ESTUDIO DEL SERVEI METEOROLÒGIC

El 2015 apunta a cuarto año más caluroso de la historia en Catalunya

El Meteocat lo determina con la temperatura media de enero a noviembre

En Barcelona, el periodo ha sido el más seco desde 1878

Unas personas se remojan en una fuente de plaza Catalunya este verano en plena ola de calor.

Unas personas se remojan en una fuente de plaza Catalunya este verano en plena ola de calor. / FERRAN SENDRA

1
Se lee en minutos
EL PERIÓDICO / BARCELONA

El 2015 será el cuarto año más caluroso en Catalunya desde 1950 y probablemente desde que hay registros al respecto, a finales del siglo XIX. El cálculo lo ha hecho el Servei Meteorològic de Catalunya, a partir del análisis de 15 series de temperatura media mensual. Es un estudio preliminar elaborado con los datos de enero a noviembre sobre el clima y especialmente sobre la temperatura. En los primeros 11 meses del año que acaba, la temperatura media ha sido de 15,2 grados, 1,5 grados por encima de la media que corresponde al periodo 1961-1990, que según recalca el Meteocat es el de referencia que recomienda la Organización Meteorológica Mundial para los estudios sobre cambio climático.

El análisis, realizado en el contexto de la celebración en París de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el cambio climático, desvela también que el quinquenio 2011-2015 ha sido el más cálido desde que hay registros, 1,4 grados por encima de la media. El Meteocat subraya que desde 1994, la temperatura media anual siempre ha estado por encima de la media del periodo 1961-1990.

Noticias relacionadas

LA LLUVIA EN BARCELONA

A causa de la variación pluviométrica por zonas en Catalunya no resulta fácil establecer una evaluación general como en el caso de la temperatura, advierte el Meteocat. En el caso de Barcelona, de enero a noviembre las precipitaciones han llegado a 345,5 mm, casi la mitad de la media del periodo 1961-1990: 641,8 mm. Eso convierte el 2015 en el año más seco en la capital catalana desde 1878. Entonces, hace 137 años, las precipitaciones tan solo llegaron a 329,2 mm. En relación con los datos del observatorio del Ebro, el 2015 es un año seco, pero no tanto como en Barcelona: 449,6 mm frente a una media de 560 mm para el periodo 1961-1990 en la zona.