La tercera ola coge velocidad

España supera los dos millones de contagios, disparados por la Navidad

  • La incidencia sube un 20% en solo tres días y se encarama a los 321 casos cuando se cumplen tres semanas del inicio de las celebraciones

  • Mientras se producían los reencuentros de familiares y allegados, una persona moría de covid cada diez minutos

 Un sanitario realizando un test rápido de antigénicos en el CAP de Manso de Barcelona.

Un sanitario realizando un test rápido de antigénicos en el CAP de Manso de Barcelona. / Enric Fontcuberta

Se lee en minutos

España ha superado ya los dos millones de contagios por coronavirus en pleno auge de una tercera ola alimentada por la relajación navideña de las restricciones. Este jueves, recién acabadas las festividades y los reencuentros de allegados y familiares, la incidencia de casos se ha encaramado a los 321 por 100.000 habitantes, un 20% más que el pasado lunes y los contagios de las dos últimas jornadas han sumado más de 42.000, niveles que no se registraban desde el pico de la segunda ola, según los datos del Ministerio de Sanidad.

El panorama pinta mal. Muy mal. Sobre todo porque las cifras de esta semana son solo el aperitivo de grueso de los contagios navideños. Esta semana ha aflorado una parte de las infecciones contraídas alrededor de la Nochebuena, pero lo casos generados entre Nochevieja y Reyes aún está por llegar a los registros oficiales.

Conocedor de los datos aproximados, Salvador Illa ha calificado por la mañana la situación de “muy preocupante”. Unas horas después, Maria José Sierra, la número dos del Centro de Control de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), que ha comparecido en lugar de su jefe, Fernando Simón, ha admitido que el efecto de la Navidad se acabará de ver exactamente en los próximos días porque también habrá notificaciones de casos que se han retrasado. Lo que espera es que la curva siga hacia arriba.

Madrid, como hace tres meses

“La situación es diversa según las autonomías, pero en casi todas, los contagios suben, en mayor o menor medida”, ha reconocido. Cuatro comunidades superan los 400 casos por 100.000 habitantes: Extremadura (716), Baleares (529), Madrid (452) y Catalunya (411). En el caso de Madrid hay que remontarse al 15 de octubre, hace casi tres meses para encontrar cifras tan negativas. Otras cuatro autonomías están por encima de los 300 y  sólo Canarias y Asturias se sitúan en en cifras asumibles.

Sierra ha admitido también que la situación de los hospitales vuelve a cotas peligrosas, con 14.543  ingresados (12% de ocupación),  2.307 de los cuáles están en las ucis (24%).

Restricciones limitadas

Frente a la sugerencias de muchos expertos y de algunas comunidades de que sería necesario un confinamiento domiciliario duro y breve para cortar el ascenso de la segunda ola, el Gobierno se mantiene en su tesis de que será suficiente con las restricciones que ya están adoptando las comunidades autónomas, las mismas con las que “doblegamos la segunda curva”, en palabras del ministro Illa.

Como hizo con ese segundo embate del virus, Sanidad aboga por “ver antes los resultados de la medidas que están tomando las comunidades”, para lo que hay que dejar pasar dos o tres semanas. Aunque la premisa de que entonces se doblegó la curva no se compadece con los datos. Al menos no del todo. No logró bajar la incidencia de los 200 casos y desde este suelo tan elevado se está edificando la tercera.

Uno de los expertos que pregona la necesidad de confinamientos estrictos, aunque sea en las comunidades más afectadas, José Martínez Olmos, confesaba este jueves que la fase de la pandemia en la que entramos es la que “más preocupación” le provoca. “Esta ola va a generar una enorme presión asistencial, que ya es alta y la prioridad ahora debería ser la aplicación de la vacuna. Los servicios sanitarios deberían poder hacerlo sin esa presión. Debía y podía haberse evitado. Habrá enfermedad y muertes evitables y un plan de vacunas más difícil de aplicar”, lamenta el exsecretario general de Sanidad con Zapatero.

Un millón, desde el 21 de octubre

De los 2.024.904 contagios que suma el total de la pandemia, más de la mitad se han producido a partir del 21 de octubre, el día en que se alcanzó el millón. Es verdad que la capacidad de detección de casos se ha multiplicado aproximadamente por seis desde los peores momentos de marzo y abril pero también es cierto que las notas diarias de Sanidad no han arrojado un sola jornada menos de 7.900 infecciones.

Una prueba de que la segunda ola nunca se acabó de dominar son precisamente las cifras de muertes. Mientras las familias y los allegados se han reunido al entorno de las mesas familiares, entre el 22 de diciembre y el 7 de enero, Sanidad ha notificado 2.415 falllecimientos. Casi 2.500 familias, 150 al día, una cada 10 minutos, han pasado la Navidad llorando a los suyos mientras el resto daban rienda suelta a una movilidad que este enero convertirá en pequeñas estas cifras.

Te puede interesar

Las muertes navideñas son el desenlace de los contagios de la segunda ola, dado que entre el momento de contagio y el final más trágico pasa una media de cuatro semanas. Son decesos que se hubieran seguido produciendo si la incidencia se  hubiera estancado en los citados 200 casos.

Al superar el umbral de los dos millones de contagios, España ingresa en club europeo en que ya estaban Rusia (3,3), Reino Unido (2,8), Francia (2,7) Italia  y al que próximamente ingresará Alemania (1,8).Todos ellos países más poblados que el nuestro. En el resto del mundo sólo los Estados Unidos (20,9), La India (10,7) y Brasil (7,3), han superado esa cota, aunque la escaso capacidad de detección de otros países menos desarrollados puede infravalorar sus cifras haciendo imposible la comparación.