29 oct 2020

Ir a contenido

PSICOLOGÍA

Emociones positivas: así puedes usarlas durante el encierro

La cuarentena nos puede hacer generar numerosas emociones negativas que debemos compensar

Ángel Rull

Una mujer tranquila en su casa leyendo.

Una mujer tranquila en su casa leyendo. / 123RF

La etapa de cuarentena provocada por el brote de coronavirus nos provoca emociones negativas, aunque intentemos mitigarlas a través del contacto social o con momentos compartidos en el balcón. Sin embargo, las horas pueden hacerse largas y, sin determinados puntos que ahora no están, podemos caer fácilmente en la apatía. Nos falta una rutina clara, no podemos salir de casa y muchas personas están sin trabajar.

El encierro es un momento difícil que necesita ser enfocado desde un punto de vista proactivo, donde tomemos el control de nuestra vida, aunque estemos limitados. Esa sensación de poder nos la va a otorgar trabajar desde las emociones positivas, desde generarlas y potenciarlas, aunque también tengamos que dedicar momentos al malestar que sentimos. Regularnos nuestros estados, dedicarnos al ocio o mantener el contacto con nuestros seres queridos van a ayudarnos en esta tarea.

Bienestar en cuarentena

Que queramos enfocar la situación desde lo positivo no implica obviar los problemas o no tener momentos malos. Lo que sí implica es generar herramientas que nos hagan sentirnos mejor y poder, incluso, disfrutar de estar en casa encerrados. Es saber qué elementos tenemos de casa que nos conecten con el disfrute, cómo podemos sentirnos serenos o qué tenemos que hacer para equilibrar la apatía. Es un trabajo consciente que implica esfuerzo al principio, pero que acaba automatizándose, haciendo de esta etapa algo que nos sume a nuestro bienestar global.

A partir de los siguientes consejos, vamos a generar un mayor número de emociones positivas, lo que nos hará vivir mejor la cuarentena:

1. Gratitud

La gratitud es una fortaleza que nos ayuda a generar emociones positivas, especialmente cuando nuestra cabeza tiende a enfocarse en aspectos negativos. Combate la depresión y nos ayuda a ser más consciente de todo aquello que sí tenemos y que no estamos teniendo en cuenta. Se trabaja de forma diaria, pensando en 10 elementos diferentes cada día que formen parte de nuestra vida o que las hayamos tenido y por las que nos podamos sentir agradecidos. Además, lo fortalecemos explicando el motivo de sentirnos agradecidos. Y llevarlo por escrito tiene mayores efectos.

2. Fotografía positiva

Para trabajar este ejercicio, debemos cada día buscar una foto en nuestras redes sociales que nos evoque un recuerdo positivo. Cerraremos los ojos y nos transportaremos a aquel momento, a lo que sentíamos y a lo bien que nos encontrábamos, conectando con los cinco sentidos. Cuando más podamos imaginarlo, mejor nos podremos sentir.

3. Comedia

Son muchas las personas que están aprovechando para ponerse al día con series sobre epidemias o películas de terror. Esto hace que nuestra cabeza tienda a imaginar situaciones que pueden llevarnos fácilmente al miedo o la preocupación. Combatirlo es tan simple como enfocarse solo en películas, libros o series que traten temas divertidos, incluso de forma muy simplista. Estimular la comedia de forma frecuente nos ayuda a sentir la fortaleza del humor.

4. Amor

Al estar teniendo un mayor número de contactos sociales, aunque sea de forma virtual, podemos aprovechar para generar mayores vínculos afectivos con nuestros amigos, familiares o parejas. Esto implica conectar con el amor y los espacios seguros, generando mayores contactos y sintiéndonos libres para explicar lo que vivimos.

El encierro en casa no siempre es vivido de forma negativa. Algunas personas, de hecho, lo están viendo como un momento de disfrute. Esto se debe a que están centrándose en gestionar sus emociones, potenciando las positivas y mitigando las negativas, como el miedo. Es un punto de vista alternativo que puede también ayudarnos a nosotros.

Ángel Rull, psicólogo.