04 abr 2020

Ir a contenido

SIMPOSIO DE RENOVACIÓN PEDAGÓGICA

La escuela innovadora aboga por reinventar el sistema educativo

Pide que se dejen atrás los métodos de aprendizaje mecánicos y memorísticos

Defiende que la educación también integre la dimensión emocional y ética

CARME ESCALES / BARCELONA

Un aula de la escuela Els Encants de Barcelona.

Un aula de la escuela Els Encants de Barcelona. / DANNY CAMINAL

Cómo capacitar a toda la comunidad educativa para preparar a alumnos que puedan abrirse camino en un mundo tecnológicamente en constante cambio. Ese es uno de los grandes retos planteados en el primer simposio sobre cambio educativo que se ha celebrado durante dos días en Barcelona. “Por primera vez, se han puesto en contacto escuelas, organismos internacionales, investigadores en las universidades y docentes, para debatir y poner en común prácticas ya en marcha y maneras eficientes de proceder en la reinvención común del sistema educativo”, ha explicado el director del programa escolanova 21 y presidente del Centre UNESCO de Catalunya, Eduard Vallory.

En base a las conclusiones del simposio, se considera urgente la necesidad de implantar métodos de aprendizaje que empoderen al alumno para que mejore su expectativa vital en una sociedad cambiante, “lejos de ese currículum memorístico y mecánico –aplicado durante más de medio siglo-, en el que el objeto de estudio eran las disciplinas, y no la realidad”, apuntó Vallory. “El propósito competencial, además, debe integrar las dimensiones cognitiva, emocional y ética”, ha añadido el director del programa escolanova21, que también apuntaba el largo camino que aún queda socialmente para llenar ese vacío entre el discurso y la práctica real.

CUATRO EJES

Propósito, prácticas de aprendizaje, evaluación y organización han sido los cuatro ejes sobre los que se han levantado las pautas para lograr ese reenfoque educativo. Los participantes de los debates han coincidido en la necesidad de desarrollar competencias para la vida basadas en informaciones, conceptos, habilidades, actitudes y valores, por igual, en una idea de formación integral del alumno como aprendiente autónomo. Cambiar la idea del profesorado como aplicador de recetas, por el facilitador de nuevas respuestas a nuevos contextos; replantear instrumentos de evaluación, y hacer que sea el propio alumno que se autoregule; así como hacer permeables las paredes de la escuela para vincular aprendizaje y realidad, en el que el entorno forme parte de lo aprendido, interactuando con familias, entidades y empresas, quieren ser constantes en esa nuevo modelo educativo al que se aspira.

Miércoles y jueves, más de 400 personas, maestros, representantes de asociaciones de padres y madres, investigadores y miembros del Consorci d’Educació de Barcelona, han debatido los caminos más efectivos y rápidos para llegar a ello. El simposio ha tenido lugar en la Universitat Pompeu Fabra y ha sido organizado por UNESCO y OCDE y las conclusiones fueron entregadas a la consellera d’Ensenyament, Meritxell Ruiz.

Retos globales y futuro profesional

El nuevo enfoque formativo pretende capacitar al alumnado para dar respuesta, por un lado a retos globales, como el desarrollo sostenible, la violencia vinculada a la diversidad cultural, la pobreza y la inequidad y desigualdad de género. Por otro lado, debe garantizar el éxito profesional teniendo en cuenta el cambio tecnológico exponencial que ya está transformando las realidades, sabiendo que ello requiere capacidad para resolver problemas, pensamiento crítico y creatividad.