Ir a contenido

Abierta una investigación

Un bebé muere en Vigo tras optar sus padres por un parto casero sin asistencia

La pareja había sido advertida de los riesgos dada la posición en la que se encontraba el feto

Los médicos alertan de que dar a luz en casa entraña más riesgos que en el hospital

Beatriz Pérez

El Hospital Álvaro de Cunqueiro.

El Hospital Álvaro de Cunqueiro.

Un bebé falleció en Vigo el pasado lunes sin recibir asistencia sanitaria después de que su madre intentara dar a luz en su propio domicilio. El Juzgado número 5 de Vigo investiga la muerte.

Según explica 'La Voz de Galicia' (diario que dio a conocer la noticia este miércoles), citando a fuentes sanitarias, la pareja había contactado con varias comadronas para que asistiesen el parto en casa y les habían advertido de que el niño estaba de nalgas (en posición podálica) y era necesario ir al hospital, pero aun así optaron por quedarse en casa. Este era el segundo hijo de la pareja, que ya había tenido el primero en casa. 

Al complicarse el parto, la familia solicitó asistencia médica a través del 061, que movilizó una ambulancia asistencial y otra medicalizada y se decidió el traslado de la madre y el niño al Hospital Álvaro Cunqueiro. Los trabajadores del 061 no encontraron a ningún profesional sanitario en el domicilio.

La madre había desistido de los controles habituales de seguimiento del embarazo

De acuerdo con fuentes consultadas por prensa local, la investigación judicial se inició después de que la madre acudiese a los juzgados de guardia para pedir permiso para enterrar al bebé fallecido. Fue entonces, después de preguntarle las causas de la muerte, cuando la mujer explicó las circunstancias en las que había tenido el bebé.

Según se ha trasladado en el parte oficial al juzgado, la madre había desistido de los controles habituales de seguimiento del embarazo. Al principio sí que los había seguido, pero al menos en el último mes de la gestación, que siempre es delicado, la mujer no había acudido a la consulta de obstetricia, explica también 'La Voz de Galicia'.

La seguridad del hospital

El jefe del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital del Mar de Barcelona, Antoni Payà, no es partidario de los partos domiciliarios, que considera "un paso atrás". Según él, la Medicina han conseguido reducir la morbimortalidad perinatal por debajo de la biológica y, por eso, "resulta poco justificable correr riesgos innecesarios" tanto para la madre como para el bebé. "El parto no deja de ser una situación de riesgo. Es verdad que hay algunos de bajo riesgo, pero un parto es siempre algo evolutivo y se puede desviar de la normalidad", explica Payà a EL PERIÓDICO. El ginecólogo añade que todas estas cosas "se pueden controlar en un hospital, pero no en un domicilio".

"Resulta poco justificable correr riesgos innecesarios tanto para la madre como para el bebé"

Antoni Payà

Jefe de Ginecología del Hospital del Mar

Sin querer entrar en más detalles, Payà asegura conocer más casos de muertes fetales "que no salen en la prensa" en otros hospitales. "No entiendo estas modas, es como lo de no vacunarse. Tenemos medios para salvar la vida de la madre y el niño", reivindica. Al respecto de la muerte fetal de Vigo, señala que la dificultad añadida de los partos podálicos. "Cuando el niño viene de culo, la mayoría de los partos acaban en cesáreas, porque está demostrado que en este tipo de partos hay más mortalidad". De ahí la importancia, para él, de estar en un hospital.

Payà también recuerda que hoy en día la medicina es "poco intervencionista" cuando una mujer da a luz y por eso en los hospitales hay muchos partos naturales, también conocidos como partos no medicalizados. "Una cosa es un parto natural y otra, un parto domiciliario. Yo estoy en contra de lo segundo, no de lo primero. Un parto natural implica que los médicos intervienen lo menos posible. Se hace sin anestesia. Algunas mujeres lo prefieren porque así sienten más". Pero, aunque sea un parto natural, las madres se encuentran en un hospital y disponen de los medios para ser atendidas si es necesario.

El médico también enumera los riesgos que cualquier parto comporta: problemas de contracciones, de rotación de la cabeza del niño, de pérdida de bienestar fetal. "Yo no sé si la gente que opta por los partos domiciliarios es consciente de ello", finaliza.

Unos 500 partos domiciliarios al año en Catalunya

En Catalunya se producen al año entre 400 y 500 partos domiciliarios. El jefe del Servicio de Medicina Maternofetal del Hospital Clínic de Barcelona, Francesc Figueres, explica a este diario que parir en casa es una "práctica segura" siempre y cuando se cumplan tres condiciones. Primera, el embarazo debe ser de bajo riesgo. Segunda, debe estar asistida por profesionales con experiencia, como comadronas. Tercera, debe estar previsto, por si fuera necesario, un traslado rápido al hospital.

Aun cumpliéndose estas condiciones, un parto domiciliario tiene dos o tres veces mayor riesgo de complicación para el neonato que un parto en el hospital. "Pero, pese a todo, las complicaciones son muy infrecuentes si se cumplen estos requisitos”, cuenta Figueres, que opina que el debate en torno a este tema está "desenfocado". "Debemos trabajar por que cada vez los hospitales sean más como una casa y no al revés", opina.