CRISIS SANITARIA

La sanidad pública de España, al límite tras años de recortes

La actual pandemia de coronavirus pone en evidencia la insuficiencia de recursos y la escasez de personal

España solo invierte en ella el 5,9% de su PIB y Catalunya, el 3,9%; la media europea es del 7,5%

Llegada de los primero enfermos con coronavirus al Gran Hotel Colón de Madrid.

Llegada de los primero enfermos con coronavirus al Gran Hotel Colón de Madrid. / DAVID CASTRO

Se lee en minutos

La sanidad pública española lleva años funcionando al 100%. Desde el 2010, tanto los gobiernos de España como los de sus diferentes autonomías (la sanidad es una competencia transferida) aprobaron una serie de recortes sanitarios que debilitaron el sistema y que lo dejaron desnudo a la hora de afrontar, entre otras cosas, esta excepcional crisis sanitaria causada por la pandemia de coronavirus. 

Para este 2020, España había presupuestado para el gasto sanitario público un 5,9% de su PIB, si bien las cuentas ahora se pospondrán al 2021 por esta crisis. Este porcentaje era del 6,77% en el 2009. Catalunya, una de las comunidades que más recortó en los últimos años, dedica tan solo el 3,9% de su PIB a la sanidad pública. La media europea es del 7,5%.

"Tras el varapalo que sufrió la sanidad pública española en torno al 2012, una situación como esta la pone a prueba, más allá del límite", denuncia Eva Aguilera, portavoz de Médicos del Mundo, quien señala que este descenso en el gasto sanitario público ha ido, en paralelo, al aumento del gasto privado. "Los recortes también trajeron consigo el copago para muchos medicamentos: las familias hemos tenido que aportar más al sostenimiento del sistema", añade. Aguilera opina que, "si se hubiera fortalecido el sistema", ahora España estaría en "mejores condiciones" de hacer frente a esta crisis de la que, no obstante, no existían referentes.

"Insuficiencia de recursos"

"El sistema sanitario siempre ha tenido insuficiencia de recursos y, en Catalunya, más", asegura el presidente del Col·legi Oficial de Metges de Barcelona (COMB), Jaume Padrós. Padrós pidió recientemente a los gobiernos de España y Catalunya una "inyección" de dinero para hacer frente a la pandemia. Este médico cita el libro 'La malaltia de la sanitat catalana' de Guillem López-Casasnovas, que sostiene que la sanidad catalana necesita 5.000 millones más.

Según el sindicato Metges de Catalunya (MC), Catalunya perdió, en los últimos años, unos 900 médicos de atención primaria (aunque a raíz de la huelga del 2018 se recuperaron en torno a 250) y mil camas de agudos.

Aunque Padrós llama a "no politizar" la actual pandemia, sí cree que esta crisis sanitaria "empeorará más las cosas". "Esta pandemia pone en evidencia que el sistema sanitario está al límite. Esperemos que aguante. Si es así, será por el esfuerzo de los profesionales, no por los recursos de los gobiernos", dice.

"En Madrid se construyeron siete hospitales de concesión privada, pero en total disminuyó el número de camas"

Miguel Ángel Sánchez Chillón

Presidente del Colegio de Médicos de Madrid

Esta situación la viven también otras comunidades autónomas. "En la Comunidad de Madrid se hicieron recortes y reformas sin ningún tipo de planificación. Se construyeron siete hospitales de concesión privada, pero en total disminuyó el número de camas [se cerraron en los públicos]", denuncia Miguel Ángel Sánchez Chillón, presidente del Ilustre Colegio de Médicos de Madrid (Icomem). "Hubo recortes en personal y en la renovación de material. Ahora se nos ven más las costuras".

Sánchez cree que los recortes ya se notan en la gestión de la actual crisis. "Con una sanidad mejor preparada, lo hubiéramos pasado igualmente mal. Aunque quizás no tanto: ahora estamos buscando camas extrahospitalarias". Para él lo más significativo es que, mientras la sanidad pública ha ido mermándose, la privada y sus pólizas han ido creciendo. "Ahora estamos viendo que un buen sistema sanitario público es uno de los pilares del Estado de Bienestar. Hay que cuidarlo mucho. Esto exige una un cuidado de sus profesionales", añade.

Contratos temporales

En su informe 'State of Health in the UE. España. Perfil sanitario nacional 2019', la Comisión Europea (CE) destaca que "una importante parte" de los profesionales sanitarios tienen "contratos temporales", lo que "aumenta la tasa de rotación del personal". La Comisión incide especialmente en que el porcentaje de enfermeras por ratio poblacional está "muy por debajo" de la media de la Unión Europea (UE): 5,7 por cada mil habitantes frente al 8,5 europeo. "Hay una inquietud creciente sobre la escasez de enfermeras y médicos, en particular de médicos de familia, ya que muchos se aproximan a la edad de jubilación", recoge el informe. En Catalunya faltan unas 17.000 enfermeras, según el Consejo General de Enfermería.

Gran parte de los sanitarios tienen "contratos temporales", lo que aumenta la "rotación del personal"

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública denuncia "la escasa consideración de las administraciones públicas hacia la atención primaria", la puerta de entrada del sistema. En su informe 'Repercusiones de la crisis sobre la atención primaria. Evolución en las CCAA', publicado hace un año, destaca que, en el 2016, el promedio de inversión en la primaria descendió un 1,21% en toda España.

Te puede interesar

Catalunya es la séptima comunidad que menos invierte en atención primaria (en el 2010 le dedicaba un 14,78% del gasto sanitario público total; en el 2016, un 13,38%). Por delante de ella están Madrid (11,64% en el 2016), Aragón (11,66%), Baleares (12,18%), Galicia (12,57%), Asturias (12,78%) y la Comunidad Valenciana (13,15%). La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que el presupuesto mínimo para la primaria sea de un 20%.

CINCO CLAVES  

España destina un 5,9% de su PIB al gasto sanitario público y Catalunya, un 3,9%. La media europea es del 7,5%. Mientras tanto, aparecen nuevas necesidades de atención primaria y aumentan los cuidados a largo plazo por el envejecimiento.