Ir a contenido

GIRO DE RABAT

Marruecos pone fin a las adopciones internacionales

El Ministerio de Justicia ordena rechazar las peticiones si los padres no residen en el país

34 familias españolas que llevan meses con niños ya asignados ven bloqueados sus procesos

El Gobierno marroquí, encabezado por el islamista Partido Justicia y Desarrollo (PJD), ha puesto fin a las adopciones internacionales de niños huérfanos, mediante una circular enviada los pasados días por el ministro de Justicia, Mustafa Ramid, a los fiscales.

Las adopciones 'stricto sensu' no existen en Marruecos (ni en el islam), sino que los niños son entregados en régimen de 'kafala' o tutela, por el que el niño no pierde su filiación, su religión islámica ni su nacionalidad marroquí, y los padres son meros tutores y solamente hasta su mayoría de edad.

Conversión al islam

Las 'kafalas' están regidas por una ley aprobada en el 2002 que exige que los demandantes sean musulmanes. Con este fin, cientos de familias europeas (y sobre todo españolas) han viajado en los últimos años a Marruecos, se han convertido al islam y tras un periodo variable, de semanas o de meses, han logrado la tutela del niño y se han ido del país con él.

La realidad es que una gran parte de esos niños han terminado disfrutando de una adopción plena gracias a la anuencia de los servicios sociales y los jueces españoles y han perdido su religión y su nombre, así como el contacto con su país de origen, para convertirse en hijos españoles con plenos derechos.

Seguimiento judicial

La llegada en enero de Mustafa Ramid, uno de los islamistas más duros del PJD, a la cabeza del Ministerio de Justicia ya hacía augurar un endurecimiento de las normas de la 'kafala', y de hecho las adopciones se han congelado durante el 2012.

En la circular remitida por el ministro recientemente con gran discreción a los fiscales (que son quienes tienen que dar un primer informe favorable para iniciar una 'kafala'), se les solicita expresamente que pidan a los jueces de menores "rechazar la tutela a los extranjeros que no residen habitualmente en Marruecos".

Según la circular, si el niño con su nueva familia viaja fuera del país, esto hace imposible que el juez de menores realice un seguimiento del huérfano tutelado, con lo que se contraviene el espíritu mismo de la 'kafala'.

Parálisis de los procesos

La circular no se ha hecho pública, y ni siquiera ha sido comunicada a las embajadas extranjeras, pese al interés de varias de ellas por la cuestión. Los múltiples interlocutores del Ministerio de Justicia contactados por Efe se han negado incluso a proporcionar las estadísticas de 'kafalas' concedidas en los pasados años.

La Embajada de España en Marruecos ya ha transmitido la información a los servicios sociales de las 17 comunidades autónomas (competentes en asuntos de adopción), al igual que a los siete consulados españoles en Marruecos y los nueve marroquís en España, para que dejen de tramitar toda nueva petición de 'kafala'.

En estos momentos hay 34 familias españolas (y un número menor de otras nacionalidades) con procedimientos de 'kafala' ya muy avanzados a quienes se ha asignado a niños desde los mismos orfanatos, a los que visitan, alimentan y visten desde hace meses.

Bloqueo administrativo

Conocedores del nuevo "espíritu" que traía el Gobierno y su ministro islamista de Justicia, varios de estos padres --según dijeron a Efe sin querer identificarse-- se instalaron de manera más o menos permanente en algunas ciudades marroquís, sobre todo Rabat y Agadir, y comenzaron a tramitar permisos de residencia.

Pese a manifestarse dispuestos a mantener los nombres de los niños tutelados, así como su religión, su nacionalidad y una futura relación con los consulados marroquís, estos padres han topado con un bloqueo administrativo, sin que nadie les aclare qué está sucediendo y si podrán algún día salir de Marruecos con niños a los que ya han empezado a tratar como suyos.

Sin embargo, la nueva circular es contundente en sus términos, y precisa que la residencia no debe ser documental, sino "habitual" y verificable por el juez.
La situación se ha tornado tan compleja que la última esperanza es que el ministro español de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, trate el caso humano de todas estas familias con su homólogo marroquí durante la cumbre entre ambos países de la próxima semana en Rabat.

24 bebés abandonados al día

Cada día se abandonan en Marruecos una media de 24 bebés recién nacidos, que van a parar a orfanatos superpoblados (en ocasiones dos bebés comparten una sola cuna), carentes de medios materiales y humanos, según la organización no gubernamental marroquí Solidaridad Femenina, que se dedica a investigar estos casos.

Sin embargo, existe la creencia popular de que estos niños son "vendidos" a familias pudientes del extranjero, en palabras de un diputado socialista que interpeló recientemente al ministro Ramid en el Parlamento, lo que convierte el caso de las 'kafalas' en un tema extremadamente delicado.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.