29 feb 2020

Ir a contenido

Las denuncias policiales ya afectan a dos colegios maristas de Barcelona

Un exalumno de La Immaculada denuncia ante los Mossos d'Esquadra haber sufrido abusos a manos de un antiguo docente

La demanda se suma a treintena de demandas sobre hechos ocurridos en el centro de Sants-Les Corts

G. S. / J. G. A.

Entrada del colegio La Immaculada de los Maristas, en el cruce de Roger de Flor y València, en el Eixample de Barcelona.

Entrada del colegio La Immaculada de los Maristas, en el cruce de Roger de Flor y València, en el Eixample de Barcelona. / RICARD CUGAT

El escándalo de pederastia que sacude a los Maristas ha traspasado el recinto del colegio de Sants-Les Corts y ha llegado también al de La Immaculada, que la orden religiosa tiene en el Eixample de Barcelona. La primera denuncia contra un profesor de este centro la ha formalizado A., el hijo de la mujer que en 1993 fue disuadida por el director de la escuela para no presentar demanda por los abusos cometidos por el entonces profesor A. E. El denunciante, que en la actualidad tiene 32 años, interpuso la denuncia ante los Mossos d’Esquadra el miércoles por la tarde.

Esta demanda se suma a las 20 que acumula Joaquim Benítez, exprofesor de gimnasia del colegio de Sants-Les Corts, que ha confesado haber cometido abusos sexuales contra varios de sus alumnos, y a las cuatro denuncias que señalan a otros tres maestros de primaria del mismo centro. En concreto, la policía catalana tiene dos demandas presentadas contra A. F., una contra M. M. y una contra el hermano F. M., que fue depuesto hace dos semanas como subdirector del colegio. Existe además otra denuncia contra otro profesor ya fallecido que trabajó en este centro.

Todo ello se completa con otras seis denuncias que se han presentado contra un monitor de comedor que estuvo en el colegio durante 17 días, mientras realizaba unas prácticas a cargo de la Fundació Pere Tarrés y que fue despedido el pasado diciembre. Cinco denuncias han sido presentadas por niñas menores de edad, que padecieron abusos de este profesional dentro del recinto escolar, y una sexta la ha interpuesto una víctima que sitúa la agresión fuera del colegio.