26 oct 2020

Ir a contenido

GALARDONES

Premios Emmy 2020: las opciones de las series favoritas

Netflix ha batido el récord de candidaturas, pero una producción de HBO, 'Watchmen', es la más nominada

Juan Manuel Freire

Brian Cox, en una escena de ’Succession’. 

Brian Cox, en una escena de ’Succession’.  / AP / HBO

Acabado el reinado de 'Juego de tronos', acabada (de momento) la monocultura televisiva, los premios Emmy de este año serán seguramente abiertos y estarán bastante repartidos. Lo único que parece claro es la consolidación de Netflix como gigante del entretenimiento: la plataforma de Sarandos y Hastings ha reunido 160 nominaciones, batiendo el récord de 107 de HBO.

'Watchmen' (26 nominaciones)

El guionista Damon Lindelof ha ensanchado una mitología clave de los cómics para dar cabida a preocupaciones de la triste relevancia del supremacismo blanco o los excesos policiales. El Emmy a mejor serie limitada parece cantado. Y tampoco sería de extrañar una estatuilla para la actriz Regina King, si tenemos en cuenta que ya lleva tres en los últimos cinco años.


'La maravillosa Sra. Meisel' (20 nominaciones)

Los votantes de la academia televisiva parecen seguir viendo esta premiadísima comedia (o agridulce serie sobre comedia), aunque haya caído en cierto estancamiento creativo, según admiten incluso fans antiguos. En esta edición podría tener las de perder frente a 'Schitt's Creek', porque nada gusta más en Hollywood que la historia de un segundón que acaba triunfando.


'Ozark' (18 nominaciones)

En el apartado de drama, todas las miradas están puestas en 'Succession', pero cuidado con este 'thriller', muy visto y querido, sobre un consultor financiero (Jason Bateman) obligado por la Mafia a mudarse con su familia a un lugar solo en apariencia tranquilo. En la tercera temporada, Laura Linney ha hecho toda una exhibición como esposa peligrosamente proactiva.


'Succession' (18 nominaciones)

La saga de los Roy, familia (muy Murdoch) al frente de un imperio mediático, es a la vez un drama cruelmente divertido y una comedia con partes dolorosamente emocionales; a veces, las dos cosas al mismo tiempo. Merece todos y cada uno de los 18 Emmys a los que está nominada. De sus muchos intérpretes nominados, los que parecen con más opciones son Brian Cox y Jeremy Strong.


'The Mandalorian' (15 nominaciones)

Era fácil esperar sus muchas nominaciones técnicas, pero quizá no tanto su merecida candidatura a mejor serie dramática. En días en que se confunde gravedad con importancia, o que los capítulos de una serie pueden superar la hora, que este juguetón y conciso wéstern espacial brille tan arriba en los Emmy es una rareza digna de aplauso. Baby Yoda se merece todo.


'Schitt's Creek' (15 nominaciones)

Esta pequeña comedia canadiense no hizo mucho ruido al llegar a Pop TV, pero todo cambió cuando pasó a engrosar el catálogo de Netflix (en Estados Unidos; aquí se puede localizar en Movistar+). Esta odisea de una familia rica venida a menos, creación del gran Eugene Levy y su hijo Dan, se ha despedido convertida en pequeño fenómeno popular y crítico.


'The crown' (13 nominaciones)

De esta serie se ha criticado, a veces, que humanice a la monarquía, como si humanizar significara solo alabar. Aquí no es así. En la tercera temporada, la Isabel II de Olivia Colman –que ha logrado, casi, casi, hacernos olvidar a su predecesora, Claire Foy– es una mujer devotamente atada al deber constitucional, pero capaz de serios traspiés humanos y morales.


'Hollywood' (12 nominaciones)

Pero peores críticas ha recibido la incomprendida 'Hollywood' de Ryan Murphy, ucronía festiva (que no recreación fidedigna) según la cual tampoco habría sido tan difícil que las minorías se colaran en el sistema de estudios del Hollywood posterior a la segunda guerra mundial. Parece factible un Emmy para Jim Parsons por su papel de (verdadero y único) agente de talentos.


'Westworld' (11 nominaciones)

El cada vez más confuso 'thriller' tecnológico ha recibido, sobre todo, nominaciones técnicas, pero también para Thandie Newton y Jeffrey Wright, actores que consiguen dar verdad emocional a una historia construida como ostentoso rompecabezas. Ampliar la acción más allá de los muros del parque no ha ayudado a engrandecer la propuesta; más bien al revés.