo suficiente a la Seguridad Social. El porcentaje alcanza niveles alarmantes para los mayores de 60 años, ya que seis de cada diez no tendrán derecho a la prestación. La situación es desesperada para el 17% de los consultados que declaran que no han cotizado nunca. Estos datos se desprenden del estudio 'La cronificación de la pobreza', realizado por la entidad y presentado este jueves en Barcelona. El colectivo incumple los requisitos imprescindibles para cobrar la percepción: haber cotizado un mínimo de 15 años, dos de ellos en los 15 años previos a la edad de retiro.

El informe ahonda más en este factor: las personas de entre 50 y 59 años atendidas en la organización, y que por edad se considera que están cerca del final de su carrera laboral, únicamente han cotizado una media de 11 años. Estamos hablando de pobres para siempre porque a la falta de empleo se une un mísero salario. Pilar Millán y Anna Sabaté, responsables del estudio, se preguntaron: "Los que cobren, ¿qué tipo de pensión cobrarán?”, cuando el 36,3%, del 32% de los encuestados que trabajan, ingresan entre 300 y 600 euros mensuales

NIÑOS POBRES

RICARD FADRIQUE

Andrea Zárate, beneficiaria de Cruz Roja en Catalunya, el miércoles en Cornellà de Llobregat.

Un ejemplo es Andrea Zárate (Valparaíso, Chile, 1976) que, en los 12 años que lleva viviendo en España, nunca ha tenido contrato. Una situación similar es la que padece José Castillo (Badajoz, 1963), que debido a la falta de tiempo (es viudo y cuida de sus tres hijos menores), y a sus problemas de salud no tiene empleo desde hace seis años. “Mi padre cobró el 100% de la jubilación y pensaba que a mí me pasaría lo mismo, pero no será así. Mi futuro es triste porque he trabajado desde los 18 años y algunas empresas han hecho chanchullos y no me han asegurado. Y ya llevo seis años parado. En un futuro tendré que depender de mis hijos”, se lamenta.  

Los datos oficiales revelan que 160.000 familias catalanas tienen a todos sus miembros en paro. En estos hogares vive el 20% de la población infantil de Catalunya. El desempleo y la precariedad salarial están íntimamente ligados a la salud. El 100%, la totalidad, de los consultados en el estudio están enfermos física o emocionalmente. En el historial clínico de estas personas figuran depresión, ansiedad y otras dolencias derivadas del desasosiego por tener un presente pesimista y un futuro negro. Por eso, Cruz Roja reclama una renta mínima garantizada, no por familia sino por persona.

La falta de empleo es preocupante y “está a niveles altísimos en todas las franjas de edad”, pero alcanza las cifras máximas a partir de los 50 años. Según el informe, “es especialmente preocupante” si se tiene en cuenta que a las personas de esta edad les quedan pocos años en activo y eso pude condicionar su futura pensión. Los que ahora tienen 40 años y no han cotizado no cobrarán la jubilación completa. La encuesta realizada a 1.142 personas revela que el 40,6% sufren pobreza crónica, es decir desde hace más de tres años. 

CALEFACCIÓN EN NAVIDAD

Noticias relacionadas

Antoni Aguilera, presidente de la Cruz Roja de Catalunya, ha asegurado en la presentación del informe: “Estamos muy, muy preocupados por las personas que tienen pocos años de cotización porque su problema no es solo de presente, sino también de futuro”. A su juicio, “es urgente” corregir la situación. Enric Morist, coordinador de Cruz Roja, abunda en este pesimismo porque con los bajos salarios y la falta de empleo se está "condenando a toda una generación a vivir de las ayudas”. El informe avergüenza a toda la sociedad porque constata que “tener un contrato laboral no garantiza tener los ingresos necesarios para una vida digna. El trabajo no ayuda a salir de la situación de pobreza”.

La mitad de los encuestados que tienen empleo tienen también deudas. No llegan a final de mes. De hecho, la pobreza energética "ha aumentado [entre los usuarios de Cruz Roja] casi 40 puntos en los últimos cinco años", apunta Aguilera. José Castillo lo corrobora: "Yo el año pasado solo pude poner dos días la calefacción; fue en días de Navidad".