22 oct 2020

Ir a contenido

POLÉMICA PRISIÓN PREVENTIVA

La Audiencia de Barcelona desautoriza a la jueza y pone en libertad sin fianza a los tres estudiantes en prisión desde el 29-M

La resolución sostiene que el encarcelamiento fue excesivo porque los incidentes que se les atribuyen se limitaron a cortes de tráfico

La magistrada había decretado momentos antes la libertad con fianza de los jóvenes

J. G. ALBALAT / Barcelona

La Audiencia de Barcelona considera excesiva la medida de prisión sin fianza decretada el 30 de marzo por la jueza de Bacelona Carmen García Martínez contra los tres jóvenes estudiantes  detenidos por los altercados de la jornada de huelga general del 29-M, y por esta razón ha decretado este viernes su libertad. Precisamente, esta resolución se ha conocido momentos después de que trascendiera que la magistrada había decidido dejarles en libertad bajo fianza de 3.000 euros para Javier Tadeo O.V. y de 6.000 euros para Ismael B. A y Daniel A.

La Audiencia ha resuelto los recursos contra la prisión provisional dictada en su día por la titular del Jjuzgado de Instrucción número 18 de Barcelona tomando medidas no tan drásticas como las acordadas por la jueza, y solo les prohíbe asistir a manifestaciones, además de obligarles a comparecer los días 1 y 15 de cada mes ante el juzgado.

Sin "apariencia de gravedad suficiente"

La resolución de la Sección Octava de la Audiencia de Barcelona destaca que las conductas descritas en el atestado policial y que dieron lugar a las detenciones "no presentan la apariencia de gravedad suficiente como para decretar la prisión". Los magistrados destacan que el grupo de jóvenes estaban organizados para lanzar algunos contendores contra la via pública, pero que, aparte de los cortes de circulación producidos, de unos 15 minutos, no se produjeron incidentes de mayor relevancia, ni se han aportado elementos "que permitan identificar daños concretos para personas o bienes".

El auto incide en que, "precisamente por la menor gravedad de los hechos" y sin perjuicio del reproche que pueda depararse en su día por la acción de los jóvenes, se debe considerar "la posibilidad de aribitrar otras medidas cautelares alternativas, por menos gravosas, a la prisión provisional". Sostiene también que los detenidos tienen un arraigo personal, familiar y académico que permiten inferir que no tratarán de eludir la acción de la justicia y que si el fin del encarcelamiento era que no participasen en actos futuros (reiteración delictiva) se podían haber tomado otras medidas, como ciertas prohibiciones que permite la ley, que suponen una "menor injerencia sobre un derecho básico como la libertad personal". De ahí que los magistrados hayan acordado la prohibición de acudir a manifestaciones o reuniones reivindicativas en Catalunya durante la instrucción del proceso judicial.  

Decisión "coherente" para la 'consellera'

La consellera de Justícia, Pilar Fernández Bozal, por su parte, ha calificado de "coherente" la puesta el libertad de los tres jóvenes . 
 
En el auto de libertad con fianza de la jueza, dado a conocer antes de la resolución de la Audiencia de Barcelona, respecto a a Ismael y Daniel, los alumnos de Física de la Universitat de Barcelona,  se recordaba que se les imputan atentados, desórdenes públicos, resistencia, daños, lesiones, un delito contra la seguridad vial y tenencia de elementos inflamables y de explosivos.

Asimismo, detallaba que en su día decidió mantenerles en prisión preventiva por riesgo de fuga y ante la celebración del Primero de Mayo y la cumbre del Banco Central Europeo, "acontecimientos en los que más que previsiblemente y lamentablemente (...) se producirán actos vandálicos" en los que existía "el riesgo de participación de los encausados".

Deducción "con un mínimo de lógica"

Ahora, según el auto, "no estando previstos" otros actos análogos "de los que pudiera no adivinarse, sino deducirse con un mínimo de lógica la actuación por parte de grupos vandálicos" y atendiendo al "arraigo personal" de los jóvenes y sus "escasos recursos económicos para emprender una nueva vida en otro país", la jueza optaba por la libertad bajo fianza, decisión invalidada por la resolución de la Audiencia.

Los tres jóvenes eran los únicos de los 79 detenidos a lo largo de la jornada de la huelga general que permanecían en prisión preventiva, a pesar de haber sido arrestados por la mañana, antes de que se produjeran los disturbios más graves. Ello y el hecho de que la jueza basara su decisión en el vaticinio de próximos incidentes y de que iban a participar en ellos fueron objeto de críticas en medios jurídicos, políticos, sindicales y universitarios. El rectorado de la UB expresó su apoyo a los jóvenes.

Sí continúa en prisión sin fianza la sindicalista de la CGT Laura G. R., detenida con posterioridad por los incidentes frente a la Bolsa.