Ir a contenido

ANÉCDOTAS HOSPITALARIAS

'Enfermera Saturada', la cara B de la sanidad española

Héctor Castiñeira lanza su sexto libro, 'El silencio de los goteros' , donde explica en clave de humor sus aventuras como enfermero de hospital

Gisela Macedo

Héctor Castiñeira (’Enfermera Saturada’) acaba de publicar su sexto libro ’El silencio de los goteros’

Héctor Castiñeira (’Enfermera Saturada’) acaba de publicar su sexto libro ’El silencio de los goteros’ / LAURA GUERRERO

Pacientes tatuados con miedo a las agujas, hospitales que se convierten en mercadillos, enfermeras que no anulan las cenas de quienes ya han sido dado de alta porque hay croquetas. El enfermero Héctor Castiñeira recoge estas y muchas otras anécdotas a través de su álter ego, 'Enfermera Saturada', a quien en el año 2012 creó una cuenta de Twitter que hoy acumula casi 100.000 seguidores. Allí cuenta las aventuras del día a día de un hospital, donde al parecer se recogen muchas muestras, pero “pocas de cariño”. Sus peripecias han hecho posible dar a luz a seis libros. El último, titulado ‘El silencio de los goteros’, acaba de ser publicado.

'Enfermera Saturada' fue una cuenta anónima durante sus primeros tres años de vida. Ni siquiera las compañeras de trabajo de Castiñeira sabían que era él quien se escondía detrás de aquel personaje. Su identidad fue revelada en el 2015, en una firma del primer libro titulado 'La vida es suero'; una obra que autopublicó porque ninguna editorial quiso comprar su idea. Hoy, la saga de 'Satu' acumula 240.000 ejemplares vendidos. 

Humor para vencer el dolor

Castiñeira utiliza el humor para contar sus aventuras hospitalarias, un arma que comenzó a poner en práctica cuando aún estudiaba la carrera de emfermería. “El primer año de prácticas en el hospital no lo pasé bien. Tenía 19 años y la primera semana vi morir a más gente que en toda mi vida. En la universidad no te enseñan a enfrentarte al drama humano, y finalmente empecé a utilizar el humor como escudo para no llevarme el dolor a casa" explica. 

"Empecé a utilizar el humor como escudo para no llevarme el dolor a casa"

Héctor Castiñeira

Autor de 'El silencio de los goteros'

Su ingenio también le ha permitido acercarse a un público que nada tiene que ver con los hospitales, atraído por la curiosidad de descubrir la cara B de la sanidad, de modo que Castiñeira decidió cambiar un poco el tono de sus redes sociales. "Cuando me di cuenta, decidí aprovechar para hacer educación para la salud, tratar de desmontar mitos y llevar a cabo una tarea más divulgativa". De esta forma ha acabado siendo embajador de ‘Salud sin Bulos’ y colaborando con varios medios de comunicación.

Una oferta de trabajo que supera la ficción

En esta ocasión, 'El silencio de los goteros' relata un misterio que su protagonista, Saturnina Gallardo, debe resolver: Una oferta de empleo de una clínica que pedía una enfermera zurda. 'True story', como diría Barney Stinson. Y es que se trata una oferta real que enviaron al propio Héctor Castiñeira. ¿Para qué querían a una enfermera zurda? La respuesta, en el libro. A su vez, la incógnita sirve como línea argumental para explicar otras anécdotas que dan visibilidad a los problemas de la profesión. “Con el humor se pueden denunciar cosas muy serias”, sostiene el autor.

Así, esta obra aprovecha para hablar de los contratos temporales, de días o semanas de duración, que se utilizan en la sanidad pública española. “Yo mismo he firmado más de 500 contratos en 15 años”, asegura Castiñeira. Otra situación que le preocupa es el ratio enfermera-paciente de nuestro país, uno de los más bajos de Europa. “En España hay solo cinco enfermeras por cada 1.000 habitantes, mientras que en los países nórdicos hay 16. Esto provoca que tengamos una gran carga de trabajo y no lleguemos a todo", lamenta. 

"He firmado más de 500 contratos en 15 años en la sanidad pública"

Héctor Castiñeira

Autor de 'El silencio de los goteros'

Machismo en un oficio dominado por mujeres

Las publicaciones de Enfermera Saturada denotan un cierto carácter feminista, que el autor reconoce como fruto de su permanente convivencia con el sexo femenino: “De las 300.000 enfermeras que hay en España, el 90% son mujeres. Trabajando con ellas ves los techos de cristal desde dentro y también problemas con el trato de los pacientes. A menudo me hacen más caso a mí por ser hombre que a mis compañeras, cuando a lo mejor ellas llevan 10 años en la planta y yo solo una semana de sustitución”. 

Después de seis libros en seis años, algunos creerán imposible escribir un séptimo volumen que narre nuevas historias. No obstante, Castiñeira no descarta una nueva publicación: "Siempre llevo una libretita en el pijama del hospital donde anoto todo lo que me pasa y lo que me cuentan mis compañeras. Acabo de meter otra nueva en el bolsillo y poco a poco irá creciendo, así que quién sabe".