Ir a contenido

Demoras en la sanidad catalana

Más de 12.000 pacientes esperan ser operados desde hace más de un año

Los hospitales aumentan en un 6,8% la actividad quirúrgica y reducen en 606 las personas las listas de espera

Más de 122.000 enfermos aguardan acceder a una prueba diagnóstica y casi 450.000 visita con un especialista

Àngels Gallardo / Barcelona

Operación en un quirófano del Hospital del Vall dHebron.

Operación en un quirófano del Hospital del Vall dHebron. / JORDI COTRINA

Las esperas para ser operado en alguno de los 61 hospitales públicos de Catalunya se han reducido ligeramente en el último medio año y el pasado 30 de junio reunían a 164.222 pacientes, 606 menos que el 31 de diciembre.

Esta cifra incluye a 1.233 enfermos de cáncer, cuya espera, según ha establecido la Conselleria de Salut, no puede superar los 45 días, y 285 afectados por patología cardiaca, que no deben sufrir una demora superior a los 90 días. También suma a 8.566 enfermos pendientres de la colocación de una prótesis de cadera o rodilla y a 23.102 ciudadanos que tienen programada la resolución de unas cataratas. Estos tres procedimientos no pueden tener una demora superior a 180 días, indica Salut. 

Para el resto de intervenciones -130.387 pacientes afectados por otras dolencias, con gravedad variada- la demora máxima tolerable a juicio de la Generalitat son 365 días, un plazo que el pasado 30 de junio habían superado 12.191 enfermos. Estos son uno de los objetivos fundamentales del plan de choque para listas de espera que al inicio de la legislatura firmaron Junts Pel Sí y la CUP. Los 52 millones de euros con que se dotó el plan deberían haber eliminado por completo en abril del 2018 las demoras que superen un año.

Listas de espera en Catalunya

El freno de las vacaciones

Estos ambiciosos objetivos quirúrgicos, puestos en marcha en abril de este año, una vez aprobados los presupuestos del Govern, se están resolviendo a cambio de un sobreesfuerzo del personal de los centros sanitarios, que en el último semestre han incrementado en un 6,8% la actividad quirúrgica (han realizado 197.495 intervenciones). Esta actividad ha chocado con la llegada de las vacaciones del personal, la reducción de actividad diseñala por Salut para el periodo veraniego, y la dificultad de contratar a profesionales que asuman esa cirugia suplementaria.

Diagnósticos atrasados

A lo anterior se suman otros 122.458 pacientes que aguardan acceder a una prueba diagnóstica, de los que 23.631 esperan desde hace más de 90 días. El diagnóstico con más pacientes en lista es la resonancia magnética, que esperan 26.994 personas, seguida de la tomografía axial computerizada (TAC), con 21.388 pacientes acumulados. Otros 13.936 precisan un ecocardiograma, 8.554 aguardan una ecografía abdominal y 4.557 una mamografía.

La aceleración de estos diagnósticos tecnológicos tiene como consecuencia automática e inmediata un incremento de las listas de espera quirúrgicas, algo de lo que son conscientes en Salut. De ahí que, el plan de choque político fijara como prioritarias la reducción de las esperas diagnósticas y las que se acumulan para acceder a la visita con un médico especialista, paso previo a la solicitud del diagnóstico.

La presión de las cifras

Un total de 449.327 ciudadanos esperan ser visitados por un médico especialista de hospital que les diagnosticará el origen del malestar por el que los ha derivado hasta allí su médico de familia. Para 134.000 de esos pacientes, la espera se está prolongando ya más de 90 días. Las demoras dibujan un mapa muy desigual enter los diferentes hospitales catalanes.

La evolución y resolución de estas elevadas cifras, de las que los centros sanitarios informan periódicamente al Servei Català de la Salut (CatSalut), tiene como consecuencia una notable presión sobre el personal sanitario que debe afrontarlas y, en algún caso, un intento de difuminación por parte de determinados gerentes, que dejan a los enfermos pendientes de una llamada telefónica en la que se están pendientes de un diagnóstico, y de la fecha prevista.

La resolución de las listas tiene como consecuencia una notable presión sobre el personal sanitario

    

El director del Servei Català de la Salut (CatSalut), David Elvira, ha asegurado que los pacientes que esperan cita para acceder a una prueba diagnóstica tecnológica deben disponer de un documento que certifique que se encuentran pendientes de ese diagnóstico. Elvira ha asegurado que no es aceptable que algunos pacientes pendientes de dichas pruebas permanezcan meses sin tener constancia de que su hospital conoce esta situación. 

"El paciente debe quedar en lista de espera diagnóstica en el momento en que su médico especialista así lo indique. Tenemos instrumentos para auditar que esto es así. Los ciudadanos pueden comunicar al CatSalut esas anomalías, si es que suceden", ha dicho Elvira.

Acceso a las listas de cada hospital

A partir de julio del 2017, la página web de la Conselleria de Salut [http://catsalut.gencat.cat/llistesdespera] incluye las demoras quirúrgicas, diagnósticas y de acceso al médico especialista que acumula cada hospital público de Catalunya. Estas listas, que se actualizarán mensualmente, permitirán conocer la cifra de pacientes que tiene en espera un determinado hospital, para la patología concreta que afecte a cada individuo. Esta información incluye los tiempos de demora actualizados. La evolución de estos listados, no obstante, nunca es lineal, advierten desde Salut, ya que por medio de encuestas internas y control telefónico de algunos enfermos en espera, los técnicos de los centros sanitarios conocen su situación y propician que se acelere la intervención de quienes por razones médicas, sociales o familiares merecen esa priorización.      

     

0 Comentarios
cargando