22 sep 2020

Ir a contenido

Carmena reflexiona sobre "por qué uno se va de putas" en El Vaticano

La edil de Madrid ha sido la única representante de España en el congreso sobre cambio climático, prostitución y tráfico de seres humanos

ROSSEND DOMÈNECH / ROMA

Manuela Carmena durante su intervención en el Vaticano.  / ATLAS

Pueden más los alcaldes que las grandes instituciones internacionales, porque "las ciudades crecen desmesuradamente, con una gran cabeza pero con coronas de pobreza y marginación". Eso debe haber pensado el papa Francisco que el lunes y este martes ha reunido en el Vaticano a unos 70 alcaldes de todo el mundo para tomar medidas concretas contra el cambio climático y las distintas formas de esclavitud del siglo XXI, desde la prostitución, al tráfico de seres humanos y de órganos.

Como únic representante de España ha acudido la edil de Madrid Manuela Carmena quién ha pedido en el Vaticano una reflexión sobre "por qué uno se va de putas", durante su intervención en el encuentro.Así, la regidora ha defendido la necesidad de reflexionar sobre las causas del "consumo de prostitución" en las sociedades.

"Si queremos evitar el terrible crimen de la esclavitud sexual, tenemos que reflexionar con sinceridad sobre las causas", ha subrayado.
Asimismo, ha defendido que hay que "entender la sexualidad desde la cultura de los cuidados".

En este sentido, ha propuesto que se hagan políticas educativas que instruyan sobre la sexualidad porque, a su juicio, "es algo oculto de lo que no se habla". Así, ha invitado a reflexionar sobre las "causas" de la comisión de delitos.

CONGRESO DE ALCALDES

Citando la reciente encíclica 'Laudato si' (Alabado seas), Jorge Bergoglio dijo el lunes a los alcaldes que "no es una encíclica verde, sino social", porque "la pobreza y la marginación, así como la emigración, son debidas a la escasa atención hacia el ambiente, son el efecto de rebote en el hombre cuando el ambiente es maltratado". "Con respeto, pero hay que denunciar la idolatría de la tecnocracia", dijo improvisando el discurso.

La cita organizada por la Pontificia Academia de Ciencias Sociales está abierta a todos los alcaldes del mundo. "Si usted quiere llevar a algunos alcaldes, quedaremos contentos, no hay preclusiones", respondió a un periodista el arzobispo argentino, Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Academia, al presentar la iniciativa.

DELEGADOS DE LA ONU

En la misma también participan delegados de la ONU y de alguna manera el encuentro es la continuación de otro celebrado dos años atrás, en la que el Papa reunió a obispos y jefes de policía de todo el mundo, que juntos componen los que se conoce como el singular Grupo de Santa Marta, nombre de la residencia interna al Vaticano donde vive Bergoglio.

De España ha llegado solo la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena y entre otras representaciones se encuentran las de Nueva York, París, México, Bogotá y Teherán. Durante el encuentro, Bill de Blasio, alcalde de Nueva York, anunció que la ciudad que gobierna ha decidido disminuir antes del 2030 las emisiones a la atmósfera del 40% y Carmena reivindicó una "política represiva contra la trata de personas", apostando por "una diferente educación a la sexualidad". "Lo que hay que reflexionar es cómo es posible que tengamos modelos sexuales que puedan hacer disfrutar a una persona cuando el objeto de su disfrute está sufriendo" y experimenta "dolor y desprecio", dijo la alcaldesa.

EL CAMBIO CLIMÁTICO

Monseñor Sánchez Sorondo había explicado que en la cita de dos años atrás los jefes de policía subrayaron que sus superiores no eran los obispos sino los gobernantes, razón por la que ahora "siguiendo su consejo, hemos intentado reunir a los alcaldes para encontrar juntos las mejores iniciativas para contener el cambio climático y la eliminación de las nuevas formas de esclavitud".

"El calentamiento global es una de las causas de la pobreza y de las migraciones forzadas", circunstancias que favorecen "la trata de personas, el trabajo forzado, la prostitución y el tráfico de órganos", añadió el arzobispo.

Frente a la singular iniciativa, monseñor Sánchez Sorondo ha subrayado que "si queréis entender al papa Francisco o al padre Lombardi (portavoz del Papa) tenéis que mirar la película 'La Misión', sobre las reducciones de los jesuitas en Latinoamérica, que protegían a los indígenas contra la 'conquista" española.