OPERACIÓN POLICIAL

Cárcel por robar un millón de euros de la empresa en la que trabajaba en El Prat de Llobregat

El robo fue planeado durante más de un año por un empleado, que contó con la ayuda de otras seis personas

Comisaría de los Mossos.

Comisaría de los Mossos.

Se lee en minutos

Agentes de los Mossos han detenido a siete personas de nacionalidad española y de edades comprendidas entre los 28 y 52 años como presuntos autores de un robo con fuerza en una empresa de seguridad dedicada al transporte de valores y gestión de efectivo de El Prat de Llobregat. El botín fue de un millón de euros en metálico. El cabecilla del grupo y su sobrino han ingresado en prisión.

El 3 de enero los Mossos tuvieron conocimiento del robo. La policía inició una investigación con la que se determinó que uno de los autores de los hechos debía ser uno de los mismos empleados. Los investigadores hicieron un análisis de los trabajadores y de su entorno más cercano y pudieron constatar que uno de ellos había cambiado sus conductas habituales y su ritmo de vida. Además, comprobaron que una persona muy cercana de su entorno familiar había empezado a hacer ostentación de dinero pocos días después de haberse producido el robo.

Y es que en un plazo muy corto de tiempo el sobrino de uno de los trabajadores de la empresa realizó varias compras de ropa de grandes marcas por importes muy elevados, compró un todoterreno de gama alta valorado en 32.000 euros, una motocicleta por 12.000 euros y dio dinero en metálico a varios familiares y amigos cercanos. Además, había empezado los trámites para abrir un local de tatuajes.

RECUPERADOS 700.000 EUROS

Ante estos hechos el 14 de febrero se realizaron entradas y registros en cinco domicilios de Cerdanyola y Sant Just Desvern. En el dispositivo se detuvo a cuatro personas, entre las que estaban los dos autores materiales del robo. Asimismo, se recuperaron casi 700.000 euros y muchos objetos que habían sido comprados con dinero procedente del robo.

Te puede interesar

Los investigadores se coordinaron con los responsables de seguridad de la empresa y pudieron determinar que uno de los trabajadores lo había planificado todo. A lo largo de un año estuvo estudiando las rutas para llegar y marcharse de la empresa, planificó la forma de acceder y controlar los movimientos del personal.

El Juzgado de Instrucción número 5 de El Prat del Llobregat decretó el ingreso en prisión para dos de los detenidos, el trabajador de la empresa y su sobrino, y libertad con cargos por los delitos de encubrimiento y receptación para el resto, además de la retirada del pasaporte y obligatoriedad de ir a firmar al juzgado periódicamente.