A 300.000 KILÓMETROS DE DISTANCIA

Así se fotografía un asteroide 'casi' peligroso

Astronómos catalanes captan el paso del YU55, el objeto de gran tamaño que más se acerca a la Tierra en los últimos 35 años

El escaso brillo del objeto y su enorme velocidad aparente dificultan la observación

1
Se lee en minutos
ANTONIO MADRIDEJOS / Barcelona

La visita delasteroide YU55, el objeto de gran tamaño que más se acerca a la Tierra en los últimos 35 años, no ha pasado inadvertida para un puñado de expertos aficionados a la astronomía. El miércoles por la noche, dos de ellos,Montse Campàs y Ramon Naves, pudieronfotografiar la gran rocadesde su observatorio en Cabrils (Maresme)gracias al uso de un telescopio con un espejo de 37 centímetros, una cámara acoplada y una exposición prolongada.

La dificultad de la observación radica en elescaso brillo del objeto (magnitud 12), imposible de detectar a simple vista, y en la enorme velocidad aparente del asteroide, resume Naves. El objeto, al que se le ha calculado un tamaño similar al de un portaviones (400 metros de diámetro), se situó el martes por la noche, en el momento de máximo acercamiento, a unos324.000 kilómetros de la Tierra, menos que la distancia hasta la Luna.

Un vídeo y una foto

El vídeo se ha obtenido a partir de una composición formada por 244 imágenes con una exposición de dos segundos cada una, prosigue Ramon, mientras que la foto es de una exposición de 300 segundos. Por este motivo, en lugar de un punto se observa una raya.

"El problema es encontrar el asteroide en el cielo, puesto que una vez sabes dónde está es relativamente accesible para gente que sabe un poco". Los dos astrónomos comentan que el miércoles descendió la velocidad aparente del objeto en el cielo y, por tanto, fue más fácil captarlo que la víspera. El objeto avanzaba a unos 32 kilómetros por segundo.

Noticias relacionadas

Para determinar la posición, los astrónomos cuentan con diversos programas de seguimiento que se van refinando con las nuevas aportaciones. "Nosotros enviaremos los datos que hemos obtenido al Planet Minor Center, en EEUU, para ayudar a definir aún más la trayectoria", afirma.

Por supuesto, el paso del asteroide tan cerca de la Tierra no ocasionó el más mínimo problema, concluye el astrónomo. "La trayectoria era muy conocida, hasta el punto de que se había calculado la influencia de nuestro planeta sobre la ruta futura del asteroide".