29 oct 2020

Ir a contenido

SALUD

Detectado un virus común a 2 de cada 3 enfermos de fatiga crónica

Los investigadores aún desconocen el papel que desempeña en el síndrome

El instituto IrsiCaixa avanza en métodos de detección y en modelos de estudio in vitro

A. MADRIDEJOS
BARCELONA

Estudios recientes han descubierto que un retrovirus humano llamado XMRV está presente en el 67% -o incluso más- de los enfermos aquejados del síndrome de fatiga crónica, una correlación que ha abierto una esperanza para avanzar en posibles tratamientos, aunque las incertidumbres todavía son numerosas. «No sabemos si el virus es causante o resultado de la enfermedad, ni el lugar de replicación, ni tampoco el proceso de transmisión», asume el especialista Julià Blanco, del instituto IrsiCaixa, ubicado en el hospital Germans Trias i Pujol de Badalona.

El síndrome, que se caracteriza por causar una fatiga grave, pérdida sustancial de concentración y memoria, desorientación espacial y sueño no reparador, entre otros problemas, afecta a entre el 0,4% y el 1% de la población mundial. No existe ningún tratamiento médico eficaz.

Aprovechando la experiencia acumulada en el estudio del virus VIH del sida, con el que el XMRV comparte algunas características, el IrsiCaixa ha iniciado un programa que espera mejorar el conocimiento del retrovirus, aislarlo en muestras de pacientes y mejorar el diágnóstico. «Estamos avanzado -dice Blanco- en la caracterización inmunológica de los enfermos, en diferentes técnicas de detección y en diversos modelos in vitro que nos permitan analizar la infección». Los primeros resultados se presentarán este mes en un congreso en Maryland (EEUU).

SIMILITUDES CON EL VIH / El XMRV, descubierto en el 2006, es más simple que el VIH, pero funciona de forma similar, puesto que utiliza la maquinaria de las células para reproducirse introduciendo en ellas su material genético. Posiblemente, el XMRV no sea el único responsable del síndrome de fatiga crónica, pero sí una vía de acceso.

El IrsiCaixa, que cuenta con el apoyo de la Fundació La Caixa y el Departament de Salut, colabora entre otros centros con la Universidad de Nevada (Reno, EEUU), donde un análisis determinó que el retrovirus estaba presente en el citado 67% de los aquejados de la enfermedad. El resultado mostró de forma sorprendente -o no, puesto que también sucede con el VIH- que también estaba en el 3,7% de los pacientes sanos.

La «correlación estadística» ha despertado el interés de un gran número de laboratorios, pero la mayoría de los estudios siguen sin poder confirmar la presencia del virus, recuerda Blanco. Este extremo convierte el origen viral del síndrome en un asunto muy controvertido.