MEDIOAMBIENTE

El Montseny usará la maleza del bosque para generar electricidad

Una gran central de biomasa en La Garriga producirá luz para 3.000 hogares

La planta, de 20 millones de euros, consumirá 60.000 toneladas de madera

Acumulaciones de madera en los terrenos donde está prevista la construcción de la nueva central de biomasa de La Garriga, la semana pasada.

Acumulaciones de madera en los terrenos donde está prevista la construcción de la nueva central de biomasa de La Garriga, la semana pasada. / JOSEP GARCIA

2
Se lee en minutos
FEDE CEDÓ
LA GARRIGA

La primera planta de cogeneración con biomasa forestal combinada con la producción depelletsque se construirá en Catalunya se ubicará en La Garriga (Vallès Oriental) y prevé estar a pleno rendimiento dentro de tres años. La empresa vallesana Rebrot i Paisatge ha llegado a un acuerdo con los propietarios forestales del macizo del Montseny para suministrar a la central el combustible forestal necesario para su funcionamiento, fundamentalmente restos silvícolas y madera.

La Asociación de Propietarios Forestales del Montseny garantiza el aprovisionamiento, tanto de biomasa forestal para el proceso de cogeneración como la madera imprescindible para la fabricación depellets, que son las pequeñas porciones de biocombustible granulado de madera termocompactada que en la actualidad ya se utiliza en calderas de calefacción con energías renovables.

PARA 3.000 HOGARES / El proyecto del Vallès Oriental supondrá una inversión de 20 millones de euros para generar cinco millones de megawatios (MW) de potencia eléctrica, el equivalente aproximado al consumo de electricidad de 3.000 hogares. Una cifra que también coincide con el 10% de la energía renovable que debe generar Catalunya antes del 2020, 50 MW según el Plan de Acción Nacional de Energías Renovables (Paner) en el que el Estado fija el objetivo de obligado cumplimiento de aumentar en 500 MW la potencia eléctrica generada con biomasa.

La planta de La Garriga será la primera que combinará la generación de electricidad con el secado de la madera para la producción depelletsy prevé la combustión de 60.000 toneladas al año de residuos forestales, que los silvicultores entienden como el producto de las podas o los materiales procedentes de la gestión del bosque que serán recogidos en un radio de 50 kilómetros alrededor de la instalación.

En la actualidad, en la población ya se producen unas 10.000 toneladas al año de combustibles para calderas de biomasa, una cifra que llegará a las 24.000 toneladas en el momento en que la futura planta genere el calor necesario para secar la madera verde, «básicamente pino, haya y castaño», detalla Carles Vilaseca, director adjunto de Rebrot i Paisatge. Son, todas ellas, «especies propias y tradicionales del Montseny». El convenio con los propietarios forestales prevé la creación de la marca Pellets del Montseny.

Noticias relacionadas

UN CENTENAR DE EMPLEOS / Para la construcción de la infraestructura, la empresa vallesana ha suscrito un acuerdo con la ingeniería alemana Seeger que durará tres años y que incluye el proyecto técnico, la formación del personal y la dirección técnica. En este sentido, Vilaseca calcula que «tras cada megawatio generado hay 20 puestos de trabajo asociados». Entre ambas plantas se prevé crear un centenar de empleos.

Con la nueva central, el sector forestal verá satisfecha una de sus reivindicaciones: la posibilidad de que el silvicultor pueda intervenir en la incineración de biomasa para la generación de energía térmica y eléctrica, una propuesta que se ha hecho más persistente tras el gran excedente de madera que se ha producido durante la pasada primavera en los bosques catalanes a consecuencia de los temporales de nieve y viento. Una oportunidad que bien han aprovechado otras empresas, como una exportadora italiana que desde el puerto de Palamós ha enviado 70.000 toneladas de astillas a las plantas de biomasa de Verona.