Ir a contenido

ENTREVISTA

Carmine Pariante: "La depresión gestacional afecta a la salud mental del niño"

Este psiquiatra del King's College London ha investigado sobre el papel que juega el estrés en el sistema inmunológico

Beatriz Pérez

El psiquiatra del King’s College London Carmine Pariante.

El psiquiatra del King’s College London Carmine Pariante. / ÁLVARO MONGE

Es uno de los psiquiatras más destacados internacionalmente. Dirige el Grupo de Investigación en Estrés, Psiquiatría, Inmunología y Psiquiatría Perinatal la universidad pública King’s College London. Carmine Pariante (Nápoles, 1966) conoce bien el papel que juega el estrés en los trastornos mentales y cómo este influye en el sistema inmunológico. A lo largo de los años, sus investigaciones se han centrado en la depresión y la fatiga, especialmente durante el período perinatal. Pariante ha visitado Barcelona recientemente para participar en el 26 Symposium Internacional sobre Actualizaciones y Controversias en Psiquiatría.

¿Cómo se relacionan la salud mental y el sistema inmunitario?
Esta es probablemente una de las novedades más interesantes en la psiquiatría hasta el momento: nuestro sistema inmunitario, que nos protege frente a las infecciones, juega un importante rol a la hora de responder al estrés. Cuando hay un desorden mental, el estrés altera y cambia el sistema inmunitario y este, a su vez, altera el cerebro al inducirle algunos síntomas depresivos y psicóticos. Saber esto ofrece la posibilidad de desarrollar nuevas medicaciones.

¿Cuáles?
En psiquiatría hemos tenido, básicamente, la misma medicación durante los últimos 40 años. Ha cambiado muy poco. Pero ahora, sabiendo que la depresión puede hiperactivar el sistema inmunitario, sabemos que el paciente puede tomar antiinflamatorios -fármacos que modulan la respuesta inmunitaria- para tratar esa depresión o también, por ejemplo, una psicosis. No todos los pacientes podrían tomarlos, sino solo aquellos que no responden a la medicación clásica.

¿Los problemas mentales pueden generar cáncer?
No hay ninguna evidencia al respecto, se ha estudiado pero no se ha encontrado nada. En Reino Unido también existe este gran debate acerca de las pseudociencias. Pero sí sabemos, sin embargo, que las personas con problemas mentales tienen más problemas coronarios,  infecciones,  diabetes, hipertensión. Las anormalidades metabólicas y cardiovasculares son más frecuentes en pacientes con depresión y esquizofrenia. Tenemos que entender que la salud mental influye en nuestra salud en general: cuando una persona está bien, lo está con su cuerpo y mente. En  conjunto.

¿Cómo afecta la depresión al embarazo?
Hasta hace pocos años, si hablabas de problemas mentales en el período perinatal, todo el mundo se refería a la depresión posparto. Y, sin embargo, la depresión durante el embarazo es más frecuente. Muchas de las mujeres que tienen depresión posparto, ya tenían depresión durante el embarazo, pero nunca solicitaron tratamiento, nadie reconoció su dolencia y cuando el bebé nace, están tan enfermas, que necesitan un psiquiatra.

"No hay ninguna evidencia de que los trastornos mentales causen cáncer"

¿La depresión de la embarazada afecta al bebé?
Sí, porque hay una comunicación biológica entre la madre y el bebé; ambos intercambian hormonas, sangre… La depresión en el embarazo tiene consecuencias más largas y duraderas en el bebé, en términos de salud física y mental. Así, por ejemplo, el bebé nacido de una madre que tuvo depresión durante el embarazo tiende a ser más irritable, más difícil, está expuesto a más estrés y, cuando es adolescente, tiene más posibilidades de sufrir depresión y problemas de salud mental. La depresión posparto por supuesto es dura, la madre sufre y el bebé probablemente también, pero no hay un claro efecto a largo plazo, como sí hay con la depresión prenatal.

Usted también ha investigado acerca del maltrato infantil.
Sabemos, por muchos estudios, que sufrir maltratos y/o abusos infantiles incrementa, entre dos y tres veces, el riesgo de sufrir enfermedades mentales en la adultez. Cuanto más prolongados y más intensos hayan sido, más consecuencias habrá. Yo he estado investigando la parte biológica de todo esto, por qué el cerebro se vuelve más susceptible, y una de las cosas que encontramos es que, si sufres maltrato infantil, el sistema inmunitario se activa. Es una reacción al estrés, como si estuvieras en la jungla con un león acechándote. Nuestro cuerpo responde al estrés activando el sistema inmunitario porque piensa que está en peligro, que viene una infección. Si esto te ocurre cuando eres un niño, el nivel de activación del sistema inmunitario cambia permanentemente.

¿Por qué?
Porque el estrés se supone que tiene que ser corto: tienes una lucha interna, tu sistema inmunitario se activa y te protege de infecciones. Y esto es bueno. El problema es que el estrés, a menudo, se mantiene. El sistema inmunitario está hecho para activarse en breves episodios de crisis y luego volver a la normalidad, pero si eres un niño y estás expuesto a abusos físicos y sexuales, o eres un adulto en paro o pobre -es decir, si vives situaciones crónicas de estrés-, el efecto en el sistema inmunitario es negativo. Y ello hace al cerebro más vulnerable.

¿Los niños maltratados tienen una mayor resistencia a los tratamientos psiquiátricos?
Son particularmente resistentes a los tratamientos farmacológicos, pero reaccionan mejor a la psicoterapia. No sabemos por qué aún. Creemos que el sistema inmunitario hace al cerebro menos sensible al tratamiento antidepresivo, probablemente incluso a los antisicóticos.

¿Es posible curar a adultos que tuvieron un trauma de niños?
Sí, por supuesto. Simplemente es más difícil. En estos casos tanto el tratamiento farmacológico como la psicoterapia son beneficiosos. La farmacología quizás no es suficiente, porque tienes que enseñarles de nuevo cómo interactuar con el mundo, cómo confiar en la gente. Y eso lleva tiempo, ya que estas personas también suelen tener problemas para confiar en el psicoterapeuta.

"Los trastornos alimentarios son maneras culturales de expresar el estrés"

¿Tienen los adolescentes más problemas psiquiátricos ahora?
Si miramos los datos, parece que sí. Los más comunes son la ansiedad, la depresión, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), los desórdenes alimentarios -anorexia, bulimia-, las autolesiones -sobre todo en las mujeres-. En parte, es algo cultural y étnico: en Inglaterra, los problemas alimentarios son muy frecuentes en la población blanca y muy infrecuentes en la negra o asiática. Son maneras culturales de expresar el estrés. También hay evidencias de que las redes sociales repercuten negativamente en la salud mental.

¿Cómo?
De varias maneras. La primera es que, independientemente de que seas un adulto o un niño, siempre te comparas con los demás en las redes sociales y siempre te parece que sus vidas son mejores. La gente se siente más infeliz después de estar dos horas en Facebook. También, porque las redes sociales crean amistades menos sólidas y la persona se siente más aislada.

¿Cómo podría la escuela ayudar a los niños con problemas mentales?
Las escuelas deben estar formadas para detectar los desórdenes mentales, ya que son el espacio donde los niños pasan la mayor parte del tiempo. Hay cosas que ocurren fuera del colegio, como el 'bullying' o el consumo de drogas, que también deberían ser responsabilidad de la escuela. Pero tenemos que entender que los problemas de salud mental son responsabilidad de todo el mundo. Es decir, si el gobierno de turno recorta los fondos en educación, las escuelas no pueden hacer estas cosas. Y no es culpa de ella, sino del gobierno.

¿Cuál es la enfermedad mental más común en adultos?
Probablemente la ansiedad y la depresión. En muchos casos, ya las tenían cuando eran adolescentes. No todo el mundo se repone a ellas.

¿Nuestra sociedad contribuye a que seamos más ansiosos?
Es difícil de responder porque, si lo piensas, en el caso de los europeos, esta es la sociedad más segura que hemos tenido jamás. Sin guerras durante dos generaciones, con seguridad en las calles, comida, medicinas… Se supone que todos deberíamos ser felices, por lo que es difícil entender por qué hay este nivel de ansiedad o infelicidad. Quizás las mejoras en los aspectos prácticos de nuestras vidas han sido a costa de perder parte de la espiritualidad. Yo no soy religioso, pero sí sé que las religiones protegen la salud mental.

Explíquese.
Las personas religiosas tienen menos problemas de salud mental. Cualquier religión te permite interpretar las cosas que pasan en la vida de la manera que tengan más sentido; incluso si algo malo ocurre, la religión le confiere un significado. Es una herramienta protectora. Sí, creo que estamos perdiendo la espiritualidad -que no es lo mismo que religión-, las conexiones familiares, las redes con los demás. 

Temas: +Salud