20 oct 2020

Ir a contenido

Las dificultades económicas

2,5 millones de familias españolas subsisten en situación de pobreza

Las entidades sociales avisan de que la situación originada por la crisis «raya ya la emergencia»

Los ingresos medios de cada hogar serán este año de 24.890 €, un 4,4% menos que en el 2010

MARÍA JESÚS IBÁÑEZ / TONI SUST
BARCELONA

Ya son dos millones y medio de hogares -o lo que es lo mismo, unos 9,3 millones de personas- los que sobreviven hoy en España por debajo del umbral de la pobreza. Eso significa, según datos hechos públicos ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que una de cada cinco familias de este país, exactamente el 21,8%, se encuentra en situación de pobreza, un 1,1% más que en el 2010. Este es el dato. Frío. Detrás, recuerdan las entidades que trabajan en el sector social, hay una «realidad nueva, que va a más y que raya ya la emergencia», alerta Àngels Guiteras, presidenta de la Taula del Tercer Sector de Catalunya.

«El problema es que cada vez hay más gente fuera del sistema, personas que han pasado de tener graves problemas para llegar a final de mes a estar directamente en situación de exclusión social», añade Jordi Roglà, director de Cáritas en Barcelona. Y la cosa, advierten todos, no pinta mejor cara a los próximos meses. Al contrario. Si son ciertos los cálculos de las entidades sociales -y los de la propia Generalitat-, desde este octubre y hasta marzo unas 173.000 personas habrán agotado, solo en Catalunya, el subsidio de desempleo. Son personas que soportan ya dos años sin trabajo.

«Llevamos tiempo advirtiendo de lo que estaba sucediendo, denunciando que la sociedad asistía pasivamente al aumento de la tasa del paro, y ahora nos encontramos con que hay que actuar con urgencia», reitera Roglà. Para el director de Cáritas, en este momento hay «dos crisis y media: la primera, la económica y financiera; la segunda, la de la vivienda, que está siendo el principal factor de exclusión social; y la media, la crisis social.

PEDIR COMIDA POR LA CALLE / Que la bolsa de exclusión aumenta a razón de aproximadamente medio millón de nuevos pobres anuales es una evidencia ya en todas las ciudades españolas desde el 2008. La situación más crítica, detalla el INE, la vive Extremadura, mientras que el menor riesgo lo tienen los navarros. Catalunya se encuentra entre las seis comunidades mejor situadas. Eso, pese a que «se ha llegado al extremo de tener que pedir comida por la calle», observa, no sin cierto sentimiento de impotencia, el vicepresidente y fundador del Banc dels Aliments, Jordi Peix.

La entidad, que prevé repartir este año 5,2 millones de kilos de comida, maneja datos alarmantes. En Catalunya, asegura Peix, «hay un millón y medio de personas que viven, de forma permanente, por debajo del umbral de la pobreza». Perciben, dice, 627,7 euros al mes, en el caso de los hogares de una sola persona, y 1.318 euros mensuales en el de las familias de dos adultos y dos menores. El INE corrobora que el ingreso medio neto anual por hogar fue el año pasado de 24.890 euros, un 4,4% menos que en el 2009. Por persona, el ingreso medio alcanzó los 9.371 euros, lo que supone también una disminución del 3,8%.

Tanto Cáritas como el Banc dels Aliments consideran que la encuesta hecha pública ayer, que analiza de forma global las condiciones de vida de los españoles, se queda claramente corta en lo que a pobreza se refiere. «Es una encuesta realizada por teléfono a una muestra de solo 16.000 personas», objeta Peix. «Y no tiene en cuenta -incide Roglà- que hay muchas personas que están socialmente excluidas». No se trata, pues, de gente que tiene problemas para llegar a final de mes, o para salir una semana de vacaciones, o para afrontar un gasto imprevisto. Se trata de subsistir.

«Si no ponemos el acento en las políticas sociales deberemos empezar a ser pesimistas. En España hay 1,3 millones de personas que no reciben ninguna prestación», agrega, por su parte, la presidenta de la Taula del Tercer Sector.