Ir a contenido

Otra forma de violencia doméstica

La vergüenza que sienten los padres frena muchas denuncias

"No es un problema de familia, es social", dice Javier Urra, presidente de Sevifip

T. S. / BARCELONA

El exdefensor del menor de la Comunidad de Madrid Javier Urra alertó ayer en Barcelona de que la violencia filio-parental es creciente, aunque no sea nueva. Urra es presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Violencia Filio-Parental (SEVIFIP), y advirtió de que aunque se habla de casi 5.000 denuncias el año pasado hay que tener en cuenta que los menores de 14 años no pueden ser denunciados y que muchos padres no  acuden a las autoridades por vergüenza y sentimiento de culpa. Urra mencionó las adicciones como una fuente del problema pero no es la única. También citó un fenómeno concreto: el de los hijos adoptados que en caso de conflicto recurren al tú no eres mi padre.

Esther Calvete, profesora en el Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la Universidad de Deusto, presentó un estudio sobre 3.564 adolescentes que aporta varias conclusiones: ser testigo de violencia en casa o víctimas de maltrato parental eleva la posibilidad de que los hijos la ejerzan. Se considera agresión psicológica la desobediencia, el insulto, la amenaza, el chantaje, el robo de dinero familiar. Y agresión psicológiva severa, hacerlo seis veces en un año. Se considera agresión física la que se ejerce sobre los padres o el domicilio. Y agresión física severa, hacerlo tres veces en un año.