Camino a la inmunización

Vacunarse en China, una cuestión de huevos

El Gobierno de Xi Jinping incentiva la vacunación con comida gratuita y campañas que señalan a los reacios

Carteles animando a la población china a avacunarse contra el covid-19

Carteles animando a la población china a avacunarse contra el covid-19 / Adrián Foncillas

Se lee en minutos

“Nuestra vacuna se utiliza en medio mundo sin problemas. ¿Por qué tendría que rechazarla?”, inquiere Liu. Mantiene su defensa del producto local dos meses después de citarse con la aguja pero lamenta aquella urgencia mientras señala a las vecinas jubiladas. “Ahora regalan 30 huevos con el primer pinchazo y otros 30 con el segundo”, explica. 

La ambiciosa campaña de vacunación china cuenta con una parte de la población entusiasmada y con variados estímulos para la otra. Varias heladerías de la ciudad ofrecen un dos por uno a los inmunizados. Aquellas cinco docenas de huevos para los mayores de 60 años que reparte Dongcheng, un distrito céntrico de Pekín, palidecen ante los 200 millones de yuanes (más de 25 millones de euros) en descuentos en supermercados que ha otorgado Daxing. En ese anodino suburbio meridional que fuera premiado con el nuevo aeropuerto internacional ya se roza el 80 % de vacunados.  

Rótulo que indica el porcentaje de vacunados en un domicilio de Pekín.

/ Adrián Foncillas

Soldados y gremios

China fue la primera en sufrir la pandemia y también en vacunar a su población. Empezó en junio con soldados y los gremios más expuestos pero el control del coronavirus en sus fronteras ralentizó la campaña y volcó los esfuerzos en la exportación. Hasta las vacaciones de Año Nuevo solo habían sido vacunados 50 millones de chinos, una ridiculez en un país de 1.400 millones de habitantes. Su porcentaje de inmunizados apenas alcanza actualmente el 10 % frente al 50 % de Estados Unidos o el 56 % del Reino Unido. Zhong Nanshan, el epidemiólogo en jefe, alertó meses atrás de que la inmunidad de rebaño era utópica con ese ritmo.

La economía china ha sido la única de las grandes que creció el pasado año pero aún echa de menos al turismo internacional y ya asoman los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín. Así que China pisó el acelerador: a finales de junio estaría vacunada el 40 % de la población. Son 560 millones de personas en semanas, un reto logístico enorme incluso para China.  

Ocurre también que el éxito de la lucha contra el coronavirus del Gobierno se ha vuelto en su contra. China disfruta de la vieja normalidad desde hace más de un año, apenas perturbada por rebrotes esporádicos y rápidamente apagados. La pandemia ha dejado de ser un tema de conversación cotidiano y la quincena de casos detectados la semana pasada en la provincia de Yunnan, fronteriza con Birmania y Laos, se antojan muy lejanos desde Pekín. Y ahí asoma el pragmatismo: ¿Para qué la vacuna? 

Dudas entre los ciudadanos

“Los funcionarios han venido varias veces a mi casa para convencerme de que me vacune pero no veo ninguna utilidad y tampoco sabemos qué efectos tendrán en el futuro”, razona Sun, propietario de una coctelería en Dongcheng. Su camarero sí pasó por el trance porque este año estudiará en el Reino Unido. “Al día siguiente sentí fiebre. Me asusté mucho aunque se fue rápidamente”, explica. 

Unas horas de fiebre y una semana de abstinencia alcohólica a cambio de inmunidad son una factura razonable en cualquier país devastado por la pandemia pero muchos la juzgan prescindible en China. El riesgo es tan insignificante como los beneficios. La vacuna no facilita el turismo porque no libera la de la cuarentena en el país de destino ni en el regreso. Y el brioso saneamiento del sector farmacéutico no ha borrado aún el poso de aprensión que dejaron sus antiguos escándalos.  

Noticias relacionadas

 China intenta vencer el pasotismo con tácticas dispares. La que apela al bien común funciona en una sociedad confuciana. En las calles pequinesas abundan las pancartas recordando que tu vacuna también inmuniza al país. La que señala a los reacios ha engrasado la vacunación en Qianmen. Las pegatinas en las puertas de sus 'hutongs' o barrios viejos revelan el porcentaje de vecinos vacunados: por debajo del 40, roja; entre el 40 y el 80, amarilla; y por encima del 80, verde. Un sello señala los comercios y restaurantes que cuentan con todos sus dependientes vacunados para atraer a los clientes. Es paradójica esa fiscalización estricta en el céntrico distrito pequinés, al sur de Tiananmén, que antes del maoísmo juntaba fumadores de opio, burdeles, artistas y otras gentes sospechosas.   

Las unidades locales presionan a los vecinos, las empresas estatales a sus empleados… todos ansían cuanto antes el 100 % de inmunizados. La persuasión ha disparado las vacunaciones. En la última semana de marzo se inocularon 40 millones de dosis, casi tantas como en los tres meses anteriores. El ritmo alcanza los cinco millones de inyecciones diarias pero será necesario doblarlo para cumplir la meta de junio.