Ir a contenido

ESTRELLA UBICUA

Meryl Streep no es una recién llegada (a la tele)

Juan Manuel Freire

Meryl Streep, en un fotograma de la segunda temporada de ’Big little lies’

Meryl Streep, en un fotograma de la segunda temporada de ’Big little lies’

La llegada de Meryl Streep a 'Big little lies' es digna de celebración, pero no tanto de sorpresa. Televisión por cable o streaming ofrecen, desde hace tiempo, papeles interesantes a grandes actrices de cierta edad. Y Streep nunca ha sido del todo ajena a la pequeña pantalla.

Al principio de su carrera protagonizó la miniserie épica 'Holocausto' (1978), muy celebrada por llevar el genocidio nazi a los salones de las casas, pero considerada demasiado simplista por algunos, incluyendo supervivientes de la tragedia titular.

Durante los 90 prestó su carismática y dúctil voz a personajes de 'Los Simpson' y 'El rey de la colina', Jessica Lovejoy (efímera novia de Bart Simpson) y la Tía Esme Dauterive (matriarca sureña dueña de una plantación), respectivamente. La década siguiente, se marcaba un multipremiado 'tour de force' en la adaptación de HBO de 'Ángeles en América': hacía de ángel, madre mormona, fantasma de Ethel Rosenberg (injustamente ejecutada por espionaje atómico) y rabino barbudo.

Esta misma década la hemos visto en varios episodios de 'Web therapy', la comedia semiimprovisada creada y protagonizada por Lisa Kudrow, como Camilla Bowner, psiquiatra experta en terapia de deshomosexualización.

Por otro lado, rezaremos porque la adaptación de 'El Nix', de Nathan Hill, a cargo de J.J. Abrams, anunciada hace ahora tres años, no caiga en el olvido. Streep debía interpretar en ella a Faye, la hippy e izquierdista radical que abandonó al escritor protagonista cuando este era solo un niño.