04 jul 2020

Ir a contenido

INCIDENTES EN LA PLAZA DE CATALUNYA

El director de los Mossos defiende que las cargas del 27-M fueron "proporcionadas"

Manel Prat reitera que la actuación policial fue una "operación de limpieza" y no un desalojo

Asegura que la comparecencia como imputado "no influirá" en su labor

ALBA CASANOVAS / Barcelona

El director general de los Mossos d'Esquadra, Manel Prat, ha defendido esta mañana que la actuación policial en la Plaza de Catalunya del pasado 27 de mayo "fue proporcionada" y que los agentes no se excedieron en sus funciones. Prat ha comparecido ante el juez como imputado por la carga policial que se saldó con 120 heridos (26 de ellos, mossos) y ha asegurado que la imputación “no influirá” en las futuras decisiones que tome sobre la labor de la policía.

Prat ha declarado en la misma línea de la exconcejal del Ayuntamiento de Barcelona Assumpta Escarp (PSC), quien compareció ante el juez la semana pasada, y defiende que “fue una operación de limpieza y no un desalojo”. Además, sostiene que intentaron mediar sin éxito con los indignados.

El director general de los Mossos d'Esquadra ha insistido que su intención era “limpiar la plaza de objetos peligrosos” con vistas a la celebración, al día siguiente, de la final de la Champions que disputó el Barça. Durante la declaración judicial Prat ha afirmado que ordenó utilizar pelotas de goma contra los manifestantes. Otra de las cuestiones que se ha tratado en la comparecencia, que ha durado casi dos horas, ha sido la de la identificación de los agentes. Prat ha dicho que la norma "es interpretable" y, por tanto, entiende que no es necesario que los mossos lleven el número de placa visible en los uniformes.

Finalmente, Manel Prat, que no ha aceptado ninguna pregunta, ha concluido su intervención valorando "positivamente" su declaración ante el juez y ha manifestado su "confianza" en el cuerpo de policía. El juez, por su parte, ha pedido un informe a los Mossos d'Esquadra de las transcripciones de las conversaciones entre la sala de mandos y los policías que estaban en la plaza y el informe que realizaron los agentes después de la actuación.

Recibido por un grupo de indignados

Prat ha llegado a la Ciutat de la Justícia de Barcelona acompañado por el secretario general de Interior, Xavier Gisbert, el comisario jefe de la policía autonómica, Josep Milán, y el comisario portavoz, Joan Miquel Capell. A la entrada de los juzgados, medio centenar de manifestantes les esperaban con gritos de dimisión y pancartas con frases textuales que el conseller Puig, ausente, dijo en relación con la carga policial.Y a su salida de los juzgados, una decena de indignados le ha vuelto a abuchear.

Prat está imputado junto a la exconcejala del Ayuntamiento de Barcelona Assumpta Escarp (PSC), que declaró ante el juez el pasado jueves y aseguró que la limpieza de la plaza de Catalunya "nunca fue un desalojo". Según Escarp, fue una operación de retirada de objetos peligrosos de cara a la celebración deportiva. Escarp, además, derivó las responsabilidades a Prat al declarar que la Guardia Urbana tenía orden de no cargar contra los indignados. La exconcejal del Ayuntamiento de Barcelona indicó que el orden público es competencia de los Mossos d'Esquadra.