Ir a contenido

ESTUDIO EXPERIMENTAL EUROPEO

Vall d'Hebron realiza la primera radiofrecuencia de España en un cáncer de páncreas

El centro participa en un ensayo que podría abrir la puerta a tratar quirúrgicamente este tumor en un futuro

Los médicos han empleado esta técnica intraoperatoria en tres pacientes del centro

Beatriz Pérez

La doctora Elisabeth Pando (derecha) muestra la aguja que se utiliza para la radiofrecuencia intraoperatoria. A la izquierda, la paciente María José. Ambas aparecen en el vídeo comentando la intervención. / DANNY CAMINAL (VÍDEO: LAURA FÍGULS / ACN)

El Hospital Universitario Vall d'Hebron (Barcelona) ha realizado la primera radiofrecuencia en pacientes con cáncer de páncreas localmente avanzado en España. El centro está participando en un estudio multicéntrico europeo, que todavía está en fase 3, es decir, experimental. Este estudio prevé recopilar la información de 228 pacientes de toda Europa y, de momento, van por la mitad. Según el jefe clínico de Cirugía Pancreática, Joaquim Balsells, si los resultados se confirman, a partir del 2020 o 2021 esta técnica podría ser una "gran opción" para los enfermos de cáncer de páncreas que no pueden ser intervenidos quirúrgicamente.

Como ha explicado el jefe del Servicio de Cirugía Hepatobiliopancréatica y Trasplantes, Ramón Charco, "el 80% de los pacientes con cáncer de páncreas no pueden ser operados" y, por tanto, por el momento "son tratados con quimioterapia de manera paliativa". Actualmente, solo el 20% (uno de cada cinco) tumores de páncreas son operables. Charco ha llamado a la "cautela" y a esperar a que se confirmen, en los próximos tres años, los resultados. De momento, solo tres pacientes de Vall d'Hebron han participado en este estudio (financiado por la Fundación Bancaria La Caixa) y el equipo médico ha confirmado que, de estar cansados durante la quimioterapia a la que se sometieron antes de la operación, han pasado a sentirse con fuerzas tras la intervención quirúrgica.

Alternativa a la quimio

"La novedad de este estudio es que ofrece una alternativa a la quimioterapia: la radiofrecuencia intraoperatoria, que quema las células tumorales. Este ensayo clínico no podemos ofrecerlo a todos los enfermos, sino solo a aquellos que están estables tras meses de quimioterapia", ha dicho Elizabeth Pando, del Servicio de Cirugía Hepatobiliopancreática del Hospital Vall d'Hebron. La radiofrecuencia intraoperatoria nunca antes se había utilizado en cáncer de páncreas. "Y esto tampoco lo puede hacer cualquier radiólogo, solo se puede hacer en centros de tercer nivel como Vall d'Hebron", ha señalado por su parte Balsells.

Para llevar a cabo la radiofrecuencia intraoperatoria se utiliza una aguja que permite aplicar temperaturas de hasta 80 grados directamente en la zona tumoral. Las temperaturas elevadas abrasan el tumor y causan la muerte celular. Esta aguja se utiliza también en otros tipos de tumor. "Siempre se había considerado de alto riesgo utilizar la radiofrecuencia en el páncreas por su ubicación dentro del cuerpo y por estar rodeado de venas y arterias. Este estudio ha roto esta barrera y demostrado que se puede hacer con seguridad", ha contado Pando.

El cáncer de páncreas es de los más agresivos: es la tercera causa de muerte por cáncer y el año que viene "probablemente", según Pando, será la segunda. "Aún no hay resultados preliminares, pero nuestra hipótesis es que, en un futuro, este tratamiento dará beneficios", ha añadido. 

"Me di seis meses de vida"

En la rueda de prensa de este martes ha estado presente María José, una de las tres pacientes que han participado en este estudio. María José, una médica de familia ya jubilada del Centre d'Atenció Primària (CAP) Manso, en Barcelona, se dio cuenta en abril de que su brazo estaba amarillo. "Me hicieron un TAC y unas analíticas, y me diagnosticaron cáncer de páncreas. Hace 14 años ya había tenido cáncer de mama", ha relatado María José. "Como médico que soy, supe cómo me tenía que tomar esta información. Sabía que la supervivencia es baja, yo me di seis meses".

En agosto se sometió a la radiofrecuencia intraoperatoria en Vall d'Hebron. "Era la única salida que tenía. Después me dieron la quimioterapia y ahora mismo me encuentro muy bien", ha concluido la mujer.