Ir a contenido

campaña desde el día 22

La mortalidad baja en los centros donde el personal sanitario está vacunado de la gripe

Salut distribuirá 1,2 millones de dosis en los ambulatorios de Catalunya, con una inversión de 4,3 millones de euros

Gisela Macedo

Una profesional sanitaria muestra una vacuna contra la gripe, en una imagen de archivo

Una profesional sanitaria muestra una vacuna contra la gripe, en una imagen de archivo / JOAN CORTADELLAS

La campaña de vacunación contra la gripe en Catalunya arrancará el próximo lunes 22 de octubre. Las inyecciones se aplicarán en todos los Centros de Atención Primaria, que dispondrán de un total de 1.202.950 dosis, y el presupuesto será de 4,3 millones de euros de presupuesto, unas cifras muy similares a las de la campaña 2017-2018. Esta vez el foco está puesto en el personal sanitario, después de haberse comprobado que la tasa de mortalidad disminuye en los centros de salud donde se han puesto la inyección.

La campaña ha sido presentada este jueves en una rueda de prensa por Joan Guix, secretario de Salut Pública; la doctora Carmen Cabezas, subdirectora General de Promoció de la SalutMagda Campins, representante del Col·legi de Metges de Barcelona y Enric Mateo, representante del Col·legi Oficial d'Infermeres i Infermers de Barcelona.

La vacuna se dirige especialmente a personas mayores de 60 años, pacientes con problemas de salud crónicos, mujeres embarazadas, personas que realizan servicios para la comunidad (como bomberos o policías) y a trabajadores de centros sanitarios, un colectivo al que esta temporada se le da especial importancia. Además, los expertos recomiendan vacunarse antes del 15 de diciembre, ya que la medicación necesita unas dos semanas para hacer su máximo efecto y el periodo principal de actividad gripal se sitúa entre finales de diciembre y principios de enero. No obstante, la vacuna estará disponible hasta el final de la campaña, que será en marzo.

Salut quiere aumentar especialmente la cobertura de la vacuna entre los profesionales sanitarios. “El personal sanitario puede actuar como transmisor de la gripe en sus pacientes. Muchas veces no tienen presente que vacunarse es una medida para prevenir el contagio. Existe una reducción de la mortalidad en pacientes ingresados en centros con profesionales vacunados. Nos tenemos que vacunar por responsabilidad profesional y ética de cara a nuestros pacientes”, ha insistido Campins.

1.075 muertes en la anterior campaña

En el balance de la campaña pasada, Guix ha comentado que se trató de una temporada larga, de unas 30 semanas, en la que se produjeron 1.306 casos graves que requirieron hospitalización, de los cuales un 65% de los pacientes no estaban vacunados. Además, hubo un total de 1.075 defunciones a causa de la gripe. Por otra parte, se llegó al objetivo de aumentar la cobertura en el caso de las mujeres embarazadas. “Hasta la campaña pasada estábamos en un 5% y en la anterior llegamos a un 22,7%”, ha declarado.

Inquietud ante el movimiento antivacunas

Sobre el movimiento antivacunas que parece estar surgiendo, Guix ha declarado que se trata un asunto preocupante. “Una de las razones de que surjan estos movimientos es el miedo a determinadas reacciones, pero actualmente el porcentaje de reacciones adversas en el caso de la vacuna antigripal es realmente mínimo”, ha dicho, a lo que la doctora Cabezas ha añadido: “Desde el Col·legi de Metges de Barcelona realizamos una encuesta a pediatras y el resultado fue que el número de padres que veían en las consultas reticentes a vacunar a sus hijos era realmente bajo”.