Hay tramos de la temporada otoño-invierno en los que, por más que nos abriguemos, no nos quitamos el frío de encima. Tal vez sea la humedad, la escarcha o un estado interior glacial que nos impide entrar en calor. Eso sin entrar en cuestiones más peliagudas, como la pobreza energética o la criogenia posthumana.

Sea como sea, contra la crudeza climática y el enfriamiento global, nada mejor que un buen whisky. Si es bueno de verdad, conviene tomarlo a pelo, sin trampa ni cartón. Pero a muchos les cuesta tragar alcohol solo, así que ahí van un puñado de sugerencias para mezclar el whisky y convertirlo en un festival de sabores.

 

1 Whisky Sour

DR

Historia: La palabra sour significa ‘agrio’, y es una buena pista para saber por dónde van los tiros de este trago, cuyo origen se remonta a finales del siglo XVIII en Iquique, Chile, si bien su creador fue el mayordomo inglés Elliott Stubb. Se basa en la combinación de los sabores de whisky y cítricos, y es realmente delicioso. 

Ingredientes:

-30 ml de whisky

-30 ml de zumo de limón

-1 cucharada sopera de azúcar

-5 cubitos de hielo

-1 rodaja de limón

Preparación: Se echan el whisky y el zumo en una coctelera, se agrega el azúcar y se mezcla bien. Finalmente, se añade el hielo y se decora con la rodaja de limón.

 

2 Sangre y arena

DR

Historia: Este cóctel aparece por primera vez en The Savoy Cocktail Book, un libro del legendario bartender Harry Craddock publicado en 1930, y está inspirado en la película Sangre y arena, protagonizada por Rodolfo Valentino. Es un cóctel con base de whisky escocés que en principio choca, pero acaba resultando exquisito.

Ingredientes:

-25 ml de whisky escocés

-25 ml de brandy de cereza

-25 ml de vermut rojo

-25 ml de zumo de naranja

Preparación: Se agitan los cuatro ingredientes en una coctelera con hielo. A continuación, se cuelan en una copa fría. Se puede decorar la copa con una cáscara de naranja.

 

3 Blackjack

DR

Historia: Tras la legalización de los casinos en Las Vegas, allá por 1931, se puso de moda un juego de cartas llamado blackjack. Y fue ese mismo juego el que inspiró un cóctel del mismo nombre: el blackjack, cuya base esencial son dos bebidas antagónicas pero complementarias: licor café y whisky. Ebriedad sin somnolencia.

Ingredientes:

-45 ml de whisky

-22 ml de jugo de limón

-30 ml de licor café

-22 ml de triple seco

-2 cubitos de hielo

Preparación: Se vierten el whisky y el licor de café en una coctelera, se funden con un triple seco, y se consuma la mezcla con el zumo de limón. Se sirve en una copa con hielo.

 

4 Boulevardier

DR

Historia: La creación de este cóctel se atribuye al escritor Erskine Gwynne, que en 1927 fundó la revista Boulevardier, una publicación que acabó dando nombre a este cóctel fuerte y denso que hará las delicias de los aficionados a los tragos viriles. Es el primo otoñal del Negroni, pues ofrece cálido whisky en vez de ginebra. 

Ingredientes:

-45 ml de whisky bourbon

-30 ml de Campari

-30 ml de vermut rojo

-1 rodaja de limón

-Hielo picado

Preparación: Meter los ingredientes en la coctelera, con un poco de hielo picado, y agitar con fuerza. Después, servir en una copa decorada con una rodaja de limón.

 

5 Manhattan

DR

Historia: Cuenta la leyenda que fue Jenny Jerome, madre de Winston Churchill, quien ideó este cóctel en un evento político que se celebró en el lugar en que hoy está el Empire State Building. Una gran historia que, por desgracia, no está suficientemente contrastada El caso es que, desde 1930, el trago se convirtió en un auténtico icono del glamour, gracias a lo mucho que lo promocionaron las estrellas del Hollywood clásicos.

Ingredientes:

-22 ml de vermut dulce

-90 ml de whisky bourbon

-7 ml de Angostura 

-1 cereza marrasquino 

-1 cáscara de naranja

-Hielo picado

Preparación: Echar primero el hielo picado, y luego la angostura, el bourbon y el vermut. Remover con una varilla. Decorar con la cereza y la cáscara de naranja.