Una estrategia conjunta

Municipios del arco metropolitano se unen para dejar de ser “el patio trasero” de Barcelona

  • Un total de nueve alcaldes de la segunda y tercera corona metropolitana han firmado este martes 13 de abril la Declaració de Martorell

  • Los municipios aspiran a poder trabajar conjuntamente con Barcelona y el AMB en el desarrollo de las políticas de la Región Metropolitana

Los alcaldes firmantes de la Declaració de Martorell.

Los alcaldes firmantes de la Declaració de Martorell. / Ayuntamiento de Sabadell

Se lee en minutos

Àlex Rebollo

"Queremos mirar a la Gran Barcelona cara a cara. Queremos dejar de ser su patio trasero y pasar a estar en la cocina, allí donde se toman las decisiones", ha sentenciado el alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, en la presentación de la la Associació de Municipis de l’Arc Metropolità de Barcelona. Un total de nueve alcaldes de la segunda corona metropolitana han firmado este martes 13 de abril la Declaració de Martorell, un documento que pone las bases para que estas nueve ciudades -Sabadell, Rubí, Mollet, Granollers, Mataró, Vilafranca del Penedès, Vilanova i la Geltrú, Terrassa y Martorell- establezcan "una estrategia conjunta y coherente" de cara a las políticas que se desarrollan en la Región Metropolitana de Barcelona.

El acto de presentación de esta nueva entidad ha tenido lugar en Centre d'Interpretació del Patrimoni Històric 'La Caserna' de Martorell, un espacio seleccionado con una voluntad simbólica, al tratarse de un municipio 'bisagra' entre la Barcelona Metropolitana y la Catalunya Central, y porque, en un tramo de unos 200 metros a su alrededor pasan el río Llobregat, carreteras y trenes que, precisamente, cruzan por estas dos realidades territoriales.

Los distintos alcaldes han reclamado que se les respete y se les tenga en consideración en el marco de la planificación y organización territorial en Catalunya y, en especial, en todo lo relativo a los contenidos propios del Pla Territorial Metropolità (PTMB). De hecho, los firmantes, que pertenecen al PSC, ERC, Junts y Tot per Terrassa y representan a cerca de 900.000 catalanes, destacan como primer punto de la declaración reclamar la convocatoria de la Comissió d’Ordenació Metropolitana, "contemplada en la ley del Pla Territorial y nunca convocada".

"A día de hoy no disponemos de los elementos de seguimiento del Pla, de forma que, transcurridos ya diez años de su vigencia, nos tememos que se esté perdiendo la oportunidad de abordar conjuntamente una evaluación general", señala el texto aprobado por los distintos alcaldes. Pese a todo, los ediles han insistido en que esta nueva asociación no busca "competir" con Barcelona o su área metropolitana, si no que el objetivo es "crear sinergias" y trabajar conjuntamente, "pero escuchando de verdad", ha remarcado la alcaldesa de Sabadell, Marta Farrés.

En esta línea, los ediles reconocen que el Pla Estratègic Metropolità de Barcelona (PEMB) sí que abre un "nuevo proceso de reflexión compartido" para elaborar la estrategia de la Barcelona metropolitana de 2030 y que, por primera vez, se plantea trabajar de forma conjunta en el ámbito Regional. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, invitó en junio de 2020 a los 164 municipios más cercanos a la capital catalana a reflexionar conjuntamente sobre los grandes retos urbanos del siglo XXI y, de hecho, algunos de los alcaldes que han suscrito la Declaració de Martorell, como el de Terrassa, el de Mataró o el de Granollers, ya han mantenido reuniones en el marco del PEMB para poner en común sus intereses y retos de futuro.

Así, desde la Associació de Municipis de l’Arc Metropolità de Barcelona afirman que la nueva entidad también deberá servir para canalizar de forma conjunta las demandas hacia el PEMB, que justamente ahora ha iniciado un proceso participativo. "Queremos participar en el Pla Estratègic Metropolità de Barcelona, pero desde el consenso del Arc Metropolità", ha destacado el alcalde de Mataró, David Bote.

Los alcaldes de Terrassa, Martorell y Sabadell, antes de la firma de la Declaració de Martorell.

/ Ayuntamiento de Terrassa

Déficits históricos

De este modo, en opinión de los firmantes, es necesario que las ciudades que firman la Declaració de Martorell trabajen conjuntamente con las del área metropolitana en el desarrollo de, entre otros, el Pla de Rodalies o en la modificación del sistema de tarificación del transporte público.

"Si desde Martorell queremos ir en tren a Terrassa, que es una ciudad que tenemos a 12 quilómetros, tardamos una hora y pico, porque vamos hasta Barcelona y damos una gran vuelta por todo el Vallès para poder llegar a Terrassa", resumía en su intervención el alcalde de Martorell, Xavier Fonollosa. Y es que el sistema de transporte público y su centralización de cara a Barcelona es un problema endémico para el que los municipios de la segundo corona metropolitana reclaman soluciones desde hace años.

En la misma línea se han expresado la alcaldesa de Vilanova i la Geltrú, Olga Arnau, y el alcalde de Vilafranca del Penedès, Pere Regull, quien ha reclamado el un tren orbital que "nos permita ir directamente hacia Granollers o Sabadell". También la alcaldesa de Rubí, Ana María Martínez, ha pedido "complementar" la vertebración de las actuales infraestructuras de transporte con "las nuevas realidades y necesidades del territorio".

Más vivienda e industria

Más allá del transporte público, la alcaldesa de Vilanova y la Geltrú ha insistido en la gravedad que implica el "gran déficit" de vivienda pública que sufren todos los municipios, no solo de la segunda corona, si no de toda la Región Metropolitana y ha incidido en la necesidad de crear "políticas conjuntas" y de trabajar e ir a buscar recursos a todos los órganos y administraciones posibles para "conseguir pisos accesibles y lograr los porcentajes de vivienda pública necesarios" para dar respuesta a las necesidades ciudadanas.

Por su parte, el alcalde de Mollet, Josep Monràs, ha querido poner en valor la identidad industrial que corresponde a buena parte de los municipios de esta segunda corona metropolitana: "El músculo de la factura y la industria se produce en el arco metropolitano y, o somos capaces de reforzar este músculo, o no seremos capaces de crear empleo". "No somos un 'subterritorio', se nos debe tener muy en cuenta", ha añadido Monràs.

Los alcaldes firmantes de la Declaració de Martorell posan frente al Pont del Diable de Martorell.

/ ACN

Retos cercanos

Noticias relacionadas

La alcaldesa de Sabadell y el de Granollers se han encargado de marcar en sus intervenciones algunos de los retos próximos que debe afrontar la Associació de Municipis de l’Arc Metropolità de Barcelona. Así, Farrés ha incidido en la emergencia climática y la contaminación y ha exigido que se tomen medidas de forma coordinada: "No hay fronteras en el aire", ha apuntado. Marta Farrés, ha criticado que, por ejemplo, se pueda poner un peaje ambiental para entrar en Barcelona: "¿Los coches que salen de Barcelona y vienen a nuestros polígonos no contaminan?", ha preguntado la alcaldesa de la cocapital vallesana. De hecho, este posicionamiento, es el mismo que ya planteó Farrés previa entrada en vigor de la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona (ZBE).

Por otro lado, Farrés ha explicado que el siguiente paso es ir preguntando a los demás municipios del arco metropolitano si quieren integrarse en la nueva asociación y se ha mostrado convencida de que, antes del verano, "estaremos en funcionamiento" porque "tenemos muy clara nuestra visión". Preguntado por una posible adhesión final al AMB, Josep Mayoral ha señalado que "lo que toca es fortalecer lo que hemos creado" y que, a partir de aquí, serán "el debate y la reflexión" los que marquen el itinerario de la asociación.