Ir a contenido

La vida de los niños de la guerra en los barracones de Belgrado

De los millones de desplazados por la barbarie que asolan sus países natales el 40% son menores.

SINFILTROS

El 40% de los refugiados que escapan de la guerra son menores / SINFILTROS

El horror y la muerte forman parte de la escena cotidiana de un día cualquiera en países como Irak, Afganistán o Siria, donde la guerra y el Yihadismo golpean a diario.

Entre los innumerables refugiados que golpean desesperados las puertas de Europa, prácticamente la mitad son niños que ya han visto demasiado horror en sus aún jóvenes vidas.

Hacinados en barracones improvisados en Belgrado y castigados por el duro invierno serbio, Sinfiltros recoge el testimonio de varios chavales afganos que se lo han jugado todo con tal de escapar de un Afganistán, desangrado por el régimen talibán. Así lo refleja el testimonio de Ismail, que vio morir a su padre a manos de los talibanes, o las palabras de Hassimulla, que explica como los integristas islámicos ejecutaron a sus hermanos. “No nos permitían ni ir al colegio”, suspira.

“Con las fronteras cerradas, sólo nos queda aguantar. Si volvemos a Afganistán nos matarán”

Abu Zar relata cómo duermen en barracas atestadas de piojos después de una travesía que lo condujo a través de Irán, Bulgaria y finalmente Serbia. Liaquat y Abdul explican por su parte cómo fueron golpeados y maltratados por los cuerpos policiales de los países que pretenden alcanzar para escapar de la muerte.

Ninguno llega a los 20 años.