PREVENIR ENFERMEDADES

Cuidar la piel en verano evita las enfermedades del futuro

Hidratarse en profundidad, mantener una correcta protección solar y llevar una dieta sana y equilibrada son los consejos para proteger la piel y evitar problemas futuros, según destaca el doctor Pierre Nicolau, doctor en medicina y cirugía estética y reparadora

Cuidar la piel en verano evita las enfermedades del futuro
Se lee en minutos

AM / Infosalus

Con la llegada del verano la gente quiere lucir un buen bronceado, sin embargo, esto conlleva a que haya quienes se exponen de manera elevada a los rayos del sol, al calor y a otros agentes externos que pueden dañar la salud de la piel. A pesar de que existe un conocimiento generalizado sobre los peligros del sol en la piel, el 88% de las personas son conscientes de que una exposición excesiva al sol aumenta el riesgo de sufrir cáncer de piel, pero solo el 18% se protege adecuadamente, según ha destacado la Academia Española de Dermatología y Venereología. Por ello, el doctor Nicolau ha hecho hincapié en la necesidad de mantener una correcta hidratación, ya que durante el verano la piel puede sufrir sequedad como consecuencia de la exposición al sol, la sal o el cloro del agua, la arena o el viento entre otros. Cuando la piel está seca está más blanquecina y provoca picores y la solución para paliar este problema se encuentra en la hidratación.

En este sentido, el experto ha recomendado utilizar soluciones micelares, para eliminar las impurezas de la piel, y sérum hidratante. Asimismo, ha expuesto que estas cremas deben ser nutritivas, no grasas, con activos antiinflamatorios y con antioxidantes. Respecto a las cremas, también ha puesto de relieve la protección solar y ha explicado que es importante conocer que el índice de protección no se refiere a la potencia de la protección, sino a la duración de esta. De este modo, un índice entre 1 y 5 protege durante 45 minutos, uno de 30 llega hasta una hora y media, y uno de 50 entre 3 y 4 horas.

Noticias relacionadas

Por otra parte, ha aconsejado seguir una dieta sana y beber al menos 1,5 litros de agua diarios para mantener la piel hidratada por dentro. Además, la ingesta de vitaminas ayudará a reducir el crecimiento de los dañinos radicales libres. De esta forma la vitamina A, se encuentra en la mantequilla, la yema de huevo y el queso, y la vitamina E está presente en aceites vegetales, nueces y almendras entre otros. Por su parte, la vitamina C se puede encontrar en frutas y verduras de colores rojos y verdes y en los cítricos. Un beneficio destacable de esta es que además tiene un alto nivel de carotenoides, que estimulan la melanina para mantener un bronceado más bonito y duradero.

Por último, el doctor ha destacado que en verano el acné se reduce por la sequedad de la piel. En este sentido, ha concluido que la aplicación de aceites vegetales aporta numerosas vitaminas a la piel lo que ayuda a la hidratación, a reequilibrar el pH y controlar la producción de sebo. Asimismo, ha apuntado que se deben evitar los tratamientos con radiofrecuencia en verano, ya que pueden dejar manchas.