Ir a contenido

521 días en prisión

Italia revisa hoy la condena de Óscar con la fiscalía a favor de la inocencia

El tribunal estudia si exculpa al lavacoches del delito de narcotráfico por el que cumple 14 años de cárcel

Las nuevas pruebas han convencido a la acusación de que el vecino de Montgat está preso por un error

A. BAQUERO / M. CATANZARO
NÁPOLES

El caso de Óscar Sánchez ha llegado a su Día D. El Tribunal de Apelación de Nápoles revisa hoy el juicio que el pasado mayo condenó a 14 años al lavacoches de Montgat por un delito de tráfico de drogas que en realidad había cometido otra persona, un narco que tras obtener su DNI suplantó su identidad, según las pruebas que primero encontró EL PERIÓDICO y más tarde el Cuerpo Nacional de Policía. Ahora, el viento sopla a su favor. Por primera vez en los 18 meses de esta pesadilla, la fiscalía italiana, es decir la parte acusadora, se ha convencido de que Óscar no es el narco investigado. Con esa petición sobre la mesa, el Tribunal de Apelación deberá estudiar hoy si pone fin al calvario de un ciudadano que, en una versión antimafia de El Proceso de Kafka, lleva año y medio encarcelado por un delito que todo indica que no ha cometido.

En el 2004, Óscar cometió un error: vendió su DNI y una tarjeta monedero por 1.400 euros a una mujer que presuntamente se lo entregó después a un narcotraficante uruguayo. Este supuestamente lo utilizó para identificarse durante varios meses entre 2005 y mediados del 2006. A nombre de Óscar Sánchez se sacó un teléfono móvil y se registró en varios hoteles. El resultado fue que, cuando las autoridades italianas comenzaron a investigarle en el marco de dos operaciones contra la Camorra napolitana, el rastro que seguían era de Óscar, al que mandaron detener pensando que él era el narco.

PETICIONES DENEGADAS / Desde el pasado junio, las autoridades españolas, en concreto el Cuerpo Nacional de Policía y la Fiscalía General del Estado, han insistido una y otra vez a la justicia italiana en que Óscar es víctima de una suplantación de identidad. Sin embargo, hasta en dos ocasiones, los jueces han denegado las peticiones de libertad provisional presentadas por su abogado en base a esas nuevas pruebas. La denegó en julio la jueza Federica Colucci, que le había condenado en mayo, y volvió a hacerlo en septiembre el Tribunal de la Libertad. En ambas ocasiones, el argumento para denegar la libertad provisional fue que no se había aportado ningún nuevo peritaje de voz que tumbara el análisis realizado por el perito Roberto Porto en base al cual fue condenado Óscar. Aquel informe dictaminaba que la voz del lavacoches y la voz de un narcotraficante grabada en un teléfono contratado a nombre de Óscar coincidían y que, por tanto, Sánchez era el narco.

Ahora, en cambio, el tribunal cuenta con al menos dos peritajes exculpatorios. Uno, presentado por el abogado defensor de Óscar, ha sido elaborado por dos expertos del laboratorio de Lingüística Forense (Forensiclab) de la Universitat Pompeu Fabra (UPF), Jordi Cicres y Núria Gavaldà, y concluye que «existe una posibilidad alta de que ambos hablantes sean distintas personas». De la escala de valoración que plantean, usan un «-4», el valor que indica la mayor diferencia entre la voz de Óscar y la que suena en el teléfono. Esta, según la Policía Nacional, pertenece en realidad a Marcelo Marín, un uruguayo preso en Canarias a la espera de juicio por otro delito de narcotráfico. Bajo el nombre del lavacoches de Montgat, Marcelo habría actuado como enlace en España para el tráfico de cocaína a las órdenes de los clanes Bianco y Iadonisi de la Camorra napolitana.

«ERRORES SISTEMÁTICOS» / La fiscalía antimafia de Nápoles ha encargado otro peritaje de voz al profesor Zavattaro, técnico de la unidad científica de los Carabinieri de Roma, en el que también se dictamina que ambas voces no coinciden. «Tenemos una convicción completa de la inocencia de Óscar, por eso tramitamos las pruebas a nuestra disposición a la Fiscalía General», explica Alessandro Pennasilico, fiscal de la Dirección Antimafia.

A parte de esos dos peritajes sobre las diferencias entre ambas voces, el abogado de Óscar encargó un tercer informe al perito Marco Zonaro, centrado en el análisis de la prueba pericial que en mayo inculpó a Óscar. Este trabajo denuncia «errores sistemáticos» en aquel primer peritaje realizado por Porto. Además, la Fiscalía General de Nápoles cuenta con todo el paquete de pruebas exculpatorias enviadas desde España por la Fiscalía General del Estado. Entre ellas están los documentos laborales que certifican que Óscar estaba en España los días que las autoridades italianas sostenían que estaba en Italia; la declaración ante la fiscalía de la mujer que acompañaba a la persona que se registró en Roma con un carnet de Óscar y que declaró que quien le acompañaba era Marcelo Marín; la confesión de otra mujer que explicó que Óscar le vendió su DNI y su tarjeta monedero, y un informe sobre los medios de vida de Óscar, que descartan que dispusiera de la gran cantidad de dinero que habría obtenido si realmente fuera un narco internacional.

Todas esas pruebas llevaron hace 10 días a la fiscalía italiana a pedir al Tribunal de Apelación que concediera a Óscar la libertad condicional a la espera del juicio de hoy. Pero el tribunal se limitó a admitir las nuevas pruebas y evitó pronunciarse sobre la petición. Por eso, pese a que la postura favorable de la fiscalía invita al optimismo a la defensa de Óscar, ninguna posibilidad está descartada. El tribunal puede decidir que necesita su propio peritaje antes de liberar a Óscar o, en el peor de los casos, considerar la venta del DNI como una forma de asociación con la trama mafiosa.