Análisis

Una vacuna contra la LGTfobia

2
Se lee en minutos
Eugeni Rodríguez
Eugeni Rodríguez

Presidente del Observatori Contra L’Homofòbia

ver +

Ayer, en este trocito del mundo llamado Catalunya, hemos hecho historia. El Parlament de Catalunya ha aprobado por inmensa mayoria la Llei de drets de les persones lgtb i  per l'eradicació de l'homofòbia i la transfòbia. Mientras 77 estados del mundo persiguen, condenan e incluso castigan con la pena de muerte a las personas homosexuales, Catalunya regulará mediante esta ley pionera las acciones y conductas homófobas. No ha sido un camino fácil, ya en 1988 el FAGC pedía por vez primera una ley contra la LGTBfobia. En el 2008 con la creación del Consell LGTB de Catalunya las entidades en defensa de los derechos y libertades del colectivo LGTB, redactábamos las bases de lo que hoy es la ley contra la LGTBfobia.

La ley abarca todos los ámbitos y momentos de las personas homosexuales y transexuales, desde el momento de su nacimiento hasta la muerte. Contempla la educación, la sanidad, ámbito laboral así como la privación de libertad. Pero sobre todo cambia el paradigma por el cual ya no se podrá frivolizar la homosexualidad. Declaraciones como las del líder de UDC Duran i Lleida, calificándonos de «chiringuito» no solo no tendrán cabida, sino que serán sancionables.

El niño que en su colegio recibe insultos de «maricón de mierda» podrá decir a partir de hoy que él es el bueno y el agresor el malo. La ley incorpora una potentísima herramienta, la inversión de la carga de la prueba, es decir, tendrá que ser el agresor el que demuestre que no ha cometido una acción homófoba, como sucede en la legislatura laboral. De este modo la víctima no tendrá que volver a sufrir la indignidad de tener que demostrar el odio y/o discriminación padecida.

La mayor epidemia

La homofobia es sin lugar a dudas la mayor epidemia del siglo XXI y la ley se convierte en la vacuna para hacer efectivo el fin de tanta impunidad, de tanto dolor que jamás podremos reparar. El 2 de octubre del 2014 pasará a la historia del movimiento LGTB junto a otras fechas que estos días tambien recordaremos como el asesinato de la transexual Sònia el 6 de octubre de 1991, en la glorieta del parque de la Ciutadella que lleva su nombre y donde hemos celebrado la aprobación de la ley. También el 5 de octubre saldremos a la calle para recordar al compañero Juan Andrés Benitez que murió después de una intervención de los mossos.

Noticias relacionadas

Ahora, una vez aprobada la ley, hemos de exigir su inmediata implementación: el Govern ha de darla a conocer. Son precisas campañas de divulgación que indiquen claramente cómo efectuar una denuncia ante una agresión de carácter tránsfobo u homófobo. Las 385 denuncias que recibió en el 2013 el Observatori Contra l'Homofòbia han de tener una contundente respuesta, fruto de la aplicación de la ley.

Hemos dado ahora un gran avance en la lucha por los derechos y las libertades lgtb y por un mundo más justo donde no se vulneren los derechos fundamentales de las personas y donde podamos amar en plena y absoluta libertad.