25 oct 2020

Ir a contenido

ACUERDO DEL CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL

Suspendido el juez de Murcia que retrasó una adopción solicitada por una lesbiana

Fernando Ferrín Calamita, actualmente de baja, cuenta ya con dos expedientes disciplinarios

La decisión se ha tomado con el voto favorable de tres vocales progresistas y la oposición de dos conservadores

EFE
MADRID

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha suspendido cautelarmente al juez de Murcia Fernando Ferrín Calamita después de que haya sido admitida la querella presentada contra él, por retrasos, por una mujer que hace casi dos años inició un expediente para adoptar a la hija de su compañera sentimental.

Así lo ha acordado la comisión permanente del CGPJ por tres votos a favor y dos en contra, según fuentes del órgano de gobierno de los jueces, que han indicado que la suspensión de funciones es provisional mientras dure el procedimiento penal y hasta que recaiga sentencia en él o se archive el caso. Esta es la primera vez que el Consejo suspende a un juez a partir de una querella de parte y no del propio fiscal, según las mismas fuentes.

Los vocales que han votado a favor de la suspensión son los de la minoría progresista Fernando Salinas (vicepresidente del Consejo) Juan Carlos Campo y Luis Aguiar y en contra los de la mayoría conservadora Enrique López y Carlos Ríos, quienes consideran que el acuerdo adoptado hoy "rompe todos los precedentes".

Ferrín Calamita --titular del Juzgado de Primera Instancia número 9 de Murcia (especializado en familia)-- se encuentra de baja por enfermedad y a principios de este mes el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Murcia admitió a trámite la querella presentada en nombre de la mujer, V.H., por su abogado, José Luis Mazón.

En dicha querella se afirma que el juez ha dilatado "de manera maliciosa" el caso, mientras que el auto del TSJ señala que de las actuaciones realizadas ya se desprenden indicios de que los hechos denunciados pueden ser constitutivos de un delito de retardo malicioso en la Administración de Justicia. Tras dicha admisión el fiscal se mostró favorable a la suspensión de Ferrín Calamita.

"Expresiones extravagantes"

Se da la circunstancia de que este mismo magistrado cuenta ya con dos expedientes disciplinarios abiertos por el consejo en el 2007: uno por retrasos en la tramitación de la referida adopción y el otro por usar "expresiones extravagantes" en un auto en el que denegó la custodia de dos hijas a una madre por su supuesta homosexualidad.

Precisamente, en relación a este último caso la Comisión Disciplinaria del CGPJ estudiará mañana la propuesta del instructor del expediente de imponer a Ferrín Calamita una multa de 600 euros por una falta grave del artículo 418.6 de la ley orgánica del poder judicial.

En junio del año pasado entró en la Inspección un escrito de la mujer afectada en el que se quejaba de las expresiones que vierte el el juez en un auto en el que se le retira la custodia de sus hijas. Esta mujer presentó demanda de divorcio con solicitud de medidas provisionales, a lo que Ferrín contestó en un auto, en el que equipara la condición de toxicómano, pederasta, prostituta y pertenencia a una secta satánica con la homosexualidad.

En dicho auto explica que considera que una supuesta relación homosexual perjudica a los hijos y concluye que "la madre tendrá que elegir entre sus hijas o la nueva pareja". El instructor del expediente en su propuesta de multa señala que el juez ha usado "expresiones que exceden del ámbito correspondiente al examen jurídico de la controversia y que se adentran en una crítica negativa de la condición homosexual impropia de una resolución judicial".