LOS EFECTOS DE LA SITUACIÓN ECONÓMICA

Creu Roja afirma que la crisis ha obligado a un tercio de los ancianos a ayudar a sus hijos por primera vez

La mayoría de las personas mayores no pueden ahorrar como antes y muchas renuncian al dentista y a la óptica

Se lee en minutos

TONI SUST / CARLOTA MARZO / Barcelona

La crisis económica ha propiciado una conclusión dolorosa: aquella que sentencia que por primera vez los hijos vivirán una situación peor que la de sus padres. La Cruz Roja viene a certificar que eso está sucediendo en Catalunya, y lo hace en uninformepresentado este jueves enBarcelonasobre el impacto de la recesión en las personas mayores.

Según el estudio, elaborado a partir de 674 entrevistas a personas de más de 65 años atendidas por la entidad durante el 2011, un tercio de estas se han visto obligadas a prestar ayuda por primera vez a sus hijos o hijas por la situación de dificultad económica. Entre los atendidos por Creu Roja Catalunya dentro del grupo más pobre, la cuarta parte han tenido que acoger en casa a hijos y nietos sin trabajo ni ingresos.

Efecto dominó

"Esta crisis provoca una gran angustia a la mayoría de las personas mayores que reciben ayuda de la Cruz Roja. Consideran que es la peor que han vivido nunca, porque no ven salida para los jóvenes", ha afirmado en la presentaciónJosep Marquès,presidentede Creu Roja Catalunya, quien ha recordado asimismo que "todorecortede la política social dirigida a los mayores tendrá un efecto dominó en sus hijos y sus nietos".

El estudio advierte de que es falsa la imagen de que los ancianos aguantan bien la crisis por contar con las pensiones de jubilación, ya que la recesión hace que afronten cargas inesperadas, al margen de que el 68% de los consultados han perdido capacidad adquisitiva en los últimos dos años y el 57% de ellos afirman que, en general, la crisis les ha afectado mucho o bastante. El 80% considera que todo se ha encarecido.

Carencias del pasado

Te puede interesar

El informe subraya que el colectivo de los mayores de 65 años ha vivido en el pasado etapas difíciles, empezando por la posguerra, pero señala situaciones que delatan que ahora mismo se viven carencias que parecían ancladas en el pasado. Por ejemplo, el hecho de que un 25% de los ancianos que necesitan ir a la óptica y un 34% de quienes tienen que acudir al dentista no lo hacen porque no lo pueden pagar. En el grupo de los más pobres, tienen problemas para afrontar las facturas del gas y la electricidad.

La Cruz Roja hace una serie de recomendaciones, entre ellas crear alianzas con las empresas de suministros para establecer tarifas sociales para los mayores; lanzar uncheque dieta sana para impulsar acuerdos con firmas que provean de alimentación a los ancianos, y consolidar políticas de actividad que mantengan activa a la gente de más de 65 años.