Ir a contenido

TEMPORADA ATÍPICA

El cálido invierno frena la llegada de la epidemia de gripe

Los científicos ven posible que esta temporada no llegue a producirse la infección vírica masiva habitual

La vacuna administrada en el pasado otoño ofrece una cobertura muy superior a la precedente

Àngels Gallardo

La viróloga Àngels Marcos en el laboratorio de microbiología del Hospital Clínic donde se analizan los virus gripales.

La viróloga Àngels Marcos en el laboratorio de microbiología del Hospital Clínic donde se analizan los virus gripales. / RICARD CUGAT

Virólogos y epidemiólogos permanecen expectantes ante la escasa difusión entre los ciudadanos que está alcanzando este cálido invierno el virus de la gripe y, aunque reiteran que se trata de uno de los microorganismos más "imprevisibles" entre los que afectan al ser humano, advierten de que no les resultaría sorprendente que este año no se produzca epidemia de gripe. Este fenómeno, una rareza, tiene sus últimos precedentes en los inviernos del 2000-2001 y 2005-2006.

Las anormalmente altas temperaturas de los últimos dos meses y la ausencia de lluvias son dos de los factores que explican que en la semana del 11 al 17 de enero pasado los centros de vigilancia de la gripe, que centraliza el Hospital Clínic, de Barcelona, registraran 17 casos por cada 100.000 habitantes sanos, cuando en la misma semana del 2015 se habían superado los 109 enfermos por cada 100.000 sanos. En la semana del 18 a 24 de enero la cifra de infección ha alcanzado a los 47 individuos por cada 100.000 -fueron 220 en el mismo periodo del año pasado-, una expansión vírica considerada "baja" por los epidemiólogos de la Agència de Salut Pública de Catalunya (ASPC), en especial, porque se trata de datos producidos en el centro del invierno. Las cifras de infección de gripe alcanzaron a los 458 individuos por cada 100.000 sanos en la primera semana de febrero del año pasado, situación que, en estos momentos, no se prevé que ocurra esta temporada.

CONSEJOS Y REMEDIOS

  • USO DE LOS SERVICIOS
  • Los centros de asistencia primaria (CAP) de Catalunya atendieron la semana pasada 753.643 visitas, uns 40.000 menos que en el mismo periodo del 2015. Cuando hay epidemia, esa demanda alcanza al millón de visitas semanales.
  • INMOVILIDAD Y LÍQUIDOS
  • 2 Una infección gripal sufrida por una persona previamente sana suele prolongarse de cinco a siete días, el tiempo de vida del virus, durante los cuales los médicos aconsejan permanecer en cama y tomar abundantes líquidos tibios. El trancadod e la gripe impide realizar cualquier actividad laboral.
  • RIESGO DE BRONQUITIS
  • 3 Las eventuales complicaciones tras un contagio del virus gripal son el principal peligro de esta infección. Las persons fumadoras, están en riesgo de sufrir infección pulmonar, bronquitis o neumonía. Ante la más mínima dificultad para erspirar, conviene acudir a un centro sanitario, indican los especialistas.

DISCORDANCIA DE LA VACUNA

"Si dentro de dos semanas se mantienen las actuales cifras de infección, podremos considerar que en el invierno del 2015-2016 no habrá epidemia de gripe, lo que sería una buenísima noticia", afirma Mireia Jané, subdirectora de vigilancia epidemiológica en la ASPC. "Pero hay que ser muy prudentes con la gripe. Es imposible trazar previsiones fiables con este virus, ningún centro epidemiológico del mundo lo hace -añade Jané-. Lo que sí sabemos es que se hace resistente y consigue una gran difusión cuando el ambiente es frío o muy frío, y seco".

Las anormalmente altas temperaturas de los últimos meses explican la baja expansión del virus de la gripe

El virus gripal cuya difusión predomina este invierno en el hemisferio norte es el A-H1N1, el mismo que en el 2009 causó la pandemia de gripe A, que está integrado en la vacuna diseñada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para esta temporada, administrada el pasado otoño a la población de riesgo. A diferencia del invierno pasado, las constantes mutaciones de los diversos virus que definen a la gripe no han sido sustanciales, lo que significa que existe muy poca discordancia entre los que en su momento -la primavera pasada- se seleccionaron para elaborar la vacuna y los que realmente están circulando en estos momentos. "La vacuna este año es mucho más eficaz que la del invierno del 2015" confirma Jané.

Esa discordancia se tradujo el pasado invierno en una desprotección masiva ante la gripe de miles de ciudadanos que habiendo recibido la vacuna antigripal sufrieron la infección ya que el fármacos no les hizo ningún efecto. Los servicios de urgencia de los hospitales registraron saturación y colapso con frecuencia, en especial por las complicaciones respiratorias que afectaron a personas mayores afectadas por múltiples dolencias crónicas. Aun así, la cifra de enfermos graves a causa de la gripe que Salut registró -personas cuya dolencia se circunscribió exclusivamente a una gripe grave-fue de 484 personas, de las que 62 fallecieron. La gripe, no obstante, precipita o acelera todos los años el fallecimiento de persopnas que se encontraban en situación de gran fragilidad.       

INFECCIÓN EN VERANO

Que no haya epidemia, obviamente, no significa que no se produzcan infecciones, unos contagios ante los que son más vulnerables las personas afectadas pro otras dolencias cróncias, o los indunodeprimidos. "El virus de la gripe circula también en verano, lo hizo intensamente en el verano del 2009 e Catalunya, y consigue replicarse más fácilmente en las personas cuando viven en situación de hacinamiento o en espacios públicos cerrados", advierte Àngels Marco, viróloga del Clínic y miembro del equipo que analiza semanalmente las muestras de mucosidad de enfermos que les remiten 43 centros de asistencia primaria (CAP) que ejercen en Catalunya como centinelas de la gripe. El Clínic es uno de los dos hospitales españoles declarados por la OMS centros de referencia de la gripe, junto con el Hospital de Valladolid.   

0 Comentarios
cargando