PROTESTA CONTRA LOS RECORTES EN EDUCACIÓN

La enseñanza pública convoca para este martes su primera huelga unitaria en democracia

Los sindicatos llaman al paro a más de un millón de trabajadores y 7,5 millones de estudiantes

Catalunya fija unos servicios mínimos del 33% en guarderías y del 25% en infantil y primaria

Manifestación de maestros del año 2008 en Barcelona.

Manifestación de maestros del año 2008 en Barcelona. / RICARD CUGAT

Se lee en minutos

MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / Barcelona

Desde lasguarderíashasta las universidades, pasando porcolegios,institutosescuelasdemúsicaeidiomas. La huelga de laenseñanza pública convocada para este martes en toda España ya es, según los sindicatos, la mayor movilización sectorial desde la democracia. Solo en la educación no universitaria están llamados a secundarla un millón de trabajadores (docentes y demás personal) en toda España. En conjunto, se espera que el paro afecte a los 7,5 millones de estudiantes que hay en todo el país. La protesta, que cuenta con el apoyo de todas las organizaciones sindicales con representación en el sector, la suscriben también federaciones de padres de alumnos y plataformas de estudiantes.

Te puede interesar

Con todo, quienes mañana decidan llevar a sus hijos al colegio en Catalunya dispondrán de un profesor para atender a cuatro grupos de alumnos (en torno al 25% de la plantilla habitual), en el caso de la educación infantil y primaria (de 3 a 12 años), y de un tercio de los maestros del centro en el caso de las guarderías (de 0 a 3 años), según los servicios mínimos dictados por la Conselleria d'Empresa i Ocupació. En los institutos, ha de ir a trabajar al menos un miembro del equipo directivo, que se hará cargo de los estudiantes de ESO que vayan al centro.

El detonante de la protesta ha sido eldecreto de ajuste presentado hace mes y medio por el ministro de EducaciónJosé Ignacio Wert, con el que se quieren recortar 3.000 millones de euros. Esto se suma a la reducción de un 21% de los presupuestos del Estado de 2012 en educación y, en el caso catalán, a las medidas de ajuste que desde hace más de un año aplica la Conselleria d'Ensenyament.