+ SALUD

Implantes dentales: qué son y cómo evitar el rechazo

La calidad de materiales como el titanio ha logrado que la implantología de un elemento que equivale una raíz artificial supere el 95% de efectividad. El mantenimiento es clave para evitar el rechazo

El odontólogo Carles Pejoan examina unas pruebas de TAC sobre implantes.

El odontólogo Carles Pejoan examina unas pruebas de TAC sobre implantes. / FERRAN NADEU

Se lee en minutos
Carme Escales

Devolver la función masticatoria en un lugar de la boca donde se perdió una pieza dental es el principal objetivo de la colocación de un implante. Lo que equivale a una raíz artificial sobre la que sostener un diente postizo es hoy una de las grandes revoluciones en la salud bucodental. «Se calcula que en Catalunya se colocan anualmente más de 100.000 implantes», indica el odontólogo Carles Pejoan. «Aunque no hay datos precisos rigurosamente, desde la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA) se apunta entorno a los 400.000 y 500.000 implantes dentales al año», señala el odontólogo que preside el Col·legi Oficial d’Estomatòlegs i Odontòlegs de Catalunya (COEC), Antoni Gómez.

Pero, ¿qué es un implante? «Son estructuras de titanio, o más recientemente también de circonio, que se insertan en el hueso allí donde faltan dientes», explica la periodoncista de Barcelona Núria Vallcorba Plana. Los periodoncistas son los especialistas, dentro de la ciencia odontológica, que se ocupan de las afectaciones del tejido fibroso que rodea la raíz de los dientes, fijándola al hueso de la mandíbula y a la encía.

«Los implantes hacen la función de raíces dentales sobre las cuales se enroscan o cimentan las fundas. De esta manera, los nuevos dientes quedan totalmente independientes del resto de dientes naturales», precisa la doctora Vallcorba. «En el caso en que falten muchos dientes, o la distribución de las piezas sea desfavorable, se pueden poner diversos implantes para fijar una prótesis removible o, en la mayor parte de los casos, podemos poner implantes que eviten al paciente estar obligado a llevar una prótesis de quitar y poner», completa la periodoncista.

El proceso

«Dependiendo de la calidad y cantidad de hueso de la zona y de cómo se ha perdido la pieza, se procede a seguir las fases del implante», puntualiza el odontólogo Carles Pejoan. En los casos más comunes, «una vez se ha extraído el diente propio, se esperan uno o dos meses para colocar el implante, y luego otros dos o tres meses más para colocar la corona», dice. «Se pueden también colocar implantes de manera inmediata, después de la extracción del diente original, pero en esos casos hay que tener en cuenta la fuerza con la que lo puedes colocar y, sobre todo, las condiciones de salud del paciente», añade Pejoan.

"Los implantes son estructuras de titanio o más recientemente también de circonio que se insertan en el hueso allí donde faltan dientes».

 «Los implantes acostumbran a ponerse en la clínica dental con anestesia local. En algunos casos, especialmente cuando los tratamientos son largos o el paciente ansioso, se pueden hacer también con sedación consciente realizada por un anestesiólogo», apunta Núria Vallcorba.

«Según la ciencia, el fracaso de un implante se da en un 2% o 3% de los casos. Nuestra experiencia nos dice que, en realidad se puede producir en hasta el 5% de las historias, de manera inicial, en la primera inserción, y más adelante, alrededor de los ocho años después de la colocación del implante, el fracaso puede darse hasta en un 6% de los casos», dice Carles Pejoan.

Entre las complicaciones más habituales que pueden presentar los implantes, según explica la periodoncista Núria Vallcorba, «pueden ser de tipo mecánico, como por ejemplo fracturas, o complicaciones biológicas, en relación con los tejidos que envuelven y sujetan los implantes. Es decir, pueden sufrir mucositis, que es una inflamación de los tejidos blandos entorno al implante, o periimplantitis, que sería la inflamación y pérdida de hueso alrededor del implante que, si progresa, puede llegar a hacer perder el implante».

Un estudio publicado este año sobre la frecuencia en que se producen estas enfermedades periimplantarias en España, determina que un 27% de los implantes que hace más de cinco años que fueron colocados presentan mucositis, y un 20%, periimplantitis. «Es por ello que es indispensable reducir los factores de riesgo de estas patologías, tratando correctamente las periodontitis (enfermedades de las encías) antes de colocar los implantes, o evitar fumar», indica Vallcorba.

   

"Para evitar las patologías de implantes hay que tratar las enfermedades de las encías, y no fumar», señala la doctora Vallcorba.

En todo caso, y tal como apunta el odontólogo Carles Pejoan, «no es lo mismo el rechazo de un implante bucal que el rechazo de un órgano. En nuestro caso, no se produce ninguna inmunosupresión y no se dan problemas de histocompatibilidad, porque se trata de un material inerte que se pone en contacto con nuestro hueso», explica. «En caso de de fracaso, se retira el implante, se higieniza la zona y, si hay hueso, normalmente se espera para volver a colocar un implante o se lleva a cabo alguna técnica de regeneración, todo depende del modo en el que se haya perdido el implante», precisa Pejoan.

Mantenimiento

«Una vez colocado un implante y ya en total función, se debe seguir una higiene correcta y realizar visitas de control o mantenimiento periódicos, de 6 a 12 meses, en los cuales se controlan tanto la integridad y adaptación de las prótesis, como el estado de los tejidos que envuelven el implante. El control se realiza tanto clínica como radiográficamente», apunta la periodoncista Nuria Vallcorba. «No debemos pensar que una vez colocado un implante ya no debemos preocuparnos por él, como lo hacíamos por el diente natural». 

Tecnología de alta precisión, tanto de imagen como de proceso de inserción

Implantología computerizada. La tecnología, y dentro de ella los mecanismos de alta precisión en el terreno médico, van garantizando cada vez más procesos de inserción de implantes más rápidos y exactos. También un mejor seguimiento de su comportamiento con el paso del tiempo en la boca del paciente. Escáners en tres dimensiones (3D) permiten precisar con todo detalle el estado y cantidad de hueso en la mandíbula, antes de trazar la ruta del proceso de colocación de un implante, así como la respuesta de la encía y del propio hueso, una vez se haya procedido a la implantación de esa raíz sustitutoria del eje natural que sostiene una pieza dental. Las impresiones de férulas quirúrgicas son otro de los avances técnicos en odontología. Teniendo en cuenta la evolución de la técnica y la investigación en el campo de la implantología bucal, «en el futuro, es posible que usemos técnicas regenerativas bucales o, incluso, regeneración de todo el diente mediante la utilización de células madre», avanza la periodoncista Nuria Vallcorba Plana. Porque, tal como señala el odontólogo Antoni Gómez, presidente del COEC, «en países desarrollados como el nuestro, el aumento de la esperanza de vida (ahora situada en los 83 años) nos hace pensar que la implantología bucal nos tendrá que acompañar». Si el paciente está bien de salud, no hay límite de edad para colocarle implantes.

El titanio que asentó un mayor número de éxitos en la implantología bucal

Innovación y nuevos materiales. Personalización de prótesis, cirugías computerizadas y prótesis realizadas a partir de Cadcam (diseño y fabricación de modelos dentales por computadora)son campos de innovación en el campo de los implantes dentales. En el caso de falta de hueso propio en la zona de la mandíbula donde se ha perdido una pieza, ese hueso se sustituye por hueso que puede ser del propio paciente, normalmente extraído de la zona del mentón o de la parte posterior de su mandíbula. Pero el hueso que se precisa también puede obtenerse de donación. El Banc de Sang i Teixits (www.bancsang.net) es proveedor de hueso cortical triturado, obtenido de las diáfisis de los huesos largos (fémur, tibia y húmero). También puede colocarse hueso sintético. En cuanto al material del propio implante, fue el profesor de Anatomía de la Universidad de Gotemburgo, el sueco Ingmar Branemark, quien se considera el padre de la implantología moderna. Él ideó la formulación del titanio para los implantes que tan buenos resultados ofrece, hoy ya también junto a otros materiales como el circonio. La personalización de prótesis, nuevas superficies de implantes más biocompatibles son otros de los campos de estudio e innovación en la ciencia de los implantes que nos ayudan a seguir masticando adecuadamente.

Dentaduras postizas fijas o de quita y pon son otras de las soluciones

Noticias relacionadas

La alternativa a los implantes. Ante una pieza dental que se ha perdido, o que no se ha desarrollado (agenesia), «entre las opciones de tratamiento que existen están los aparatos removibles, que el paciente debe retirar cada día para su higiene, y habitualmente también por la noche», detalla la doctora Nuria Vallcorba, especialista en periodoncia. «Con el tiempo, estas prótesis pueden presentar dificultades de sujeción, especialmente cuando faltan todos los dientes y la prótesis se debe apoyar únicamente sobre las encías», precisa Vallcorba. «Pero hoy en día existen otras soluciones que reproducen mucho mejor la morfología y funcionalidad de los dientes originales, mediante prótesis fijas. Estas prótesis fijas es necesario que se sujeten y lo pueden hacer con los dientes contiguos, o bien en implantes», añade la periodoncista de Barcelona. Las prótesis fijas sobre dientes necesitan normalmente que haya dientes en ambos lados del hueco a cubrir. Las fundas de los dientes que faltan van soldadas a fundas cimentadas sobre los dientes naturales, que cumplirán la función de sujetar. La preparación y fabricación de prótesis es relativamente rápida, pero requiere tener que cortar los dientes vecinos, cosa que en el caso de un implante no es necesario puesto que se adapta al espacio perfectamente. El precio de un implante correcto suele ser de a partir de los 1100 euros.

ELEGIR DENTISTA PARA EL IMPLANTE

<span style="font-size: 1.6rem;">Todos los dentistas pueden poner <strong>implantes dentales,</strong> pero siempre es recomendable que tengan <strong>preparación específica</strong>, experiencia y que sigan programas de <strong>formación continuada</strong>, tanto para la colocación de los implantes como para su mantenimiento en salud a lo largo del tiempo.</span>

Temas

+Salud