Ir a contenido

PSICOLOGÍA

Calma la ansiedad en el trabajo

El estrés elevado es una de las causas más frecuentes de malestar psicológico en el trabajo

Ángel Rull

Una persona que sufre ansiedad.

Una persona que sufre ansiedad.

Los síntomas de ansiedad laboral aparecen en numerosas personas. Se ven influidos por el estrés, la presión de tiempo y tareas o la falta de herramientas que les permitan una mayor gestión emocional. Estos síntomas no se reducen solo a la oficina, sino que empiezan a formar parte de quien lo sufre, afectando a otras áreas de su vida y atacando a su salud física y mental.

Sentimientos de desesperanza, angustia o taquicardia conllevan al malestar y conforman ansiedad laboral. Una sintomatología que, aunque se origine en el puesto de trabajo, se extiende a situaciones externas y que debe lograr reducirse hasta eliminarse por completo.

Ansiedad laboral

La ansiedad puede aparecer en una persona de forma generalizada o específica a situaciones de su vida. Desde las relaciones sociales o amorosas hasta la universidad, numerosas áreas conllevan estrés elevado y desbordamiento emocional. Uno lugar concreto donde se desarrolla la sintomatología es en el trabajo. Ya sea por motivos internos, como baja autoestima, o problemas externos, como un número de tareas excesivas, los síntomas definen el problema y deben ser identificados con el fin de atajar el conflicto.

¿Qué síntomas presenta la ansiedad laboral?

  • Exceso de autoexigencia y necesidad de alcanzar la perfección.
  • Inseguridad, tanto a la hora de hacer una tarea como de relacionarse con los compañeros o los superiores. También puede aparecer orientada al cliente.
  • Imágenes o pensamientos obsesivos que aparecen con tareas del trabajo, incluso cuando no estamos en él.
  • Ansiedad intensa los domingos, miedo a que llegue el lunes y desesperanza al levantarnos.
  • Bajo estado de ánimo.
  • Problemas musculares, estomacales o dolores recurrentes de cabeza.
  • Alteración en el sueño y/o la alimentación.
  • Falta de valoración personal y autoaceptación.

Calma la ansiedad laboral

Enfrentarnos cada día a un trabajo que nos hace sentir emociones negativas intensas es agotador. Además, el lugar donde pasamos gran parte de nuestra vida, debe ser foco de bienestar y equilibrio. Pero no siempre es factible. Por eso, una vez analizado que podemos estar teniendo síntomas de ansiedad en el trabajo, debemos tratar de reducirla.

Con los siguientes ejercicios, aprenderás a reducir la ansiedad en tu puesto de trabajo:

1. Empieza bien el día

Aunque cuando aparece ansiedad laboral nos cuenta levantarnos, debemos poner antes el despertador. Preparar el desayuno, tener unos minutos de tranquilidad y disfrute nos preparará para empezar con buen pie la jornada.

2. Organízate

Improvisar o ir apagando fuegos nos genera mucho estrés. Debemos organizar cada mañana nuestro día. Aquellas tareas que debemos cumplir o los plazos con los que contamos. Siempre desde la calma, en casa o ya en la oficina nada más llegar.

3. Pon límites

Si hay algo que se relaciona con el miedo, es la falta de límites: todo aquello que le permitimos a los demás hacernos o a nosotros mismos. Desde abarcar más tareas de las que nos pertenecen o hacer horas extras que no nos pagan.

Tenemos que tener claro hasta dónde queremos llegar, decir no y no permitir que nadie amenace nuestra seguridad. Los demás siempre van a hacerte lo que tú les permitas.

4. Técnicas de productividad

El estrés radica en muchas ocasiones en un número de tareas al que no sabemos cómo hacer frente. Y no siempre es debido a una sobrecarga, sino a una mala gestión o un bajo rendimiento por nuestra parte. Por eso, buscar técnicas o apps de productividad nos ayudarán a subir ese rendimiento y reducir la ansiedad.

A través de estos ejercicios debemos notar un descenso significativo del estrés en el trabajo. Podemos ver cómo se reduce la ansiedad y nos vamos sintiendo cada vez más cómodos con lo que hacemos y con el puesto en el que estamos.

Si los síntomas que aparecen son muy elevados es, sin duda, el momento de buscar ayuda psicológica, ya que nuestra salud mental es tan importante como la física y es la que decide el bienestar de toda nuestra vida.

Ángel Rull, psicólogo.