“Aprovechando que el eslogan de nuestro nuevo sistema híbrido es ‘otro tipo de energía', queremos enseñaros ‘otro tipo de Ibiza’”, nos dice un portavoz de Lexus. No suena mal el plan. Porque cuando uno se plantea una escapada en otoño, la isla balear es lo último que se le viene a la cabeza. Craso error. Y es que lejos del topicazo, y de los centros neurálgicos del turismo masificado, aún hay muchos rincones donde esconderse y planes que hacer sin necesidad de llevar puesto un bañador. 

Noemí del Val

 

El primer cinco estrellas de Ibiza

La Hacienda Na Xamena es uno de los hoteles más emblemáticos de Ibiza y las Islas Baleares. Se inauguró en 1971 y fue el primer y único hotel de cinco estrellas en la isla durante más de 20 años. De alguna manera, ha sido pionera y ha dado forma a la industria hotelera de lujo en los alrededores. Desde lo alto de un risco, con unas vistas que quitan el hipo (y el estrés) a cualquiera, ofrece amplias habitaciones y suites, hermosas vistas al mar Mediterráneo, un discreto servicio de cinco estrellas, (esto es, de nivel pero sin hacerse notar), y una gran gastronomía con su estrella Michelin, a cargo del chef Fran López. Formado en  la famosa Escuela Hoffman de Barcelona y bregado en París, elabora su propuesta culinaria con platos que combinan la gastronomía más moderna con la cocina tradicional de la región, principalmente, con la selección de productos locales.

 

Ojo, nariz y paladar

Después de una noche reparadora, nos ponemos al volante del Lexus RX 450h. Lo bueno de este SUV híbrido es que es tan silencioso, y tan suave incluso en asfalto en mal estado, que en ningún momento se rompe la armonía de la relajación absoluta alcanzada en la Hacienda Na Xamena. Nuestro destino: Bodegas Can Rich. Allí nos explican los desafíos de la elaboración del vino, incluida la importancia del clima, el suelo, la exposición de la tierra al sol, el viento, las tasas de humedad y, por supuesto, la influencia de las viñas elegidas (o dictadas por el clima ...) y la "vinificación" en sí. Y claro, hay cata: en resumen, cómo probar y comparar con el ojo, la nariz, el paladar … y explicar el desafío "orgánico" con una mínima coherencia. 

Noemí del Val

 

Aceite y cocina Takumi

Además de sus actividades como hotel rural y restaurante, la propiedad de Can Domo juega un papel importante en la agricultura ecológica y la producción del aceite de oliva de Ibiza. Más de 600 olivos que cubren los terrenos que rodean el hotel producen un aceite de oliva virgen extra orgánico de la categoría superior sin el uso de pesticidas, insecticidas, sustancias químicas o fertilizantes inorgánicos. Producidos por medios mecánicos, las mejores aceitunas de los olivos arbequinas (90%) y olivos picual (10%) se combinan para obtener un aceite del primer prensado en frío que es intenso con una esencia afrutada que recubre el paladar.

Y llega la hora del almuerzo:  este rincón de los placeres ofrece una cocina mediterránea de mercado elaborada con productos de alta calidad, que gira según los caprichos del mercado del pescado y las estaciones. Pescados salvajes, mariscos, carnes con denominación de origen y verduras de su propio huerto ecológico, siempre orientado a la alta cocina. Todo bajo la batuta de Pau Barba, el chef que cogió la experiencia en Abac y Les Cols, entre otros (ambos con dos estrellas Michelin)

Noemí del Val

 

Un poco de ‘dj’… pero sin pasarse

Acabamos el día de fiesta, pero no la típica fiesta que siempre se relaciona con Ibiza. Casa Agua, un a mezcla de restaurante, club, hotel… un sitio en el que sentirse bien, en definitiva, está escondida dentro de una arboleda, con unas vistas al mar espectaculares gracias a su posición elevada.

Noemí del Val

Allí uno puede, además de cenar deliciosamente, ver conciertos de gente inopinada como Bai Kamara, el cantante y compositor de origen africano que no duda en saltar hasta aquí desde su hogar en Bruselas cada vez que se lo proponen. 

Y cómo no, la velada termina con un dj, pero no uno cualquiera: el estilo de dj Dalibor se mueve entre deep house, nu disco y tech house, pero lo que le diferencia de la mayoría es que no se corta en subir a músicos al escenario para acompañar sus sesiones. Lo dicho: otra experiencia, en la otra Ibiza.