SITUACIÓN LÍMITE

La sombra de la huelga planea sobre la atención primaria catalana

Afectaría a unos 5.000 médicos de los CAP de toda Catalunya y tendría lugar a partir del 25 de noviembre

Metges de Catalunya denuncia la sobrecarga de trabajo, la "pérdida de facultativos" y el bajo presupuesto

Interior de un CAP de Barcelona, en una foto de archivo.

Interior de un CAP de Barcelona, en una foto de archivo. / RICARD CUGAT

3
Se lee en minutos
Beatriz Pérez

El 22 de octubre, un vecino de Sant Quirze del Vallès (Barcelona) pidió cita a través de internet para visitar a su médico de cabecera, en el Centre d'Atenció Primària (CAP) del municipio. Se la dieron para el 14 de diciembre, es decir, para casi dos meses después. Esta es una historia real y, además, muy representativa de la extrema situación que vive el sistema de atención primaria en Catalunya.

No hay nada confirmado aún, pero todo apunta a que próximamente habrá huelga en el sector. Afectaría a unos 5.000 médicos de cabecera, pediatras, odontólogos y ginecólogos de primaria. Estaría convocada por el sindicato Metges de Catalunya (MC) y sería después del 25 de noviembre, día en que se celebran las oposiciones para optar a 1.343 plazas de Medicina de Familia y Comunitaria y a 208 de Pediatría en territorio catalán. A partir de ahí, vía libre.

Esta huelga, de convocarse, se produciría 10 años después de la que tuvo lugar en el 2008, cuando 38 centros de primaria gestionados por el Institut Català de la Salut (ICS) de Barcelona se movilizaron contra la sobrecarga de trabajo, el colapso de las consultas y por una mejora de la calidad asistencial. Aquel año, el lema de la huelga era 'No m'explotis' y, en palabras de Óscar Pablos, secretario de atención primaria-ICS de MC, "muchas de aquellas demandas siguen vigentes hoy". Él mismo confirma que la posible huelga es una de las "medidas de presión" que el sindicato está barajando.

La Conselleria de Salut, que asegura que "oficialmente no tiene constancia de ninguna huelga", admite que hace un par de semanas mantuvo una reunión con el sindicato. "Nos presentaron una serie de reivindicaciones y nosotros estamos trabajando sobre ello", asegura el departamento a preguntas de este diario.

Tres grandes problemas

Según Pablos, quien matiza que "todavía debe estudiarse cómo sería la huelga", hay tres problemas que asuelan a la atención primaria catalana desde hace años. El primero de ellos, la "pérdida de facultativos" desde el 2010. "Los centros de primaria han perdido entre 850 y 900 médicos de cabecera, pediatras, odontólogos y ginecólogos", afirma. El segundo problema es el bajo presupuesto. "Solo se destina a primaria el 16,9% de todo el presupuesto de Salut. Siempre es el más bajo". Y el tercero, el "efecto retributivo de los recortes" de la 'era de Artur Mas'. "Los profesionales han perdido entre el 25% y el 28% de su poder adquisitivo y los recortes no se han revertido".

Pablos estima que, actualmente, un médico de atención primaria realiza entre 30 y 35 visitas al día y, aunque una cita estándar dura en torno a 10 minutos, a veces hay pacientes que necesitan más de una consulta. Esto alarga las visitas. Todo el cúmulo de factores hace que sea tan difícil "encontrar una hora programada" con el profesional. "Muchos médicos están comenzando a enfermar por esta situación que dura ya ocho años. El índice de incapacidad temporal en médicos de familia no deja de subir. Sufrimos una gran sobrecarga asistencial, no tenemos límites ni de visitas ni de pacientes", afirma.

Faltan 300 médicos de familia

Noticias relacionadas

Según datos del Observatori del Sistema de Salut de Catalunya, la atención primaria realizó más de 46,5 millones de visitas en el 2017. En un manifiesto publicado el pasado 4 de octubre, la Societat Catalana de Medicina Familiar i Comunitària (CAMFiC) afirma que "no se percibe ningún cambio tangible derivado de la Estratègia Nacional d'Atenció Primària i Salut Comunitària (Enapisc)", que fue aprobado hace 18 meses para hacer frente a esta situación. CAMFiC pide un incremento de 300 médicos de familia en todo el territorio, pues actualmente Catalunya dispone de 7,2 médicos de familia por cada 10.000 habitantes (la media española es de 7,6 y la de la Unión Europea, 9,5).

Esta sociedad médica también reclama, entre otras cosas, incrementar un 50% las plazas de Medicina Familiar que ofrece el sistema MIR: en 1996 se ofertaban 1.860 plazas de 4.400 (un 42% del total) pero, actualmente, solo 1.774 (el 26% del total). La falta de médicos de familia contribuye a la sobresaturación que hoy en día vive el sector.