Retribuciones del mandato 23-27

Una veintena de alcaldes cobrarán de la Diputación de Barcelona por dedicación exclusiva

La Diputación de Barcelona paga un 31% más en sueldos a alcaldes y concejales que en 2019

Lluïsa Moret: "La voluntad de buscar soluciones para Catalunya une a PSC y Junts"

Fachada de la Diputación de Barcelona en la Rambla Catalunya.

Fachada de la Diputación de Barcelona en la Rambla Catalunya.

Jordi Ribalaygue
Manuel Arenas
Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Una veintena de alcaldes catalanes cobrarán como diputados con dedicación exclusiva en la Diputación de Barcelona (DIBA) y no a cargo de los consistorios en los que son los máximos responsables políticos, donde las retribuciones públicas son sensiblemente más bajas por los topes legales según población. Como ha explicado EL PERIÓDICO, el ente provincial pagará este mandato un 31% más en sueldos de electos que en 2019.

En la lista de dedicaciones exclusivas de 2023, hay 21 alcaldes y alcaldesas y 11 concejales con responsabilidades en gobiernos locales y en la oposición. Varios repiten del mandato anterior, incluidos líderes de importantes municipios, como Lluïsa Moret (PSC), alcaldesa de Sant Boi y presidenta de la Diputación; Marta Farrés (PSC), alcaldesa de Sabadell y vicepresidenta primera del organismo; Núria Parlon (PSC), alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, diputada delegada de Relaciones Internacionales y Agenda 2030 y presidenta del PSC en el ente; Xavier Garcia Albiol (PP), alcalde de Badalona y presidente del grupo del PP; o Manu Reyes (PP), alcalde de Castelldefels y que ejerce como portavoz del PP.

La relación de los 21 alcaldes y sus retribuciones en la DIBA (brutas y con 14 pagas anuales) se pueden consultar en la siguiente tabla.

Las retribuciones a cargo de la DIBA empezaron a computar entre el 13 y el 26 de julio, de modo que los ediles han ido renunciando a los sueldos de sus ayuntamientos, como confirman diversos consistorios. Igual que ocurre en las demás administraciones, el sueldo de la DIBA es incompatible con retribuciones a cargo de otras administraciones públicas. Sin perjuicio, eso sí, de dietas por asistencia.

A título de ejemplo, aunque el Pleno de Badalona aprobó un sueldo de alcalde de 66.765,87 euros brutos anuales, Albiol percibirá 100.137,80 euros a cargo de la Diputación, la misma cuantía que Farrés o Parlon, en cuyos consistorios se aprobaron sueldos para la categoría 'alcalde' de 71.199,80 euros y 60.486 euros brutos anuales respectivamente. Moret también cobrará más (111.781,46 euros brutos anuales) de lo aprobado por su consistorio para la alcaldía: 77.790,86 euros.

Sin control horario

Los alcaldes y diputados provinciales, que pueden tener más de un cargo pero no más de un sueldo, acostumbran a renunciar a la retribución local. El cambio de erario público es también un alivio para consistorios pequeños, que se ahorran así una nómina. Aunque lógicamente ser diputados supone unas obligaciones y cargas de trabajo añadidas para estos alcaldes y concejales, sobre todo para los que forman parte del gobierno provincial, la ley no deja claro a qué obliga exactamente una "dedicación exclusiva" ni una "parcial" a la Diputación ni cómo se anteponen al deber municipal.

La Diputación responde que no reclama a los diputados con sueldo que fichen ni acrediten un determinado nivel de actividad al órgano. Alega que “la normativa legal vigente no establece nada en ese sentido”. “En todo caso, el mejor control es si desarrollan y cumplen correctamente las tareas que tiene asignadas”, sostiene.

Los diputados sí deben presentar una declaración de actividades antes de tomar el cargo, igual que en los municipios. La Diputación señala que los miembros a los que se han designado responsabilidades revisarán la declaración en septiembre para poner al día el régimen de actividades y retribuciones.

Diferencia salarial

Consultados por este diario, gabinetes de diversos alcaldes subrayan que cobrar de la Diputación permite "liberar" un salario en ayuntamientos que no van especialmente sobrados de recursos. Pese a que el Pleno de cada consistorio aprueba sus propias retribuciones, todas deben quedar encuadradas en el límite fijado por los Presupuestos Generales del Estado, que determina las cuantías máximas que los ediles pueden percibir en función de los habitantes de los municipios.

De acuerdo a esa regla, los cargos electos de una ciudad de 150.001 a 300.000 habitantes tienen topadas sus remuneraciones en 92.928,03 euros anuales, mientras que en una localidad de 5.001 a 10.000 habitantes las tienen en 52.272,61 euros. Supone que, cuanto menos pobladas son las ciudades, más amplias son las diferencias entre los máximos legales de los salarios locales y los que pueden percibir en la Diputación.

Así, la diferencia de unos 10.000 euros brutos en el caso de alcaldes de grandes ciudades como Albiol (Badalona), Farrés (Sabadell) o Parlon (Santa Coloma) contrasta con los casi 50.000 euros anuales de distancia entre el sueldo máximo que le correspondería a Dionís Guiteras (ERC) como alcalde de Moià (6.548 habitantes), unos 52.272 euros, y el que percibe como vicepresidente segundo de la Diputación de Barcelona: 100.137 euros.

O si se comparan los sueldos de grandes alcaldes con el de ediles de pequeños municipios como Torrelles de Foix (2.557 habitantes), cuyo alcalde, Sergi Vallès (Impulsem Penedès), percibirá en la Diputación de Barcelona 100.137 euros. La retribución legal máxima para su ayuntamiento según la Ley de Presupuestos es de 46.464 euros, unos 53.600 euros anuales más.

La diferencia salarial es significativa en el caso de diputados que son concejales, pero que cobrarán en la Diputación sueldos asimilables -en algunos casos idénticos- al de ciertos alcaldes. Eva Baró (ERC), Jordi de la Fuente (Vox) y Maise Balcells (Tot per Terrassa) ganarán 7.152,70 euros; Xesco Gomar (PSC) y Ramon Bacardit (Junts) obtendrán 6.368,35 euros. La Diputación subraya que es así porque "tienen responsabilidades concretas" en el órgano.

En las filas de En Comú Podem, al exteniente de alcalde de Barcelona Jordi Martí se le asignan 7.152,70 euros, igual que a la exalcaldesa de Castelldefels Candela López, mientras que se fija un sueldo de 6.368,35 euros a Marc Serra y Aïda Llauradó. No obstante, los comunes matizan que se ajustarán al código ético que regía para quienes fueron concejales de gobierno en Barcelona en la etapa de Ada Colau. Antes de las elecciones, ingresaban 2.439,95 euros netos más un complemento de 600 euros. Asimismo, hay un alcalde más entre los diputados que se acogen a dedicación parcial: Jesús Naharro (PSC), alcalde de Abrera, con 4.776,26 euros de nómina.