24 nov 2020

Ir a contenido

INVERSIONES

¿Cómo aprovechar la tendencia en mercados bajistas?

Los contratos por diferencia o CFD permiten obtener rentabilidades en tendencias bajistas

¿Cómo aprovechar la tendencia en mercados bajistas?

Quizá esté pensando invertir en los mercados financieros, pero no se atreve por las últimas caídas de las bolsas que se han producido a raíz de la pandemia de covid-19. En estos casos, existe un instrumento que permite obtener rentabilidades en tendencias bajistas: los contratos por diferencia o CFD. Gracias a estos productos derivados puede invertir en Forex, en acciones, en materias primas o en índices bursátiles tanto si registran caídas como si están en alza. 

Pero, ¿qué es un CFD? ¿Cómo funciona este tipo de producto de inversión?  Lo primero que debemos saber es que un CFD es un producto derivado cuyo precio se basa en el de un activo subyacente, que puede ser un par de divisas, acciones, materias primas o incluso divisas digitales. En realidad hablamos de contratos suscritos con un corredor, en lugar de la adquisición directa de los activos. 

Estos productos llegaron a España en el año 2007, procedentes de Inglaterra, donde fueron impulsados por los fondos de inversión. Se tratan de instrumentos Over-The-Counter (OTC) o que cotizan en mercados extrabursátiles, no centralizados. Actualmente es una herramienta muy popular al alcance de cualquier inversor minorista.

Sus características son:

  • Amplia oferta de activos con los que operar, lo que permite una mayor diversificación de tu cartera de inversión. De hecho, son muy utilizados como cobertura de otras inversiones tradicionales.
  • Permiten aprovechar las tendencias bajistas y lograr rentabilidades aunque el mercado caiga.
  • No tiene comisiones.
  • Permite el apalancamiento: no se necesitan grandes cantidades de dinero para abrir una posición.
  • Permite multiplicar nuestras ganancias, pero también multiplica las pérdidas en caso de posiciones perdedoras, por eso debemos utilizarla con una buena gestión de riesgos.
  • Este mercado permanece abierto 24 horas durante cinco días de la semana.
  • No tienen fecha de vencimiento, a diferencia de los contratos de futuros.
  • Si invierte en acciones, podrá cobrar dividendos, en el caso de que la compañía elegida los reparta.

Con los CFDs se pueden adoptar dos estrategias, generalmente:

  • Operar en largo. Esto significa que si creemos que el valor subyacente del contrato va a subir, abriremos una orden de compra mediante el CFD. Si el activo sube, obtendremos ganancias. Si el activo cae, obtendremos pérdidas.
  • Operar en corto. Esto significa que creemos que el precio del activo subyacente caerá, por lo que abrimos una orden de venta mediante el CFD. Si el precio baja, entonces lograremos beneficios, si sube, obtendremos pérdidas.

Un instrumento al margen de la Tasa Tobin

El próximo 16 de enero previsiblemente entrará en vigor la llamada Tasa Tobin, un nuevo impuesto que grava algunas transacciones financieras. En teoría, la tasa Tobin se dirige a los servicios de intermediación financiera e instituciones financieras, pero cabe la posibilidad de que el coste se traslade al cliente final.

Entre las alternativas para evitar el coste de este nuevo impuesto figuran varias opciones: por ejemplo, invertir en Forex o en productos derivados como los CFDs o los futuros. El impuesto solo contempla, de momento, un gravamen del 0,2 % a la compra de acciones de empresas españolas que cotizan en la Unión Europea, con una capitalización bursátil superior a los mil millones de euros.

Riesgos

Para empezar a operar con CFDs, se deben tener en cuenta los riesgos asociados sobre todo al uso de apalancamiento, que debe ser adecuado a nuestro perfil. Lo más importante a la hora de dar el primer paso es no invertir más de lo que nos podemos permitir. También es recomendable diversificar abriendo pequeñas posiciones y no solo una con mucho capital.