El 18% de la población catalana sufre ansiedad

En Catalunya se consumen cada año siete millones de envases de ansiolíticos y seis de antidepresivos

El trastorno, que se caracteriza por el miedo anticipado, se extiende a los niños hiperestimulados

Una persona que sufre ansiedad.

Una persona que sufre ansiedad.

Se lee en minutos

La ansiedad forma parte del esquema mental con que cada mañana abren los ojos casi un 18% de la población adulta en Catalunya18% de la población adulta en Catalunya, más mujeres que hombres, cada uno a su estilo. El miedo, consustancial a la persona ansiosa, es el primer sentimiento matutino, y lo ocupa todo, anticipando algún problema de salud, una obligación laboral, o una visita familiar que, invariablemente, se perciben como un motivo de malestar desagradable. Algo a evitar, si es posible.

Este circuito mental subjetivo, que puede conducir a irritabilidad intestinal o una contractura en la mandíbula que impida abrir la boca para que entre una cuchara, es aplacado por un creciente número de personas con fármacos diseñados para impedir que esos pensamientos protagonicen las percepciones y hagan sufrir. La medicación de la ansiedad se ha impuesto, unida a la de los trastornos depresivos, recetada tanto en las consultas de los médicos de familia de los centros de asistencia primaria (CAP) como en los hospitales. La población catalana consumió en el 2015 siete millones de envases de fármacos ansiolíticos y 6,5 millones de cajas de antidepresivos. La prescripción de estos últimos no deja de crecer, la de ansiolíticos no decrece. Ambas cifra son consideradas "muy elevadas" por los psiquiatras consultados.

El notable consumo de psicofármacos registrado en Catalunya no implica que la población receptora esté bien tratada, considera el psiquiatra Antoni Bulbena, director de la Unidad de Ansiedad el Hospital del Mar, de Barcelona, única en su especialización en España, y autor del ensayo 'Ansiedad' (Ed. Tibidabo), de reciente publicación. “Apenas un 25% de las personas que toman fármacos contra la ansiedad están tratadas adecuadamente”, asegura.

"Apenas un 25% de las "Apenas un 25% de las personas que toman fármacos contra la ansiedad están tratadas de forma adecuada" 

“El resto toma los fármacos de forma errática o excesiva. Es más fácil recetar que se tome una pastilla que intentar modificar los tres factores que coinciden en quien sufre ansiedad –añade el psiquiatra-. Siempre hay una cierta predisposición física, herencia familiar, una forma de pensar que precipita de forma negativa lo que se cree sucederá, y un entorno social, laboral o familiar que ayudan”. La precipitación de pensamientos negativos que dan miedo por adelantado, es decir, cuando aún no está sucediendo nada, es uno de los componentes que no fallan en quien sufre ansiedad. “Es un sentimiento muy doloroso”, dice Bulbena.

NO TIENE POR QUÉ SER REAL

Lo primero que se debería hacer en estos casos, indica el médico, es ayudar al paciente (la ansiedad ya tiene consideración de enfermedad) a que entienda que ese mecanismo mental, tan amenazante como automático, no tiene por qué reflejar la realidad –casi nunca lo hace- y, sobre todo, que aprenda a frenar esa cascada de ideas premonitorias negativas. En paralelo, dice el psiquiatra, se le puede ayudar proponiéndole técnicas de relajación o meditación, o gimnasia, y, en último extremo, puede recurrir a un ansiolítico, si la situación desborda.

“Si no consigue entender qué le ocurre y cómo pone en marcha ese circuito tramposo, no se librará de la ansiedad ni de sus síntomas físicos –añade el especialista-. Los fármacos nunca serán la solución”. Las personas ansiosas, ha observado Bulbena, no pueden parar de hacer cosas. Su sistema nervioso es más sensible que el de la media de la población, y su reacción ante cualquier estímulo externo o mental es mucho más inmediata y exagerada, además de muy negativa.

La reactividad de la persona con ansiedad le hace sentir miedo y prevención ante fenómenos de su entorno que otros no notan: los cambios meteorológicos, con frecuencia, dice el especialista. ”Las personas tímidas perciben, antes de ir a un acto público, el malestar de exponerse ante otros, teme la escena y decide no ir. La ansiedad conduce a la evitación social”, dice Bulbena.

TAMBIEN EN LOS NIÑOS

El momento histórico en que estamos, hiperconectado e instantáneo, es motivo de ansiedad en numerosos niños, aseguran los psiquiatras infantiles. En unos casos, por predisposición o mimetismo familiar, en otros por un exceso de estímulos visuales tecnológicos a su alcance. Cerca del 15% de los niños catalanes menores de 16 años sufre ansiedad, indican las escasas estadísticas sobre esta dolencia, un trastorno que, en algunos casos, coincide con hiperactividad y dificultad para concentrarse en algo que requiera una cierta calma mental.

"Los tímidos ansiosos evitan "Los tímidos ansiosos evitan los actos en que participan otras personas" 

Investigaciones desarrolladas en el Hospital del Mar han observado que las personas con ansiedad intensa coinciden en tener una enorme flexibilidad en articulaciones y cartílagos, una “hiperlaxitud articular” que, aseguran, está en corcondancia con la hipersensibilidad nerviosa ante el más mínimo estímulo externo, ya sea visual, ambiental o emocional.

Medicación de circunstancias dolorosas

Las dificultades para dormir de forma confortable son otro gran capítulo de consumo de ansiolíticos y sedantes.  

            

Te puede interesar