Ir a contenido

CIRUGÍA DE ALTA COMPLEJIDAD

Bellvitge implanta su primer corazón artificial total, el segundo de España con éxito

El dispositivo, que incluye dos ventrículos artificiales, está conectado con dos tubos a una consola externa

La máquina permite "ganar tiempo" para que el paciente pueda finalmente ser trasplantado

Beatriz Pérez

El Hospital de Bellvitge implanta su primer corazón totalmente artificial. / FOTO Y VÍDEO: HOSPITAL DE BELLVITGE

El Hospital Universitari de Bellvitge (Barcelona), el más activo de España en implantación de corazones artificiales, ha insertado el primer corazón artificial total, esto es, que incluye los dos ventrículos (izquierdo y derecho). Se trata de una intervención muy excepcional en España, donde hasta el momento tan solo se había colocado un dispositivo de las mismas características con éxito (fue en Navarra en el 2016). Esta segunda intervención se produjo el pasado 27 de mayo.

El paciente al que le ha sido implantado el corazón artificial tiene 30 años y sufría un fallo de los dos ventrículos de este órgano, además de hipertensión pulmonar. Esto le impedía recibir un trasplante de corazón o una asistencia ventricular mecánica (que consiste en un corazón artificial que solo sustituye la función de uno de los dos ventrículos).

Implantación de un corazón artificial total en Bellvitge. / HOSPITAL DE BELLVITGE

Ante esta situación y atendiendo a la extrema gravedad de su estado (que hacía imposible un trasplante de corazón inmediato), se decidió llevar a cabo la implantación, de carácter temporal, de un corazón artificial total (modelo SynCardia). Se trata de un paciente "candidato" al trasplante cardiaco y por este motivo se le ha implantado este dispositivo.

"[El enfermo] tenía una miocardiopatía de larga evolución, necesitábamos suplir la función de los dos ventrículos: el izquierdo y el derecho", ha explicado este martes en una rueda de prensa el doctor José González Costello, del Servicio de Cardiología de Bellvitge. Actualmente el paciente se encuentra en estado estable, en la uci del hospital y realizando ejercicios de fisioterapia y rehabilitación con el corazón artificial. 

Una consola externa

"Este es un dispositivo mecánico y neumático que sirve durante un periodo de tiempo para recuperar al enfermo, ganar tiempo y que este pueda llegar al trasplante de corazón", ha dicho por su parte el cirujano Daniel Ortiz. "Este tipo de casos son el peor de los escenarios, el pronóstico es muy malo y por eso nos vemos obligados a hacer este tipo de terapia, que es un puente al trasplante. No hay otra alternativa. En otras circunstancias, estos pacientes fallecerían", ha añadido.

En una intervención quirúrgica de alta complejidad, los cirujanos retiraron los dos ventrículos del corazón del paciente, dejando intactas las aurículas, la aorta y la arteria pulmonar. En su lugar implantaron las conexiones para el corazón artificial y colocaron a continuación el nuevo dispositivo, que incluye dos ventrículos artificiales que sustituyen a los extirpados. El corazón artificial implantado se conecta mediante dos tubos a una consola portátil externa. Los impulsos que se generan en esta consola se transmiten por un sistema de aire y vacío a los ventrículos artificiales que activan el mecanismo de bombeo de sangre.

La consola portátil externa que bombea aire y vacío a los ventrículos artificiales. / HOSPITAL DE BELLVITGE

El dispositivo, en definitiva, suple la función de los dos ventrículos y lucha contra la hipertensión pulmonar. El objetivo del equipo médico es que el corazón artificial ayude a normalizar la tensión arterial pulmonar del paciente ahora intervenido, de manera que, en unos meses, pueda estar en condiciones de recibir un trasplante de corazón.

Pocos casos

En palabras de González Costello, "afortunadamente" el porcentaje de pacientes en esta situación es "realmente bajo". "Normalmente podemos dar solo apoyo a un ventrículo porque el otro está bien. También depende del tipo de patología que tiene el paciente. Pero, por fortuna, [el corazón artificial total] es un tipo de dispositivo que tenemos que utilizar muy pocas veces", ha asegurado.

El Hospital de Bellvitge realizó en el 2018 un total de 25 trasplantes de corazón. El objetivo es, según los médicos, "llegar al trasplante" con la ayuda de dispositivos de corta duración. La espera suele ser de una o dos semanas normalmente, aunque en el paciente trasplantado con un corazón artificial total deberá esperar meses.

El 70% de estos pacientes siguen vivos al cabo de un año; sin esta terapia el 100% hubieran muerto

"En el mundo hay alrededor de un millar de pacientes que han tenido una intervención de este tipo. A nivel mundial, casi el 70% de ellos están vivos al cabo de un año o con el dispositivo en funcionamiento aún. Es una clara mejoría frente al 100% de posibilidades de muerte que tenían antes de la intervención", ha apuntado Albert Miralles, jefe del Servicio de Cirugía Cardíaca de Bellvitge. 

Experiencia de Bellvitge

Este tipo de intervenciones no son muy habituales en España, donde el sistema de trasplantes es público y los pacientes no deben esperar mucho para un trasplante de corazón. Sin embargo, en otros países como Estados Unidos es más frecuente.

En Bellvitge esta cirugía ha sido posible gracias a la gran experiencia en asistencia circulatoria mecánica (corazones artificiales) de los cirujanos cardiacos, cardiólogos y todo el equipo de profesionales de insuficiencia cardíaca avanzada y trasplante del Área de Enfermedades de Corazón de Bellvitge, que se ha complementado con una formación técnica específica para la implantación de este tipo de dispositivo.

Bellvitge fue el primer hospital español en colocar un corazón artificial a una paciente que no podía ser trasplantada

El Hospital de Bellvitge fue en el 2007 el primero de España en colocar un corazón artificial a una paciente para la cual estaba contraindicado el trasplante. Desde entonces, ha implantado un total de 24 asistencias ventriculares mecánicas, el número más alto de España para un solo centro.

En 10 de estos casos, el paciente ha recibido posteriormente un trasplante de corazón con éxito y, en los otros 10, el paciente hace vida en su domicilio con el dispositivo implantado a la espera de poder recibir el trasplante. En otros dos casos, la implantación de la asistencia ventricular se ha planteado como definitiva.